15 de Noviembre de 2018 | 05:21

LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS

 

Herramientas para el texto

Con el acuerdo de divorcio casi cerrado, May reitera su rechazo a la solución irlandesa

22 de Octubre de 2018

LONDRES (Reuters) - La primera ministra británica, Theresa May, dirá el lunes que se ha logrado en un 95 por ciento un acuerdo con la UE para el Brexit, pero insistirá en su oposición a una propuesta de la Unión Europea para la frontera irlandesa, un obstáculo importante en un momento en que crecen las críticas a la mandataria desde su propio partido.

Reuters

REUTERS/Toby Melville

May, que se enfrenta a algunos de los ataques más virulentos hasta la fecha sobre sus planes para el Brexit después de no cerrar un acuerdo en una cumbre de la UE la semana pasada, intentará calmar los ánimos en el Parlamento, donde su estrategia ha enfurecido por igual a euroescépticos y simpatizantes de la UE.

Cuando quedan poco más de cinco meses para que Reino Unido salga de la UE, las conversaciones se han estancado por un desacuerdo sobre el denominado "backstop" para Irlanda del Norte, una red de seguridad para asegurar que no habrá un regreso a una frontera "dura" en la isla de Irlanda si no se logra un acuerdo dentro del plazo previsto para una futura relación comercial entre las dos partes.

Sin embargo, el intento de May de desbloquear las conversaciones introduciendo una extensión del período de transición -en el que se mantiene la situación actual- más allá de la fecha final propuesta en la actualidad (diciembre de 2020) ha irritado aún más a las facciones en contra y a favor de la UE en su profundamente dividido Partido Conservador.

En un intento por destacar cuánto se ha avanzado en más de un año de conversaciones con la UE, le dirá al Parlamento que en las últimas tres semanas el Gobierno ha llegado a un acuerdo sobre todos los aspectos, desde Gibraltar hasta la seguridad.

"Tomando todo esto en conjunto, el 95 por ciento del acuerdo de retirada y sus protocolos ya están resueltos", dirá May, según extractos de su declaración ante el Parlamento.

Pero el acuerdo -los términos del divorcio del Reino Unido y la Unión Europea- no puede ser firmado hasta que los dos lados lleguen a un consenso sobre la gestión futura de la frontera entre Irlanda del Norte, un territorio británico, e Irlanda, país miembros de la UE.

Ambas partes están comprometidas a mantener la frontera abierta, un aspecto clave de un acuerdo de paz de 1998 que puso fin a décadas de derramamiento de sangre en Irlanda.

La propuesta de la UE -que Irlanda del Norte permanezca en la unión aduanera del bloque- fue rechazada por May, ya que podría crear barreras al comercio con el resto de Reino Unido, algo descartado por un partido pro-Brexit de Irlanda del Norte del que dependen los conservadores de la primera ministra para tener mayoría parlamentaria.

En la cumbre de la UE en Bruselas la semana pasada, el acuerdo parecía tan lejano como lo estaba meses antes, y dirigentes y diplomáticos de la UE dijeron que May no había ofrecido nada nuevo para superar el estancamiento.

Desde entonces, su propuesta de extender el período de transición ha avivado la ira entre los euroescépticos conservadores, que dicen temer que Reino Unido sea un "estado vasallo" indefinidamente, incapaz de abandonar la UE por completo.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
13 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar