Herramientas para el texto

El consejo de Repsol se prepara para pasar página en Argentina

27 de Noviembre de 2013

MADRID/BUENOS AIRES (Reuters) - El consejo de administración de Repsol probablemente aprobará el miércoles por unanimidad el histórico preacuerdo firmado el lunes de la mano de los gobiernos argentino, español y mexicano para compensar por la expropiación de YPF en un pacto que una fuente valoró en unos 5.000 millones de dólares en activos líquidos.

Reuters


REUTERS/Sergio Pérez

"El preacuerdo ya cuenta con el visto bueno de la ejecutiva de Repsol, de los mayores accionistas y de los gobiernos, con toda probabilidad el consejo va a dar luz verde al acuerdo", dijo una fuente próxima al órgano de administración.

Aunque el acuerdo de compensación queda muy lejos de los 10.500 millones de dólares que Repsol llegó a reclamar en los tribunales internacionales, el inesperado acercamiento fue muy bien recibido por un mercado que valora el coste de oportunidad y el hecho de que el pacto despeje un horizonte que se prometía largo y difícil.

"Sería una sorpresa mayúscula que el consejo no aprobase la propuesta", dijo una fuente próxima a otro de los miembros del consejo. "Quedan por ver detalles técnicos sobre las garantías de los activos de compensación, pero las líneas maestras son buenas para Repsol".

En todo caso, analistas destacaron la limitada capacidad de deuda de Argentina y señalaron que, si Repsol pretendiese hacer líquida la compensación, probablemente debería hacer frente a un descuento.

Entre las posibilidades que se manejan podría producirse la entrega de un bono del Estado emitido en dólares con algún tipo de colateral o cobertura para garantizar su cobro. Actualmente hay un Bono de la Nación con vencimiento en abril de 2017 -Bonar 2017- y un cupón facial del siete por ciento anual que cotiza en el mercado secundario con un descuento algo superior al 10 por ciento.

El Ministerio de Economía argentino anunció la víspera el principio de acuerdo "a instancias de los gobiernos de Argentina, España y México" bajo el pago de una compensación con activos líquidos y un pacto para retirar las demandas judiciales que están bloqueando el desarrollo del gigantesco yacimiento de Vaca Muerta, una fuente de riqueza natural para el país.

Con el acceso a los mercados internacionales de deuda cerrado tras su masiva suspensión de pagos del 2002 y las reservas internacionales del Banco Central en niveles críticos, Argentina acumula un récord de demandas en el centro internacional de arbitraje del Banco Mundial, el CIADI.

En una especie de precuela del pacto alcanzado el lunes, el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández cerró el mes pasado acuerdos con cinco empresas estadounidenses, francesas y británicas con compensaciones en bonos del país por 500 millones de dólares a cambio de la retirada de demandas ante el CIADI.

En esos pactos, se acordó resarcir a las compañías con dos títulos públicos en dólares, el Bonar 2017 para el capital y el Boden 2015 para los intereses.

Ambos títulos fueron emitidos bajo ley argentina, lo que le resta atractivo a los inversores internacionales. El Bonar 2017 cotiza actualmente a 88,75/89,25 dólares con un rendimiento implícito que ronda el 11,26 por ciento.

"Argentina libera con el acuerdo las inversiones en Vaca Muerta que estaban colapsadas por las demandas de Repsol y a la vez recupera parte de la credibilidad internacional", explicó un analista.

"Para nosotros (el acuerdo) constituye un sendero que nos va a permitir seguir generando mecanismos de inversión para exploración y explotación hidrocarburífera, que en la Argentina tiene un programa muy ambicioso en los próximos años", dijo el martes a periodistas el jefe de Gabinete de Ministros argentino, Jorge Capitanich.

El desarrollo de Vaca Muerta demandaría unos 250.000 millones de dólares, según estimaciones privadas.

La decisiva colaboración de la mexicana Pemex (titular de un 9,4 por ciento de Repsol), que según diversas fuentes incluyó la intervención del presidente de la República, también es vista por algunos analistas como el preludio de una posible colaboración de los dos países en exploración y producción, aunque Pemex no cuenta con recursos financieros.

"YPF necesita inversión para desarrollar el mega-yacimiento y Pemex ha mostrado en muchas ocasiones que estaría dispuesto a colaborar pero Repsol siempre le ha amenazado con litigios si ello ocurría", dijeron los analistas de Banc Sabadell.

"El ángulo más negativo a corto plazo para Repsol podría ser que Pemex prevea obtener los fondos para invertir en Vaca Muerta a través de la desinversión en Repsol, hecho que, aunque no sorprendería (ya ha amenazado con hacerlo en varias ocasiones) sería negativo a corto plazo para la cotización de Repsol (por la presión vendedora), pero muy bueno a largo plazo porque implicaría acabar con todos los conflictos accionariales en el consejo de Repsol".

La intervención política que precisó el acuerdo en un acto al que no asistió el presidente de Repsol, Antonio Brufau, y los públicos enfrentamientos tanto de Pemex como de YPF y el gobierno argentino con Brufau, han vuelto a poner sobre la mesa la posibilidad de cambios en la cúpula de la petrolera.

APLAUSO BURSÁTIL

Aunque la forma de compensación y su liquidez siguen siendo una incógnita, el inesperado acercamiento fue muy bien valorado por un mercado que no apostaba por un acuerdo y los analistas, la mayoría de los cuales tienen valorada a cero la participación de Repsol en YPF, coincidían en destacar el potencial alcista de la acción de la petrolera si finalmente se rubrica la paz.

"De asumir una compensación de 3.700-4.000 millones de euros en bonos líquidos sin restricciones a largo plazo a su venta, nuestro precio objetivo subiría entre un 13 y un 14 por ciento hasta 23,5-23,7 euros por acción, con un potencial de revalorización del 28 por ciento", dijeron los analistas de Banc Sabadell.

UBS explicó que el precio inicial en libros que tenía Repsol en YPF era de 2.700 millones de dólares, equivalente a 1,54 euros/acción. "Cada 1.000 millones de dólares adicionales equivale a 0,57 euros/acción", dijo el banco de inversión.

Las acciones de Repsol reaccionaban con alza del cuatro por ciento el martes como también lo hacían las de sus accionistas nacionales Caixabank (+1,07 por ciento) y Sacyr (+4,11%).

Sacyr, que todavía conserva un 10 por ciento de Repsol tras verse obligada a vender hace dos años otro diez por ciento, tiene anotada su participación en la petrolera a un valor recuperable o "fair value" de 19,9 euros a septiembre 2013, cerca de los niveles de cotización actual.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
208 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.