Herramientas para el texto

El Parlamento de Chipre rechaza la polémica tasa a los depósitos bancarios

20 de Marzo de 2013

NICOSIA (Reuters) - El Parlamento de Chipre rechazó el martes por una amplia mayoría un impopular impuesto a los depósitos bancarios, dejando en duda un rescate internacional al atribulado miembro de la eurozona necesario para evitar una suspensión de pagos y un colapso bancario.

Reuters


REUTERS/Yiannis Nissiotis

La votación en el poder legislativo del pequeño país fue un duro revés para la zona euro, después de que legisladores en Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia aceptaran impopulares medidas de austeridad en los últimos tres años para asegurarse la ayuda europea.

Con cientos de manifestantes frente al Parlamento gritando "se están bebiendo nuestra sangre", el partido gobernante se abstuvo y otros 36 legisladores votaron en contra de la ley. Este resultado dejó al país al borde del desastre financiero.

El impuesto es una condición para el rescate de 10.000 millones de euros (12.890 millones de dólares) de la Unión Europea a Chipre. Los países de la UE habían dicho antes de la votación que retendrían la ayuda salvo que los depositantes de Chipre compartieran el coste del rescate.

El Banco Central Europeo había amenazado con acabar con la asistencia de emergencia al sistema bancario chipriota. Tras la votación, el BCE dijo que "tomó nota" del resultado y se mantuvo "comprometido a dar la liquidez que se necesite dentro de las leyes existentes".

Una multitud en las afueras del Parlamento estalló en aplausos por el resultado de la votación y comenzó a cantar "Chipre le pertenece a su gente".

"Se escuchó la voz del pueblo", dijo Andreas Miltiadou, un pensionista de 65 años.

Antes de la votación, el recién elegido presidente Nicos Anastasiades dijo a periodistas: "Tengo la sensación de que esta cámara va a rechazar el proyecto". Cuando se le consultó el motivo, agregó: "porque ellos sienten y piensan que es injusto y que está en contra de los intereses de Chipre".

Anastasiades se reunirá el miércoles desde las 0700 GMT con los líderes de los partidos para estudiar los pasos a seguir.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, dijo tras la votación que "lamentamos la decisión", en declaraciones a la cadena de televisión ZDF.

"Chipre pidió un programa de ayuda. Para un programa de ayuda necesitamos una manera medible para que Chipre sea capaz de volver a los mercados financieros. Las deudas de Chipre son demasiado altas para eso", añadió.

Schäuble señaló que Chipre pasa por una "situación seria" y destacó que ese país es el único responsable con lo que sucede.

MINISTRO BUSCA AYUDA, NIEGA RENUNCIA

La exigencia europea del fin de semana de que Chipre rompería con la tradición de la UE al fijar un impuesto sobre los depósitos bancarios como parte de un rescate europeo, desató la ira de los chipriotas y una turbulencia en los mercados financieros europeos.

El fin de semana, los chipriotas vaciaron los cajeros automáticos, mientras que las instituciones seguirán cerradas el miércoles para evitar una retirada masiva de dinero. La bolsa también suspendió sus operaciones por otros dos días.

Anastasiades rehusó aceptar un impuesto de más del 10 por ciento a los depósitos superiores a 100.000 euros, lo que implicó gravar también a las cuentas menores. Eso perjudica a los ahorradores comunes, con depósitos que ellos creían que tenían una garantía estatal.

Un tema importante en las negociaciones fue el alto nivel de depósitos en los bancos de Chipre de ciudadanos y empresas que no son de la UE, especialmente de Rusia.

El ministro de Finanzas de Chipre, Michael Sarris, viajó a Moscú el martes para buscar asistencia financiera de Rusia. El funcionario dijo a Reuters a través de un mensaje de texto que las informaciones sobre su renuncia, que causaron inquietud en los mercados, no eran verdaderas.

Sorprendidos por las reacciones y temiendo el rechazo del Parlamento chipriota, los ministros de Finanzas de la zona euro instaron el lunes a Nicosia a evitar gravar las cuentas con menos de 100.000 euros y a aplicar, en cambio, un impuesto mayor a las cuentas más acaudaladas, que tampoco están protegidas por el sistema de garantías estatales.

La UE y el Fondo Monetario Internacional exigen que Chipre recaude 5.800 millones de euros para asegurarse el rescate, necesario para salvar al sector financiero de la isla.

Un proyecto de ley revisado visto por Reuters exime a las cuentas con menos de 20.000 euros del planeado recargo de un 6,75 por ciento para los depósitos inferiores a los 100.000 euros. El Gobierno no ha explicado cómo cubrirá la brecha de financiación que crearía esta exención.

El ministro de Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, afirmó que la zona euro no prestará más fondos a Chipre porque si lo hiciera, la deuda sería inmanejable.

"Por encima de 10.000 millones de euros estamos entrando en una deuda de un tamaño que no es sostenible", dijo Moscovici a los periodistas en París.

Bruselas ha hecho hincapié en que la medida es un hecho extraordinario en un país que representa tan sólo el 0,2 por ciento de la producción europea, pero ha aumentado el temor a que los ahorradores en otros países europeos de mayor tamaño se pongan nerviosos y retiren sus depósitos bancarios.

El ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, quien lidera el grupo de ministros de Finanzas de la zona euro, dijo que no habría necesidad de imponer impuestos bancarios en otros países del bloque monetario.

En tanto, el presidente ejecutivo de Deutsche Bank, Anshu Jain, dijo en una conferencia del Bundesbank en Fráncfort: "Vemos que el peligro de contagio a corto plazo es limitado. No parece que esto vaya a ser un modelo para otros estados de la Unión Europea".

¿Y LOS FONDOS DE PUTIN?

La directora gerente Christine Lagarde dijo el martes que el Fondo Monetario Internacional respalda los esfuerzos del Gobierno chipriota para lograr lo que ella llamó "tasas más progresivas" en el impuesto a los depósitos.

Anastasiades sigue resistiéndose al impuesto a los depósitos más grandes, muchos de ellos pertenecientes a extranjeros, incluyendo rusos ricos, por temor a que ello afecte el modelo del negocio bancario de la isla y su reputación como refugio seguro.

Algunos chipriotas esperaban conseguir ayuda de Rusia, que rescató al pequeño país en el pasado. Muchos rusos mantienen su dinero en Chipre y operan sus empresas desde el territorio.

El portavoz del gobierno Christos Stylianides dijo que Anastasiades también podría hablar con Vladimir Putin, el presidente ruso, quien el lunes describió el impuesto como "injusto, poco profesional y peligroso".

Las autoridades rusas negaron rumores de que el Kremlin podría ofrecer más dinero, posiblemente a cambio de una futura participación en las reservas de gas en las aguas de Chipre, enormes pero todavía sin desarrollar, que incrementaron la importancia estratégica de la isla.

Los fuertes ingresos de dinero ruso y el aumento de la influencia de Moscú desde el colapso de la Unión Soviética llevó a algunos funcionarios en Bruselas a quejarse en privado de que a veces Chipre actúa como un "Caballo de Troya" en favor de Rusia dentro de la Unión Europea.

/Por Michele Kambas y Karolina Tagaris/

Vote:
|| || || || |
Resultado:
356 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.