Herramientas para el texto

El paso de un tornado por Oklahoma podría haber causado 91 muertos

21 de Mayo de 2013

MOORE, EEUU (Reuters) - Al menos 91 personas, entre ellas 20 niños, se teme que hayan muerto tras el paso de un enorme tornado de tres kilómetros de ancho que atravesó un suburbio de Oklahoma City, atrapando a las víctimas bajo los escombros después de que una escuela de primaria recibiera un impacto directo y otra fuera destruida.

Reuters


REUTERS/Gene Blevins

El tornado de tres kilómetros de ancho asoló la ciudad de Moore, atrapando a las víctimas bajo los escombros después de que una escuela de primaria recibiera un impacto directo y otra fuera destruida.

Los periodistas fueron retirados de la escuela Plaza Towers, que recibió el impacto directo del tornado, dijo el asistente del gobernador de Oklahoma Todd Lamb a la CNN. Pero imágenes de televisión mostraban a bomberos de más de doce departamentos trabajando bajo los focos para encontrar supervivientes.

El presidente Barack Obama, que tiene previsto emitir un comunicado por el tornado esta tarde a las 1400 GMT, declaró zona de desastre en Oklahoma, ordenando la entrega de ayuda federal para complementar los esfuerzos estatales y locales en Moore tras el paso del tornado más mortífero en Estados Unidos después del que dejó 161 muertos en Joplin, Misuri, hace dos años.

La página de Facebook de la escuela se llenó de muestras de duelo, con mensajes de todo el país, incluyendo una súplica sencilla: "Por favor encuentren a esos niños pequeños".

Se abrió otra página de Facebook para que las personas afectadas en la zona puedan recuperar sus pertenencias y mascotas, que mostraba entradas de residentes de Moore por la noche.

Otra escuela primaria, viviendas y un hospital fueron algunos de los edificios arrasados, dejando a los residentes de la ciudad de cerca de 50.000 habitantes aturdidos por la devastación y la pérdida de vidas.

La oficina del médico forense de Oklahoma dijo que 20 de los 91 fallecidos eran niños. La oficina ya había confirmado 51 muertos y los servicios de emergencia le dijeron que esperase otros 40 cuerpos situados entre los escombros, pero aún no habían recibido estos últimos.

Al menos 60 de las 240 personas heridas eran niños, dijeron los hospitales de la zona.

El Servicio Nacional de Meteorología asignó al tornado una categoría de EF4 en la escala mejorada de Fujita, la segunda más potente para un tornado con vientos de hasta (320 km por hora).

Los testigos dijeron que el tornado del lunes parecía más fuerte que uno gigantesco que estuvo entre los muchos que afectaron esta zona el 3 de mayo de 1999, matando a más de 40 personas y destruyendo miles de hogares. Aquel tornado recibió una categoría de EF5, con vientos superiores a los 320 km por hora).

El de 1999 supuso el tercer tornado más costoso en la historia del país, causando más de 1.000 millones de dólares en daños por entonces, unos 1.300 millones en dólares actuales. Sólo los tornados Joplin y Tuscaloosa de 2011 fueron más costosos.

"Estoy cerca de las familias de todos los que murieron en el tornado de Oklahoma, especialmente de aquellos que perdieron a niños pequeños. Uníos a mí para rezar por ellos", dijo el papa Francisco en su cuenta de Twitter.

Jeff Alger, un trabajador en los campos petrolíferos de Kansas de 34 años, dijo que su mujer Sophia sacó a sus hijos de la escuela cuando oyó que se acercaba un tornado, alejándose de Moore y observando como destrozaba la ciudad a kilómetros de distancia.

"Ni siquiera tuvieron tiempo de coger los zapatos", dijo Alger, que tiene cinco hijos de entre cuatro y 11 años. La tormenta destruyó parte del tejado de su casa. Ahora se encuentra con su mujer en el Hospital Regional Norman para que eliminen cristales y otros restos de los pies de su esposa.

Moore quedó destruida con restos por todas partes, las señales de tráfico arrancadas, sin luz, las viviendas destrozadas y los vehículos desparramados como si fueran juguetes.

El peligroso sistema tormentoso amenazaba a varios estados llanos con más tornados. El área alrededor de Moore corre riesgo de fuertes tormentas el martes, lo que podría obstaculizar el rescate.

ALERTAS DE TORMENTA

Hablando junto al Hospital Regional Norman, Ninia Lay, de 48 años, dijo que se acurrucó en un armario durante dos alertas de tormenta y el tornado golpeó en la tercera.

"Yo estaba escondida en el armario y oí algo así como un tren que venía", dijo bajo un cielo aún iluminado por relámpagos. La casa fue derribada y Lay estuvo enterrada bajo los escombros durante dos horas hasta que su esposo Kevin, de 50 años, y los equipos de rescate la sacaron.

"Doy gracias a Dios por mi teléfono móvil, llamé a mi esposo para pedirle ayuda", agregó.

Su hija Catalina, de siete años, una estudiante de primer grado en la Escuela Primaria Plaza Towers, se refugió con sus compañeros y profesores en un cuarto de baño cuando el tornado golpeó y destruyó la escuela. Ella escapó con rasguños y cortes.

ESCUELA DESTRUIDA

El centro de predicción del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos dio al municipio una advertencia 16 minutos antes de que el tornado llegase a las 15:01 (20:01 GMT), algo más que la media de entre ocho y 10 minutos de advertencia, dijo Keli Pirtle, portavoz del centro en Norman, Oklahoma.

El aviso pasó a emergencia a las 14:56, o cinco minutos antes de la llegada del tornado, dijo Pirtle.

Las televisiones calcularon una anchura de 3 kilómetros, y mostraron imágenes que mostraban barrios enteros asolados.

La autoridad aérea estadounidense impuso restricciones aéreas en la zona a petición de la policía, que necesitaba silencio para buscar entre los escombros.

Oklahoma activó a la Guardia Nacional, y la agencia federal de gestión de emergencias estadounidense puso en marcha equipos para apoyar los rescates y coordinar la respuesta.

La escuela Briarwood, que también fue presa del tornado, quedó apenas en pie. En la primera planta no había partes de las paredes, dejando ver el interior del edificio; mientras que en otros lugares los coches llevados por el viento se veían en las paredes.

El número de heridos dado por varios hospitales aumentó rápidamente.

"Toda la ciudad parece un basurero", dijo Glenn Lewis, alcalde de Moore, a la NBC.

"Parece que hemos perdido nuestro hospital. Pasé por ahí hace poco y está destruido", dijo Lewis.

El enorme tornado llegó en plena temporada de este fenómeno, del que se prevén más. El domingo, los tornados mataron a dos personas e hirieron a 39 en Oklahoma.

/Por Ian Simpson y Alice Mannette/

Vote:
|| || || || |
Resultado:
240 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.