Herramientas para el texto

El rincón de Reuters

El PP aprueba una nueva ley hipotecaria con un rechazo unánime

19 de Abril de 2013

MADRID (Reuters) - El gobernante Partido Popular, que tiene la mayoría absoluta en el Congreso, aprobó el jueves con únicamente sus propios votos una reforma de la ley hipotecaria española que ha producido un amplio rechazo en la oposición y los grupos de ciudadanos que fueron los primeros en movilizarse para detener los desahucios y reformar la ley.

Reuters


El texto aprobado, que se enviará ahora al Senado donde el PP también tiene mayoría absoluta, finalmente no recogerá ninguna de las tres demandas básicas que pidieron sus promotores originales: la dación en pago retroactiva -la entrega de la vivienda a cambio de cancelar la deuda hipotecaria-, una moratoria de los desahucios y un alquiler social de viviendas vacías en manos de los bancos.

Todos los grupos parlamentarios de la oposición acusaron al partido en el Gobierno de haber desvirtuado un texto que la Cámara Baja había admitido a trámite por unanimidad, tras un repentino cambio de opinión del PP, el mes pasado.

"No deja de ser bastante impresionante que nacionalistas, Izquierda Plural, nosotros, el PSOE... hayamos acabado convergiendo en que hay determinadas reformas legales no demasiado complicadas que podían resolver el problema, y el único grupo que se ha negado ha sido el PP", dijo el jueves diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán tras la Comisión de Economía que aprobó la nueva ley.

Los impulsores de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) más numerosa en España, con casi 1,5 millones de firmas en un país poco acostumbrado a la participación popular en las leyes, dijeron el jueves que habían decidido retirarla porque no recoge sus aspiraciones iniciales para proteger a los ciudadanos.

"Hemos decidido retirarla y poner en evidencia que el proyecto de ley del PP supone el rechazo a la ILP que se presentó en el Congreso", dijo la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en un comunicado.

La retirada de la ILP es un acto simbólico, ya que el reglamento del Congreso no lo permite una vez la ILP está en trámite.

En su devenir legislativo, la ILP se sumó a un proyecto de ley que el Gobierno estaba tramitando para proteger a los deudores hipotecarios en un intento por aplacar las fuertes protestas en torno a los desahucios, un problema agravado por un alto paro que, en alguna ocasión, ha terminado en suicidios.

REACCIONES

El diputado de Izquierda Plural Joan Coscubiela dijo que el PP ha impuesto un texto al dictado de los intereses de los bancos.

"Deja fuera a una inmensa mayoría de familias, es voluntario para los bancos y además, la voluntad última siempre depende de las entidades financieras y no hay mecanismo distinto de este para buscar un acuerdo", dijo.

Para el PP, el texto está equilibrado y permitirá la paralización del proceso de ejecución hipotecaria de los ciudadanos que no puedan hacer frente al pago de su deuda.

"Mantiene un equilibro suficiente para que el mercado hipotecario español siga funcionando y no se le cercene a nadie el derecho a la vivienda", dijo el diputado popular Vicente Martínez Pujalte en los pasillos del Congreso.

Unas 200 personas se manifestaron a las puertas del Congreso en el momento en que estaba reunida la Comisión bajo un sofocante calor y una fuerte presencia policial para protestar por una ley que consideran injusta.

"Protestamos porque se está debatiendo en el Congreso la propuesta de la ILP y lo que va a salir es el planteamiento del PP, que es prácticamente anular los tres objetivo de la ILP. Han hecho un apaño para no entrar en lo fundamental", dijo Euribio Rodrígez, un cura de 69 años presente en las protestas.

El sacerdote, que ha participado en paralizaciones de desahucios y "escraches" a través de la PAH, dijo que la ley hipotecaria española es anacrónica y que actúa en beneficio de las entidades financieras en lugar de hacerlo en el de los ciudadanos.

"La ley hipotecaria española es de hace más de 100 años y está hecha a favor de los bancos. Que una legislación como esta siga vigente, aparte de ser injusto e inmoral, es anacrónico desde el punto de vista europeo", dijo mientras blandía un cartel doble que rezaba "Sí se puede" y por el otro lado "¿Pero no quieren?".

Vote:
|| || || || |
Resultado:
409 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.