Herramientas para el texto

Erdogan nombra nuevos ministros tras varias renuncias por corrupción

26 de Diciembre de 2013

ANKARA/ESTAMBUL (Reuters) - El primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, reorganizó el miércoles su gabinete, después de que tres miembros renunciaran por un escándalo de corrupción que se ha convertido en un desafío sin precedentes en sus 11 años de mandato.

Reuters


REUTERS/Umit Bektas

La crisis estalló el 17 de diciembre cuando decenas de personas fueron arrestadas, incluyendo el jefe del banco estatal Halkbank, por cargos de corrupción. Erdogan respondió expulsando a los policías de la investigación.

La consiguiente pelea con la justicia volvió a encender las protestas callejeras que inquietaron a los inversores extranjeros.

Tres ministros que tenían hijos entre los detenidos renunciaron el miércoles. Dos de ellos, al igual que Erdogan, describieron la investigación como una conspiración sin fundamentos. El tercero, el ministro de Medioambiente Erdogan Bayraktar, cargó contra el primer ministro.

"Por el bienestar de esta nación y país, creo que el primer ministro debería renunciar, dijo a noticias NTV.

Al romper filas, Bayraktar pudo haber diluido cualquier alivio en las presiones sobre Erdogan que trajeran las renuncias de ministros del gabinete.

"Estas son renuncias muy tardías y difíciles. No tienen valor en términos de democracia", dijo Koray Caliskan, un profesor asociado en la Universidad Bogazici de Turquía

Después Erdogan anunció que iba a designar a 10 nuevos ministros para reemplazar a los tres que renunciaron y a otros que planean presentarse a las elecciones municipales de marzo.

El hecho de que los cambios hayan ocurrido en Navidad amortiguó el golpe para Turquía en los mercados internacionales. Pero el principal índice accionario cerró con una caída del 4,2 por ciento y la lira se debilitó a 2,0862 contra el dólar.

Durante sus tres periodos en el gobierno, Erdogan ha transformado Turquía al encarar el alguna vez dominante ejército laico y ha visto crecer rápidamente la economía. Incluso logró superar las manifestaciones contra el Gobierno que invadieron Estambul y otras ciudades a mediados de 2013.

El guante arrojado por Bayraktar encendió nuevas protestas en Ankara, Estambul e Izmir. Erdogan estaba impasible.

PROTOCOLO, PURGAS

En un discurso más temprano el miércoles, prometió no tolerar la corrupción. El primer ministro argumentó que el trabajo de alrededor de 70 policías de investigación que despidió o reasignó -incluyendo al jefe de la fuerza en Estambul- estaba muy manchado.

"Si el veredicto está realizado por el partido de oposición en el segundo día de la investigación, ¿cuál es el punto de tener jueces? Si una decisión la toman los medios, ¿cuál es el punto de tener estos largos procedimientos legales", dijo Erdogan a líderes provinciales de su partido AK de raíces islámicas.

Aludiendo a informaciones aparecidas en televisión que han captado la atención de los turcos con imágenes de cajas de zapatos llenas de dinero supuestamente confiscadas en las casas de los sospechosos, preguntó: "¿Cómo saben para qué es el dinero?".

La investigación de 14 meses se realizó en gran parte en secreto. El fin de semana, el gobierno cambió las regulaciones para la policía, exigiendo a los oficiales que presenten pruebas, investigaciones, arrestos y quejas a los oficiales de comando y fiscales. A los periodistas se les prohibió entrar en comisarías.

El periódico Hurriyet dijo que hasta 550 policías, incluidos comandantes, fueron despedidos la semana pasada a nivel nacional por el ministro del Interior, Muammer Guler, que ahora ha renunciado.

Los críticos de Erdogan ven rasgos de autoritarismo en su gestión. La Unión Europea, de la que desde hace mucho tiempo Turquía ha buscado aceptación, urgió el martes a Ankara a proteger la separación de poderes.

"La única manera que puede explicar que un ministro del Interior despida a los jefes de policía que trabajan en una investigación que involucra a su propia familia es la intención de obstruir las pruebas", dijo Caliskan, que escribe para el diario de centro Radikal.

Las próximas elecciones parlamentarias de Turquía no son sino hasta 2015. Pero los encuestadores dicen que la hasta ahora modesta erosión del apoyo popular de AK por el escándalo podría acelerarse.

En una cuarta renuncia el miércoles, el diputado de AK Idris Naim Sahin, un ex ministro del Interior, dijo al partido que también estaba renunciando, de acuerdo con fuentes de su oficina.

El escándalo ha dejado al desnudo la rivalidad entre Erdogan y Fethula Gulen, un clérigo turco basado en Estados Unidos cuyo movimiento Hizmet asegura tener al menos un millón de seguidores, incluyendo altos cargos policiales y jueces. El movimiento gestiona escuelas y obras benéficas a lo largo de Turquía y en el exterior.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
325 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.