23 de Octubre de 2017 | 10:49
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

España rechaza la solicitud de diálogo de Puigdemont si no vuelve a la legalidad

11 de Octubre de 2017

MADRID/BARCELONA (Reuters) - La tensión institucional derivada de las pretensiones independentistas de Cataluña llegó el martes a un nuevo punto de desencuentro en una rocambolesca jornada entre el sí, pero no, a la independencia y la negativa frontal de Madrid a negociar.

Reuters

REUTERS/Ivan Alvarado

En una esperada comparecencia en el Parlament que paralizó el país, el presidente catalán, Carles Puigdemont, anunció que asumía el mandato para declarar la independencia pero al mismo tiempo pidió una suspensión de la declaración para intentar abrir un cauce de negociación y "desescalar" las tensiones.

El discurso de Puigdemont, que finalizó con la firma de una simbólica "Declaración de los representantes de Cataluña" por la que Cataluña "restaura su plena soberanía", decepcionó a algunos de los miles de partidarios de la secesión concentrados a escasa distancia de las cortes catalanas.

El gobierno central, por boca de su vicepresidenta, no tardó en responder al envite: "Ni el señor Puigdemont ni nadie puede pretender, sin volver a la legalidad y a la democracia, imponer una mediación (...) el diálogo entre demócratas se hace dentro de la ley".

Soraya Sáenz de Santamaría dejó abierta la puerta a la adopción de medidas extraordinarias contra la autonomía que podrían acordarse incluso el miércoles en una reunión extraordinaria de su gabinete mientras buscaban el apoyo de otras fuerzas políticas.

"El presidente del Gobierno va a reunir a su Consejo de Ministros para abordar los próximos pasos tras la celebración de la sesión plenaria de esta tarde en el Parlament y en estos momentos está manteniendo contactos con los principales partidos políticos porque quiere el máximo consenso en su adopción", dijo.

Pedro Sánchez, el líder del principal partido de la oposición (PSOE), se reunió la noche del martes con el presidente del gobierno, Mariano Rajoy.

Pese a sus diferencias con el gobierno del PP, la formación socialista ha reiterado en las últimas semanas su defensa del "estado de derecho" al que aludió también recientemente el jefe del Estado en un duro discurso contra el gobierno catalán.

Desde la sede del PSOE tras el encuentro, el secretario de organización, José Luis Ábalos, reiteró esta posición y dijo en referencia a la propuesta de Puigdemont que "eso no es el diálogo".

Puigdemont, cuyo discurso no recibió los aplausos de los diputados de la CUP, el grupo anticapitalista que sostiene su gobierno en minoría y que había pedido una declaración inequívoca de independencia, insistió en su discurso en la aplicación de la ley de transitoriedad y el resultado del referéndum de pasado uno de octubre, ambos suspendidos por los tribunales.

"El gobierno no puede aceptar que se dé validez a la ley catalana del referéndum porque está suspendida por el tribunal constitucional, la Generalitat no puede asumir los resultados del uno de octubre porque ese fue un acto ilegal, fraudulento y sin las más mínimas garantías", argumentó la vicepresidenta.

La CUP, que dijo que la "declaración de independencia" "no incluye cláusula de suspensión", emplazó al ‘president' a poner una fecha tope a la negociación y sugirió que podría retirar su apoyo parlamentario.

"Reclamamos a Puigdemont que establezca de forma pública un límite en las negociaciones, proponemos que sea de un mes (...) Lo que no podemos es darle un tiempo ilimitado, no se puede eternizar y dejar colgado el proceso independentista", dijo Joaquim Arrufat, diputado regional de la CUP.

Los grupos de la oposición en Cataluña pidieron la dimisión de Puigdemont mientras en algunos círculos se empieza a considerar inevitable una convocatoria anticipada de elecciones regionales, ya sea forzada o no.

DE LAS PALABRAS A LOS HECHOS

La crisis institucional en la cuarta mayor economía de la zona euro, que ha provocado una fractura en la sociedad catalana y española, se disparó tras el referéndum no autorizado celebrado el pasado 1 de octubre, agitando los mercados y provocando un verdadero éxodo de sedes de empresas de la región y un creciente interés internacional por el conflicto.

"Le pido que respete (...) el orden constitucional y que no anuncie una decisión que imposibilite el diálogo", dijo el martes poco antes de la intervención de Puigdemont el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, sumándose a la oleada de peticiones de los últimos días.

En base a las declaraciones de varios de sus miembros, el Gobierno de Rajoy prepara un paquete de medidas que podrían incluir la aplicación de armas legales y constitucionales que se pueden utilizar en situaciones de emergencia y que pueden desembocar en unas complejas elecciones anticipadas en la región.

"No hay ninguna solución mediando con España (...) creo que (Puigdemont) ha sido un cobarde hoy", dijo en la concentración independentista junto al parlament Eric Martínez, directivo de 27 años, reflejando el escepticismo sobre la inmovilidad que algunos atribuyen al gobierno central.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
8 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar