Herramientas para el texto

Europa endurecerá sus controles tras el escándalo de carne de caballo

14 de Febrero de 2013

BRUSELAS (Reuters) - La Comisión Europea ha propuesto aumentar las pruebas de ADN de productos cárnicos para evaluar el tamaño de un escándalo de carne de caballo vendida como vacuno que ha conmocionado al público y despertado preocupaciones sobre la cadena alimentaria del continente.

Reuters


REUTERS/François Lenoir

"Las pruebas serán de ADN en productos cárnicos en todos los estados miembros", dijo a la prensa el comisario de Salud de la UE, Tonio Borg, tras una reunión ministerial en Bruselas para abordar el asunto.

El plan inicial de pruebas durante un mes incluiría a las instalaciones que manejan carne de caballo, para comprobar si medicamentos para equinos potencialmente dañinos han entrado en la cadena alimentaria, dijo Borg, con los primeros resultados esperados para mediados de abril.

El escándalo estalló cuando pruebas realizadas en Irlanda mostraron que la carne en productos etiquetados como vacuno eran en realidad hasta un 100 por cien carne de caballo. Desde entonces, empresas de al menos ocho países de la UE se han visto arrastradas al asunto, planteando el miedo a un fraude de etiquetado en toda la UE.

Las autoridades han dicho que no existe un riesgo para la salud pública procedente de los alimentos adulterados que se ha identificado hasta ahora, pero se realizarán comprobaciones de medicamentos para estar seguros.

El incidente ha causado una repulsión especial en el Reino Unido, donde muchos ven con repugnancia la idea de comer carne de caballo, y ha expuesto errores en los controles alimentarios.

"Esto afecta a la integridad de la cadena alimentaria, que es un asunto muy significativo para muchos países. Ahora que sabemos que éste es un problema europeo, necesitamos una solución europea", dijo a la prensa antes de la reunión el ministro irlandés de Agricultura, Simon Coveney.

Ante la petición de los ministros, Borg dijo que la Comisión acelerará el trabajo sobre posibles cambios en las normas de etiquetado europeas que obliguen a las empresas a indicar el país de origen en productos de carne procesada.

En la actualidad, ese requisito sólo se aplica a la ternera fresca, y se espera que se extienda al cordero, el cerdo y las aves frescas a partir de diciembre de 2014.

Sin embargo, las autoridades de la UE han advertido en privado de que la complejidad de las cadenas de suministro haría casi imposible aplicar esa norma.

Las autoridades comunitarias y nacionales aún intentan descubrir la fuente del supuesto fraude.

"Todos estos países a través de los cuales ha pasado este producto cárnico están, por supuesto, bajo sospecha", dijo Borg el miércoles en una rueda de prensa antes de la reunión. "Por los países, me refiero a las empresas en estos países que han manejado este producto cárnico", aclaró, añadiendo que sería injusto a estas alturas señalar a ninguna organización en particular.

¿NO SÓLO CABALLO?

El 14 de enero, pruebas rutinarias de la Autoridad de Sanidad Alimentaria de Irlanda hallaron carne de caballo en hamburguesas congeladas producidas por empresas en Irlanda y Reino Unido y vendidas en cadenas de supermercados como Tesco, el mayor minorista de Reino Unido.

Las preocupaciones crecieron la semana pasada cuando la filial británica del grupo de alimentos congelados Findus [FODVT.UL] comenzó a retirar paquetes de lasaña congelada de carne de vacuno, avisado por su proveedor francés Comigel, después de que pruebas mostraran que hasta el 100 por ciento de la carne de este producto fuera de caballo.

El asunto ha implicado desde entonces a operadores e intermediarios en una serie de países de la UE, desde los mataderos de Rumanía y las fábricas de Luxemburgo, a los comerciantes de Chipre y las empresas alimentarias en Francia.

La cadena alemana de supermercados Real, que forma parte de Metro, el cuarto minorista más grande del mundo, dijo el miércoles que las pruebas habían mostrado trazas de caballo en lasañas congeladas. Real, que tiene más de 300 tiendas en Alemania, dijo que ya había retirado el precocinado de sus estanterías el viernes.

La primera prueba de que el escándalo del etiquetado podría ir más allá de la carne de caballo también ha aparecido. La cadena de supermercados británica Waitrose dijo que estaba comprobando si algunas de sus albóndigas de carne de vacuno británicas pudieran contener carne de cerdo.

La empresa, parte de John Lewis Partnership [JLP.UL], ha retirado el producto del mercado.

Muchos consumidores de países europeos como Francia, Italia y Bélgica aprecian la carne de caballo como alimento.

/Por Charlie Dunmore y Adrian Croft/

Vote:
|| || || || |
Resultado:
328 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.