Herramientas para el texto

La investigación de Boston se centra en unas ollas a presión y mochilas

17 de Abril de 2013

BOSTON, EEUU (Reuters) - Los investigadores del doble atentado contra el maratón de Boston entraron el miércoles en su tercer día de pesquisas con los primeros datos de su objetivo: un sospechoso o sospechosos que llevaban unas mochilas o bolsas pesadas hechas de nailon oscuro.

Reuters


Aunque aún no han podido determinar si los responsables del ataque que causaron tres muertos - uno de ellos un niño de ocho años - y 176 heridos fueron personas individuales o a un grupo, estadounidenses o extranjeros, los investigadores reunieron suficientes pruebas el martes en el lugar de los hecho como para estrechar su búsqueda.

Las dos bombas, que sospechan estaban en ollas a presión, estallaron el lunes con pocos segundos de diferencia a pocos metros de la línea de meta, mutilando a las víctimas con su metralla. Diecisiete personas siguen heridas graves.

El presidente Barack Obama, que el jueves viajará a Boston para asistir al servicio fúnebre en recuerdo de las víctimas, describió al ataque como "un acto de terrorismo". Es el peor atentado en territorio estadounidense desde que se reforzó la seguridad tras los atentados suicidas del 11 de septiembre de 2001.

No se han producido detenciones y no ha habido ninguna reivindicación.

Las pruebas recogidas se están reconstruyendo en el laboratorio del FBI en Quantico, Virginia, aseguró el agente especial del FBI Richard DesLauriers, encargado de la investigación.

Entre los elementos recuperados hay fragmentos de nailon negro que podrían ser de una mochila, restos de rodamientos metálicos y clavos, y posiblemente de una olla a presión, explicó el agente.

Fotografías tomadas por la Fuerza Conjunta contra el Terrorismo de Boston difundidas el martes muestran los restos de un artefacto explosivo, con trozos retorcidos de un recipiente de metal, cables, una batería y lo que parece ser una pequeña placa de circuito.

Una de ellas muestra unas pocas pulgadas de cable carbonizado unido a una pequeña caja, y otra muestra un clavo de media pulgada (1,3 centímetros) y una cabeza de cremallera manchada con sangre.

Otra imagen muestra una batería de marca Tenergy unida a cables rojo y negro a través de una tapa de plástico rota. Varias fotos muestran una tapa de metal torcida con pernos.

Un responsable del Gobierno estadounidense, que pidió no ser identificado, facilitó las fotos a Reuters.

Además, la cadena de televisión de Boston WHDH mostró una foto antes de la explosión de una bolsa de color claro abandonada en el suelo a la derecha en uno de los sitios donde detonó una de las bombas. La bolsa ya no estaba en una imagen desde un ángulo similar tomada después de las explosiones. Las autoridades aún no han hecho declaraciones públicas sobre la relevancia de las imágenes.

VÍCTIMAS

Un niño de ocho años fue la víctima mortal más joven. Fue identificado como Martin Richard en un comunicado emitido por su padre. Fuera de la casa de la familia en el vecindario de Dorchester de Boston, las personas dejaban flores en la puerta y alguien había escrito "paz" con tiza sobre la acera.

Las autoridades identificaron a otra de los fallecidos como Krystle Campbell, de 29 años y que vivía en Medford, Massachusetts.

La tercera víctima mortal era un ciudadano chino cuya identidad no fue revelada a petición de su familia, dijo en un comunicado el consulado chino en Nueva York. Esta víctima era un estudiante graduado en la Universidad de Boston, dijo la entidad en un comunicado.

Los médicos dijeron que algunas víctimas tendrían que soportar varias operaciones en los próximos días.

"Cuando estos niños llegaron (...) estaban tan malheridos, apenas cubiertos con pelo chamuscado y con tanto dolor, que era simplemente desgarrador", dijo David Mooney, director del programa de trauma en el Hospital de Niños de Boston. "Sacar clavos de la carne de una niña es simplemente horrible".

Otro médico dijo que estaba sorprendido por la determinación de los pacientes.

"Algunos de ellos se despertaron hoy sin una pierna pero me dijeron que se sentían felices de estar vivos. Me dijeron que pensaron que iban a morir cuando vieron la manera en que sangraban", dijo a periodistas George Velmahos, jefe de cirujanos de urgencias del Massachusetts General Hospital.

Desmintiendo noticias anteriores de que se habían hallado hasta siete explosivos en Boston, Gene Marquez, agente especial a cargo del Departamento de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de Estados Unidos, dijo que las autoridades habían determinado que las únicas bombas colocadas para el ataque fueron los dispositivos que explotaron antes de las 19:00 GMT del lunes.

/Por Scott Malone/

Vote:
|| || || || |
Resultado:
359 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.