Herramientas para el texto

La oposición ucraniana mantiene la presión contra Yanukovich

9 de Diciembre de 2013

KIEV (Reuters) - Los líderes de la oposición de Ucrania instaron a cientos de miles de personas que protestan a favor de una mayor integración con Europa en una manifestación el domingo que mantiene la presión sobre el presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, para que deje el Gobierno y abandone los planes de estrechar lazos con Rusia.

Reuters


REUTERS/Inna Sokolovska

Los manifestantes, reunidos en la céntrica plaza de la Independencia de Kiev, están enfadados con el Ejecutivo por su decisión de rechazar un pacto con la Unión Europea y favorecer un acuerdo comercial con Moscú, el amo de Ucrania en la era soviética.

La manifestación del domingo supone un paso más en una confrontación de semanas entre las autoridades y los manifestantes que ha elevado los temores por la estabilidad política y económica de Ucrania, una ex república soviética de 46 millones de personas.

"Es un momento decisivo cuando todos los ucranianos se han reunido aquí porque no quieren vivir en un país donde la corrupción manda y donde no hay justicia", dijo el excampeón de los pesos pesados Vitaly Klitschko, convertido en político.

La oposición acusa a Yanukovich, que se reunió el viernes con el presidente ruso, Vladimir Putin, de prepararse para llevar a Ucrania a una unión aduanera liderada por Moscú, lo que ven como un intento de volver a cerar la Unión Soviética.

"Estamos en el borde del precipicio para caer en una dictadura cruel o volver a casa con la comunidad europea", dijo la líder opositora Yulia Tymoshenko en un emotivo mensaje a las masas leído por su hija Yevgenia.

"Hay unas posibilidades significativamente más grandes de acabar en una dictadura medieval, la elección está en vuestras manos", dijo Tymoshenko, la principal rival de Yanukovich, que está en la cárcel por abusos en el cargo en lo que Occidente considera un caso motivado políticamente.

RETÓRICA ANTIRRUSA

Tymoshenko, cuya dura retórica reafirmó a los manifestantes de la Revolución Naranja de 2004-05 que negó la presidencia entonces a Yanukovich, apeló a que no abandonen y no acepten negociar con la "banda" de Yanukovich.

El líder de extrema derecha Oleh Tyahnybok preguntó a la gente: "¿Queremos estar bajo el yugo de Moscú?", a lo que respondieron: "No". Cuando preguntó "¿Queremos volver a Europa?", gritaron "Sí".

Después un grupo de manifestantes se dirigieron a un edificio del Gobierno, a un kilómetro, y comenzaron a levantar tiendas y barricadas, aparentemente con la intención de paralizar la normal actividad del Ejecutivo la próxima semana.

La plaza de la Independencia se ha convertido en un improvisado poblado de tiendas con banderas azules y amarillas de Ucrania, banderas de la UE y de la oposición, debajo de una gran pantalla de televisión. La gente se colocaba alrededor de braseros para calentarse.

En un gesto por irritar a Yanukovich, los manifestantes colocaron un enorme retrato de Tymoshenko en un árbol de Navidad plagado de consignas contra el Gobierno, que se erige en la plaza.

Moscú y Kiev han negado que Putin y Yanukovich firmasen una unión aduanera el viernes en Sochi, pero se prevé más negociaciones bilaterales para el 17 de diciembre.

Se cree ampliamente que Yanukovich y Putin, que ve a Ucrania estratégica para los propios intereses de Moscú, han alcanzado un acuerdo por el que Ucrania obtendrá el gas más barato y posiblemente créditos a cambio de alejarse de la UE.

Klitschko, que parece una figura emergente, dijo a los manifestantes que lograrían su objetivo, aunque subrayó que debían seguir siendo pacíficos.

DEMANDAS

La semana pasada la Policía golpeó a manifestantes y periodistas, desencadenando la condena de la UE y el enfado de los manifestantes.

"No queremos ser silenciados por la porra de un policía", dijo Klitschko el domingo a la multitud.

Pidió la liberación de los prisioneros políticos, el castigo de los responsables de la represión policial de la semana pasada, la dimisión del Gobierno del primer ministro Mykola Azarov y unas elecciones anticipadas.

Los acampados en la plaza han aumentado en gran número por la llegada de zonas de hablantes de ucraniano del oeste y el centro del país, donde las oposición goza de un fuerte apoyo.

Un aliado de Tymoshenko, el exministro del Interior Yuri Lutsenko, pidió a la gente de las zonas del este, en las que se habla ruso - el bastión del poder de Yanukovich - que se unan a las protestas. "Somos el mismo pueblo que vosotros, a excepción de que a vosotros os robaron antes", dijo.

La Policía amenazó con expulsar a los manifestantes que ocupan edificios públicos como la Alcaldía de Kiev, que está cerca de las barricadas improvisadas que limitan el acceso al movimiento de protesta de la plaza de la Independencia.

Pero el domingo seguía siendo el centro neurálgico de la protesta, donde los voluntarios se apuntaban para tareas de seguridad o de asistencia legal para los manifestantes si las protestas se volvían más fuertes. Algunos dormían en el suelo, mientras que otros estaban rebuscando en una pila de ropa donada.

"Las autoridades están completamente desacreditadas por sus actuaciones de brutalidad policial. Lo que une a la gente aquí es el deseo de ver un cambio de gobierno. Necesitamos nuevas elecciones", dijo Sviatislav Zaporozhit, de 26 años, que trabaja en una tienda en Kiev.

"No quiero volver a lo que vivieron mis padres bajo la Unión Soviética... Cuando sea viejo, quiero vivir como la gente en Europa. Quiero vivir en un país normal", dijo.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
363 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.