14 de Diciembre de 2018 | 06:22

LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS

 

Herramientas para el texto

Macron encabeza la conmemoración del fin de la Primera Guerra Mundial

12 de Noviembre de 2018

PARÍS (Reuters) - El presidente francés, Emmanuel Macron, encabezó el domingo los homenajes a millones de soldados muertos en la Primera Guerra Mundial, en una emotiva ceremonia en París a la que asistieron decenas de líderes para advertir contra el nacionalismo un siglo después del conflicto.

Reuters

REUTERS/Benoit Tessier/Pool

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el mandatario ruso, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel y decenas de monarcas, príncipes, presidentes y primeros ministros acompañaron a Macron en el recuerdo del momento en que hace 100 años las armas se callaron en Europa.

Bajo un cielo gris y una suave lluvia, muchos jefes de estado se unieron a Macron para caminar por el último tramo de los Campos Elíseos hasta el Arco de Triunfo, donde se desarrolló la ceremonia. Trump y Putin llegaron un poco más tarde en caravanas separadas.

En un discurso de 10 minutos junto a la tumba del soldado desconocido, Macron describió el "infierno inimaginable" de aquellos que lucharon en las trincheras y denunció al nacionalismo que avivó las llamas de la guerra y ahora muestra señales de resurgir.

Macron habló sin rodeos sobre la amenaza del nacionalismo, calificándolo de una traición a los valores morales. Trump, a quien se ha descrito como un nacionalista y ha promovido lo que denomina la política "Estados Unidos primero", se sentó a pocos metros de distancia con un rostro adusto.

"El patriotismo es exactamente lo opuesto al nacionalismo: el nacionalismo es una traición al patriotismo", dijo Macron. "Cuando decimos nuestros intereses son lo primero, los de los otros no importan, borramos lo más precioso de una nación, lo que le da vida y la hace grande: sus valores morales".

La conmemoración fue el tributo principal para honrar a quienes murieron en la guerra entre 1914-1918 y conmemorar la firma del armisticio que puso fin al conflicto exactamente a las 11.00 am local el 11 de noviembre de 1918.

"La lección de la Gran Guerra no puede ser la del resentimiento entre las personas, ni que el pasado puede ser olvidado", dijo Macron, aludiendo a las millones de mujeres viudas y los niños huérfanos debido al conflicto, así como los 10 millones de soldados muertos.

Bajo un toldo de vidrio al pie del Arco de Triunfo, mandado a construir por el emperador Napoleón Bonaparte en 1806, Trump, Merkel, Macron, Putin y otros líderes escuchaban al mandatario francés a través de auriculares.

"LOS VIEJOS DEMONIOS DESPIERTAN"

Tras la ceremonia, los líderes retornaron al Elíseo para un almuerzo con Macron como anfitrión.

Durante el almuerzo Trump, Putin, Macron y el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Gutteres, se sentaron juntos y pudieron tener una "rica y fluida discusión" sobre temas candentes como Irán, Siria, Arabia Saudita y Corea del Norte, dijo el palacio presidencial francés.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo más tarde que la discusión entre Trump, Macron, Merkel, Putin y otros líderes mundiales también incluyó el tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), un pacto de la Guerra Fría que Washington dijo que planea abandonar porque Rusia lo estaría violando.

Otros temas, además de los enumerados por los franceses, fueron el comercio, las sanciones, Afganistán y China, dijo Sanders.

"Tuvieron discusiones muy buenas y productivas durante el almuerzo de dos horas", dijo Sanders a los reporteros a bordo del Air Force One cuando el mandatario estadounidense volaba de regreso a Washington.

Por la tarde, Trump asistió al cementerio estadounidense de Suresnes, al oeste de París, para hablar con veteranos. Descartó una ceremonia similar al este de París el sábado debido al mal clima.

"Es nuestro trabajo preservar la civilización que defendieron", afirmó Trump. "Renovamos nuestra sagrada obligación de conmemorar a nuestros héroes caídos" en el cementerio "donde descansan por toda la eternidad".

Los eventos del domingo fueron la culminación para Macron de una semana de conmemoraciones por la guerra, una de las más sangrientas en la historia y una que remodeló la política y la demografía de Europa.

En los días previos, Macron recorrió los antiguos campos de batalla a lo largo del frente francés, donde advirtió que el nacionalismo amenazaba con deshacer la unidad europea tan cuidadosamente reconstruida desde la Segunda Guerra Mundial, un tema que volvió a comentar el domingo.

"Los viejos demonios están volviendo a despertar, listos para sembrar caos y muerte", afirmó, advirtiendo sobre cómo la ideología, la religión y el desprecio por los hechos podrían ser explotados. "La historia a veces amenaza con repetir sus trágicos patrones y socavar el legado de la paz que creíamos haber sellado con la sangre de nuestros antepasados".

Vote:
|| || || || |
Resultado:
10 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar