Herramientas para el texto

Obama y los líderes del Congreso de EEUU no consiguen llegar a un acuerdo

3 de Octubre de 2013

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió el miércoles con los líderes demócratas y republicanos del Congreso para buscar un acuerdo que ponga fin a una parálisis en las negociaciones presupuestarias que ha llevado a cerrar gran parte de la actividad del Gobierno, pero no se lograron avances y ambas partes se culparon mutuamente.

Reuters


REUTERS/Yuri Gripas

Tras más de una hora de encuentro, el líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo que el presidente se negó a negociar con los republicanos, mientras que los líderes demócratas de la Cámara, Nancy Pelosi, y del Senado, Harry Reid, acusaron a los republicanos de tratar de mantener como rehén al presidente por su reforma sanitaria.

Reid dijo que el presidente manifestó a los republicanos que "no aguantará" sus tácticas. La Casa Blanca emitió un comunicado en el que sostuvo que Obama espera que "prevalezca el sentido común" en las negociaciones.

Boehner dijo a los periodistas que la charla fue correcta, pero destacó que esencialmente no se produjeron progresos. Poco después, Reid, sostuvo que la cámara que preside ofreció un diálogo para solucionar el problema.

Hubo pocos motivos para fomentar la esperanza de una solución rápida a un cierre que ya lleva dos días y que ha dejado a cientos de miles de funcionarios sin poder trabajar y sin cobrar.

Los líderes de la Cámara dominada por los republicanos y del Senado con mayoría demócrata ofrecieron concesiones que fueron descartadas con rapidez por el otro partido. Mientras tanto, Obama canceló parte de una gira a Asia.

"El presidente reiteró una vez más que no va a negociar", dijo Boehner tras la reunión. "Lo único que estamos pidiendo es una discusión y un trato justo para los estadounidenses respecto a Obamacare".

En tanto, Reid sostuvo que los demócratas tenían intención de discutir formas de abordar el presupuesto una vez que se apruebe la ley de fondos. "Estamos cansados de estos jueguecitos", sostuvo.

"EXASPERADO"

El cierre, que comenzó el lunes a medianoche (04:00 GMT del martes) ha generado dudas sobre la capacidad de Washington para desarrollar las tareas más esenciales. Aunque una paralización corta haría un daño relativamente pequeño a la mayor economía del mundo, los mercados globales podrían hundirse si el Congreso tampoco se pone de acuerdo para elevar el límite de deuda antes de que se acabe el mandato para endeudarse en las próximas semanas.

Además, ha supuesto el cierre de lugares históricos y turísticos como el Gran Cañón, paralizado la publicación de informes gubernamentales e impedido que algunos pacientes de cáncer reciban tratamiento de última tecnología.

"¿Que si estoy exasperado? Estoy absolutamente exasperado, porque esto es totalmente innecesario", declaró Obama en la cadena CNBC en una entrevista antes del encuentro. "Estoy exasperado con la idea de que a no ser que le diga a 20 millones de personas 'No podéis tener seguro médico' estos tíos no van a reabrir el Gobierno. Eso es irresponsable".

Los republicanos han buscado vincular la continuidad de los fondos gubernamentales a medidas que socavarían la reforma de salud del país, una postura que Obama no acepta. La polémica ley de salud dio un paso clave el martes, cuando comenzó a inscribir a estadounidenses sin seguro para cobertura de salud subsidiada.

El jefe del Ejército de Estados Unidos dijo que la situación estaba dañando significativamente las operaciones militares cotidianas, mientras que funcionarios de inteligencia dijeron que minaba su capacidad de detectar amenazas. [

La decisión sobre el viaje a Asia, diseñado para reforzar el compromiso con la región, es la primera consecuencia internacional directa de los problemas en Washington.

Obama recortó dos escalas de una gira de cuatro países y dejó en duda las visitas a otras dos naciones. El presidente partirá el sábado y volverá una semana después.

TECHO DE ENDEUDAMIENTO

La lucha entre demócratas y republicanos sobre la autoridad de endeudamiento se ha fusionado rápidamente con el choque sobre la financiación. El secretario del Tesoro, Jack Lew, dijo que el país llegará a su límite de endeudamiento antes del 17 de octubre.

El Gobierno podría tener dificultades para pagar cheques de pensiones, cargos de interés y otras deudas tras ese punto.

Algunos republicanos ven la votación sobre límite de deuda como otra oportunidad para recortar la ley de salud de Obama o para extraer otras concesiones.

Aunque algunos republicanos moderados comenzaron a cuestionar la estrategia de su partido, Boehner los ha mantenido unidos tras un plan para ofrecer una serie de pequeños proyectos de ley que reabrirían ciertas partes del Gobierno.

Un sondeo Reuters/Ipsos mostró que un 24 por ciento de los estadounidenses culpa a los republicanos por el cierre, un 19 por ciento responsabiliza a Obama o los demócratas, mientras que un 46 por ciento dijo que todos son responsables.

El Tesoro estadounidense también se vio forzado a pagar los tipos de interés más altos en unos 10 meses en su deuda a corto plazo, ya que varios inversionistas evitaron los valores gubernamentales con vencimientos este mes, cuando el Gobierno haya llegado al límite de su capacidad de endeudamiento.

/Por Mark Felsenthal y Richard Cowan/

Vote:
|| || || || |
Resultado:
544 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.