Herramientas para el texto

Rajoy admite que se equivocó al confiar en Bárcenas

1 de Agosto de 2013

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, admitió el jueves que se equivocó al confiar en el extesorero de su partido Luis Bárcenas, en el centro de un escándalo de corrupción, pero negó la existencia de una presunta contabilidad ilegal dentro de la formación en el poder.

Reuters


REUTERS/Susana Vera

Esta fue la primera ocasión en que Rajoy admitió haber cometido un error desde que trascendió en enero que Bárcenas, al que el presidente dio su apoyo hasta marzo pasado, tenía cuentas multimillonarias en Suiza y era el presunto autor de una contabilidad manuscrita con supuestos sobresueldos a miembros del PP, incluido Rajoy, entre 1991 y 2008.

Sin embargo, sus explicaciones de una hora de duración en una esperadísima comparecencia en sede parlamentaria no convencieron a la mayoría de los partidos de la oposición, que pidieron la dimisión del presidente del Gobierno y la convocatoria de elecciones anticipadas.

"Los hechos sobre los que deseo informar a la cámara se resumen en dos palabras: me equivoqué", dijo Rajoy.

"Cometí el error de creer a un falso inocente, pero no el delito de encubrir a un presunto culpable", agregó en la comparecencia celebrada en la sede del Senado, ya que el edificio del Congreso se encuentra en obras.

Rajoy aseguró que las denuncias de Bárcenas, que han erosionado fuertemente la imagen del Ejecutivo, son una "asombrosa e imaginativa colección de falsedades".

"En el Partido Popular, ni se ha llevado una doble contabilidad ni se oculta ningún delito", sostuvo el mandatario, en un discurso muy aplaudido desde su bancada, en el que sí reconoció que existieron remuneraciones complementarias a algunos cargos del partido.

"¿Se han pagado sueldos? Sí. ¿Se han pagado remuneraciones complementarias por razón del cargo? Sí (...) como en todas partes", añadió Rajoy, que aseguró que los complementos abonados a miembros del PP se recogen en las cuentas oficiales.

"Declarar los ingresos privados a Hacienda ya es una responsabilidad individual. De eso, ni el señor Bárcenas ni nadie que no sea la Hacienda Pública sabe nada. Por lo que a mi respecta, yo les aseguro que siempre he declarado todos mis ingresos"

Bárcenas declaró ante el juez que existía una contabilidad oculta en el PP que implicaba pagos de empresarios de la construcción y abonos a líderes de la formación, incluido el jefe del Ejecutivo.

El extesorero y exgerente, que dirigió las finanzas del PP durante dos décadas, está en prisión acusado de delitos contra la Administración y la Hacienda Públicas, blanqueo de capitales, estafa procesal en grado de tentativa y de falsedad en documento mercantil dentro del caso de corrupción Gürtel, una red empresarial que habría agasajado a políticos a cambio de la concesión de contratos para sus empresas.

Los fiscales dicen que acumuló hasta 48 millones de euros en cuentas en bancos suizos que no procedían de ganancias legítimas.

Rajoy sostuvo en el pleno que creyó en la inocencia de Bárcenas hasta que se conocieron los datos de sus cuentas millonarias en Suiza, y afirmó que el ataque al Partido Popular forma parte de la estrategia defensiva del extesorero.

Los miembros de la oposición recriminaron a Rajoy que hubiera intercambiado mensajes de texto con el extesorero en los que le daba su apoyo después de conocerse la existencia de dichas cuentas, que fueron publicados por el diario El Mundo.

EL TESORERO "INFIEL"

Durante su intervención, el principal partido de oposición, el Partido Socialista, pidió la dimisión del presidente como "un acto de generosidad" con España.

"Usted ha venido aquí a intentar salvarse (...) La resistencia no es buena cosa cuando con la resistencia se hace daño al país que uno gobierna (...) Por eso hoy le pido que se marche", dijo el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su turno de réplica.

El PSOE había amenazado al Gobierno con la presentación de una moción de censura si Rajoy se negaba a comparecer ante un Congreso donde cuenta con una robusta mayoría absoluta, y el jueves aseguró que no renunciarán a este instrumento.

"Ha venido usted hoy a esta Cámara a decirnos que tuvieron durante más de veinte años un 'tesorero infiel'. Pues bien, no le podemos creer", agregó Rubalcaba.

Los portavoces de Izquierda Unida y ERC también exigieron la dimisión de Rajoy, mientras que desde UPyD, cuya líder Rosa Díez planteó una batería de 20 preguntas, le pidieron que asuma "su responsabilidad".

"Ni voy a dimitir, ni voy a convocar elecciones legislativas, que quede claro", dijo Rajoy en su turno de réplica, tras la intervención de todos los portavoces parlamentarios.

"Yo no he venido a la política a enriquecerme, porque tengo profesión (...) No soy un compendio de virtudes, lo reconozco, pero soy una persona recta y honrada", agregó.

"EROSIÓN" DE LA IMAGEN DE ESPAÑA

La desconfianza creciente ante la clase política y los casos de corrupción que han sacudido la vida pública española han llevado al PP a caer vertiginosamente en los sondeos de intención de voto.

Rajoy dijo que finalmente decidió intervenir ante la cámara para frenar la erosión de la imagen de España en el exterior, mientras lidia con una profunda recesión, unas cifras de desempleo brutal y protestas contra los recortes en sanidad y educación públicas.

"A eso es a lo que vengo señorías, a frenar esa erosión de la imagen de España que algunos cultivan, a evitar que el daño a los españoles, a los intereses y a su futuro sigan creciendo de manera irresponsable", dijo.

En este sentido, el presidente del Gobierno aseguró que no se modificará el rumbo de las reformas políticas y económicas planteadas por el Ejecutivo.

"Quiero asegurarles que nada de esto afecta o condiciona al Gobierno de España (...) Nada relacionado con este asunto me ha impedido ni me impedirá gobernar", dijo Rajoy.

"No modificaré el rumbo de reformas que hemos planeado para salir cuanto antes del estancamiento y estimular la creación de empleo", añadió, asegurando que "el estado de derecho no admite chantajes".

El presidente del Gobierno reiteró que el Gobierno colaborará con la Justicia y añadió que presentará una reforma de la ley orgánica que regula el Tribunal de Cuentas -que se encarga de controlar la contabilidad de los partidos políticos- y que endurecerá el código penal para casos de corrupción.

/Por Andrés González y Raquel Castillo/

Vote:
|| || || || |
Resultado:
417 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.