Herramientas para el texto

Se estrecha el cerco al centro comercial de Kenia, del que sale humo

24 de Septiembre de 2013

NAIROBI (Reuters) - Una densa columna de humo se elevaba sobre el centro comercial de Nairobi donde las fuerzas armadas keniatas estrechan el cerco sobre los islamistas que mantienen a un grupo de rehenes, en el tercer día después de que un asalto de la organización somalí Al Shabaab causara la muerte de al menos a 62 personas.

Reuters


REUTERS/Karel Prinsloo

No estaba claro cuántos hombres armados y cuántos rehenes hay en el centro comercial Westgate, después de que una serie de fuertes explosiones y disparos se vieran seguidos por una densa columna de humo negro que fue creciendo desde una parte del recinto.

Siguiendo el patrón de los últimos tres días, las ráfagas de disparos y la actividad han estado seguidas de largos periodos de calma.

El ministro del Interior de Kenia, Joseph Ole Lenku, dijo en rueda de prensa que los integristas habían incendiado colchones en un supermercado en los pisos más bajos del centro comercial. Su ministerio dijo más tarde que el incendio estaba bajo control.

Ole Lenku dijo que dos de los asaltantes habían muerto el lunes, elevando el número de integristas fallecidos hasta el momento a tres - otro murió el sábado -, y dijo que entre ellos no había ninguna mujer aunque algunos fueran vestidos como tal. Sin embargo, una fuente de seguridad y dos soldados dijeron que una atacante, una mujer blanca, había sido asesinada.

El presidente Uhuru Kenyatta rechazó el domingo una petición para retirar las fuerzas keniatas de la vecina Somalia.

Kenyatta, que perdió a uno de sus sobrinos en la masacre del sábado, dijo que no cedería en una "guerra contra el terror" en Somalia, donde en los dos últimos años soldados keniatas han recluido a al Shabaab como parte de una misión de paz respaldada por la Unión Africana en la frontera norte.

Los hombres armados procedían "de todo el mundo", dijo el jefe militar de Kenia, Julius Karangi, sin especificar las nacionalidades. "Aquí estamos combatiendo el terrorismo mundial", añadió.

En Washington, autoridades dijeron que estaban vigilando los esfuerzos de al Shabaab para reclutar miembros en Estados Unidos pero que no tenía información sobre la participación de ningún estadounidense en el ataque de Nairobi. El presidente Barack Obama dijo que Washington estaba ofreciendo a Kenia toda la cooperación posible en la gestión de lo que llamó una "terrible atrocidad".

Las autoridades de seguridad cercanas al lugar habían dicho que las explosiones que se escucharon a la hora de la comida fueron causadas por las fuerzas keniatas pero Ole Lenku dijo que no tenía información de que se hubiera producido ninguna explosión y un portavoz militar no quiso hacer comentarios.

Al Shabaab había advertido de que mataría a los rehenes si la policía entraba.

Haciéndose eco de lo dicho por otros responsables oficiales, que no han tenido éxito para calmar a los cientos de atrapados y aterrorizados tras la masacre del sábado, Lenku dijo que la mayor parte del recinto estaba bajo el control de las fuerzas gubernamentales y que no era posible escapar.

Un alto cargo policial dijo que las autoridades habían estado recibiendo asesoramiento y consejo de expertos israelíes y occidentales y que las fuerzas estaban "estrechando el cerco". Lenku dijo que estaban haciendo todo lo razonablemente posible, con cautela, para poner fin a la crisis.

"Los terroristas pueden estar huyendo y ocultándose en algunas tiendas, pero todas las plantas están ahora bajo nuestro control".

PREOCUPACIÓN POR AL QAEDA EN ÁFRICA

Reconoció el "apoyo" de los gobiernos extranjeros pero dijo que las fuerzas keniatas estaban actuando en solitario hasta ahora. Las potencias occidentales se han alarmado por la creciente violencia vinculada con Al Qaeda en África, desde Nigeria y Mali, Argelia y Libia a Somalia y Kenia.

Nairobi registró uno de los primeros atentados importantes de Al Qaeda, cuando una bomba mató a más de 200 personas en la embajada de Estados Unidos. Y aunque algunos analistas dijeron que el último asalto podría mostrar la debilidad de Al Shabaab tras los éxitos de las tropas keniatas en Somalia, el riesgo de más violencia internacional sigue existiendo.

Julius Karangi, jefe del estado mayor del Ejército de Kenia, calificó a los asaltantes de "un grupo multinacional" y dijo que no tenían ninguna posibilidad de huir: "Si quieren, se pueden rendir, no tenemos intención de dar un paso atrás".

/Por Richard Lough y Matthew Mpoke Bigg/

Vote:
|| || || || |
Resultado:
173 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Expertos

    Aranzadi Expertos

    Déjese guiar por un experto en materia concursal, fiscal, social, urbanismo o administración local.

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.