Herramientas para el texto


¿Qué tipo de formación y habilidades -fuera de lo estrictamente jurídico- tiene que tener en estos tiempos el abogado? Paula Fernández-Ochoa, Socia Directora de +MoreThanLaw, Consultoría de Marketing Jurídico, ha respondido a sus preguntas

Hola: ayer a mi despacho acudió un joven comercial que era un encanto. Acabé comprándole varias cosas. No sabía distinguir una obra de Derecho Concursal de otra de la Seguridad Social. Para mi sorpresa al finalizar la cita me dijo que era licenciado en Derecho y que se acababa de colegiar para evitar el examen de acceso. ¿Hasta qué punto puede ficharse un perfil así para un despacho?

La venta de servicios legales, en especial si son de valor añadido, es una venta técnica y muy personal, que requiere una alta capacitación jurídica y la implicación en el proceso de venta del equipo que luego ha de prestar el servicio. A mi juicio, es muy difícil la "venta por catálogo", con un "vendedor profesional" que sólo funciona cuando el objeto de la venta es un producto estandarizado. Incluso ya no basta conocer bien “el producto”, es preciso la “venta consultiva” y tienes que conocer al cliente, sus necesidades, el sector, captar y transmitir emociones, etc.

No obstante, tengamos presente la cada vez mayor paquetización de servicios y, por tanto, el profesional necesario para su venta. Por tanto, el abogado que describes, con mayor formación jurídica y sus aptitudes comerciales, según el asesoramiento jurídico que preste el despacho, sí podría llegar a ser un buen fichaje. La venta es entusiasmo!

Quirlos Canto

 

Hola Paula. Es una preocupación de muchos Abogados jóvenes y no tan jóvenes. Aunque yo no renuncio a las viejas habilidades de este viejo oficio, porque sin formación y conocimientos jurídicos, nadie puede ser un buen letrado, por muchas habilidades de comunicación que tenga. Hay Abogados "famosos" que así lo corroboran y muchos ciudadanos, ignorantes, que recurren a sus servicios.

Completamente de acuerdo, Asun, en cuanto a lo imprescindible de un rigor jurídico de base. A pesar de ello, en este debate no se plantea contraponer el modelo tradicional con “vendedores de humo”, permíteme esta expresión, sino resaltar que junto a esa calidad jurídica hoy es necesario tener otras habilidades más comerciales y emocionales.

Asun

 

Con el supuesto incremento de la actividad negociadora/mediadora del abogado ¿qué consejos, herramientas, medios.. daría a un litigador necesitado de reciclaje en estas artes? Muchas gracias

Hola Sapporo. Interesante nickname ;)

El buen abogado siempre ha tenido que tener habilidades de negociación y muchos de los litigadores ya tenéis esa habilidad innata. Reforzarla es muchas veces sólo cuestión de método. Es una cuestión compleja, pero te apunto algunas notas: (i) Esencial un análisis DAFO previo de la posición jurídica del cliente y definir con él una lista de objetivos, ponderarlos y priorizarlos. A veces no se puede obtener una sentencia favorable, pero minimizar daños, ganar tiempo, o una posición estratégica para un acuerdo puede ser un triunfo. (ii) Transmitir clara y honestamente al cliente las expectativas del tema en términos de resultados concretos y de perspectivas de plazo, y déjalo por escrito. Huye del voluntarismo y de un optimismo injustificado. Quizá inicialmente te ayuda a captar el asunto, pero crear falsas expectativas -además de deshonesto- genera frustración al cliente y la pérdida definitiva de su confianza. El abogado de hoy tiene que pensar a largo plazo para tener cabida mañana. (iii) Amplía tu perspectiva en el análisis del asunto y define tu estrategia más allá del proceso en sentido estricto, que a veces es sólo parte de la solución. (iv) Cultiva las habilidades procesales más allá de las jurídicas, como la capacidad de comunicación, interpretación, técnicas de interrogatorio de testigos, etc. (v) Tiende puentes y facilita las oportunidades para la negociación. (vi) Mantén informado a tu cliente de forma regular e implícale en el proceso y (viii) Antepón siempre el interés del cliente al tuyo. A veces el mejor consejo es no pleitear. Perderás un asunto, pero puedes ganar la confianza del cliente y eso siempre es ganar.

Sapporo

 

Estimada Paula. Hoy en día entendemos que una buena pág web y la presencia en las diferentes redes son plataformas de comunicación importantes para un despacho. A su juicio, ¿qué otras herramientas pueden ser interesantes para la captación de nuevos clientes? y ¿la fidelización de los propios? Muchas gracias.

Hola Carlos. Efectivamente, la presencia en redes es una parte importante en la estrategia de comunicación de una firma, pero por sí sola no garantiza la captación de nuevos clientes y la fidelización de los que ya tenéis. Para ello, el despacho debe definir y ejecutar (que es lo más difícil!) una estrategia de business development en la que la presencia en redes es sólo una parte.

Definición clara y realista de un modelo de negocio, identificación del target de cliente, pricing, la adecuada estructura del equipo (por tamaño, coste, aptitudes y atributos), una política correcta de RRHH y objetivos, formación en habilidades comerciales, cross-selling, motivación, etc., son también parte de la estrategia a desarrollar.

Carlos J.

 

Hola tocaya: mismo nombre y misma pregunta que la que planteas: ¿Qué tipo de formación y habilidades -fuera de lo estrictamente jurídico- tiene que tener en estos tiempos el abogado?

El abogado del S.XXI no sólo debe tener una alta capacitación jurídica sino también una visión empresarial, aportar valor añadido e implicarse con el cliente cual partner, (stop selling let’s partnering!) generando con todo ello la imprescindible confianza hoy en el proceso de venta, que tiene un alto componente emocional.

El profesional debe replantearse incluso su proceso mental de razonamiento -tradicionalmente enfoque analítico- para adoptar un enfoque sistémico, más orientado al resultado y la gestión de la incertidumbre.

También ha de desarrollar sus habilidades de comunicación. Hay que saber escuchar, saber preguntar, gestionar conversaciones estructuradas, ser capaz de explicar conceptos abstractos o situaciones complejas de forma clara e inteligible, dominar el lenguaje gestual y los canales/medios de comunicación (email, radio, videoconferencia, redes, etc.)

La capacidad de gestión del conflicto y la tensión, el conocimiento del sector y el negocio del cliente (a mi juicio esenciales!) pueden ser también ventajas competitivas.

Paula

 

La gestión del despacho, ¿por qué está devaluada en el sector?

Yo creo que es básicamente una cuestión de percepciones y, por qué no decirlo, de egos. En el sector legal a veces los abogados pecamos de soberbia y divismo, menospreciando el valor del trabajo del resto de los profesionales que forman parte del equipo de la firma. Este tipo de actitudes se califican por sí solas y caen por su propio peso. Visión ciega y cortoplacista del negocio que, en un escenario tan competitivo y exigente como el actual, sinceramente no tienen cabida.

En el sector legal, como en cualquier otro sector empresarial, es esencial la calidad del producto -aquí los abogados / su asesoramiento-, pero ésta por sí sola no garantiza el funcionamiento del negocio. Como en un puzle, todas las piezas son importantes y todas las posiciones merecen igual respeto. Se trata de ser personas. Y de cómo una “pequeña pieza” es capaz de ser hacer especial una joya.

Abogado nativo digital

 

Desde tu conocimiento y por lo que ves en tus charlas, eventos, etc. con el sector, ¿hacia dónde crees que va a y a dónde debería ir? ¡Qué gran deportista fue tu padre! (Y mejor persona)

Muchísimas gracias Jesús por tus amables comentarios sobre mi padre, en especial en estos días que coinciden con la fecha de su cumpleaños y su oro en Sapporo. Un orgullo y ejemplo a seguir, profesional y sin lugar a dudas personalmente. Era pura energía, fuerza y optimismo!

Verás en mi anterior respuesta a Paula lo que creo que exige hoy el mercado a los abogados. En esa misma línea, añado que la virtualización de determinados servicios (“abogacía virtual”) eliminará del mercado al abogado que no sea capaz de crear valor, obtener resultados o aportar soluciones diferentes. Lo decía hace unos días Emilio Cuatrecasas en otro foro: “nadie pagara a un abogado por algo que puede hacer una máquina mejor, más rápido y más barato”. Aquí, muchos aún no son conscientes de las actuales capacidades de la inteligencia artificial.

En un entorno complejo y cambiante y en un sector que en lo esencial no ha modificado su práctica desde hace siglos, yo echo mano de lo que aprendí de mi padre: atrévete, asume riesgos, no te asuste caerte, crece y mejora profesional y personalmente y...pon mucha pasión en lo que haces. En esta línea, tienes que trabajar tu marca personal, conseguir la mejor versión de ti mismo y especializarte, disfrutar con lo que haces y transmitir esa emoción necesaria en la venta. Porque la venta es transmitir entusiasmo, no lo olvidemos. Y la abogacía tiene mucho duende que cultivar, innovar y desarrollar. Vayamos un paso más allá siempre, seamos vanguardia de la sociedad sin quedarnos rezagados bajo el cliché de nuestra zona de confort “es que somos muy clásicos”. En la evolución (social, digital, etc) no podemos quedarnos atrás.

Jesús

 

Además de la formación paralegal, la de la gestión del despacho, ¿qué tipo de formación de la práctica legal crees que debe tener un abogado?

Hola Oscar. Para no repetirme en lo mismo, te remito a las respuestas apuntadas en un sentido parecido a Sapporo, Paula y Jesús. Y también me parece esencial: (i) una cierta transversalidad en la formación: por ejemplo financiera y de gestión empresarial tipo MBA para los abogados que quieran desarrollar su actividad en la abogacía de los negocios o terapia familiar si su especialidad es el derecho de familia, (ii) apostar por la especialización sectorial y conocimiento del negocio del cliente, (iii) los idiomas y (iv) un nivel avanzado en herramientas informáticas y nuevas tecnologías –presente y futuro-.

Óscar

 

Dice Eva Bruch precisamente en Legal Today que Los despachos más pequeños o solistas que pretendan negar la realidad de lo que está sucediendo, verán con desánimo como su mercado natural se reduce. ¿Puedes desdramatizar esta afirmación o empiezo a preocuparme...? ¿Cuál es esa realidad que está sucediendo?

No me “pre-ocuparía” y sí interpretaría el mensaje de Eva en otro sentido. Lo que ella apunta y yo suscribo es que el despacho anclado en el concepto tradicional del abogado que se niega a asumir el cambio tendrá los días contados, sea pequeño, mediano o grande. Nos referimos más a la crisis de un modelo de negocio que a un tema de tamaño.

Cierto que, en general, los despachos grandes, por una cuestión de tamaño y recursos, suelen estar más especializados y atentos a la evolución del cliente, pero también hay despachos pequeños muy innovadores que están creciendo, con incrementos notables de facturación y resultados, que captan clientes y asuntos compitiendo con los grandes.

De verdad creo que es más una cuestión de visión empresarial y actitud que de tamaño de la Firma.

Pre-ocupado

 

¿Verdaderamente son un apoyo para el abogado las redes sociales o es un simple y mero escaparate adicional? Perdón por la poca fe. Nací en el año 1960...

No te lamentes, Redes, eso te da perspectiva y experiencia! Además, sin duda y a pesar de tu poca fe…parece que te estás adaptando a la nueva era digital: mírate, tu nickname y chateando en un foro digital!

En realidad, si lo piensas, no es tan distinto. Antes se enviaban circulares a los clientes por correo postal y los curriculae impresos en un clásico papel envejecido, por eso de la “seriedad”. Ahora proyectas tu perfil, habilidades, éxitos y conocimientos en Linkedin y/o en un blog, mantienes informados a tus contactos, difundes contenido de valor viralmente con Twitter, etc. Lo que haces es adaptar el mensaje y canal al mercado, “sencillamente” eso.

Las redes son una herramienta de comunicación y desarrollo de negocio que han roto barreras temporales, geográficas y económicas y que nos ponen en igual condiciones a todos. Además, no podemos perder el tren y desaprovechar las oportunidades que nos brindan: reforzar la reputación, interactuar y crear un vínculo emocional con el cliente para conseguir más engagement, crear marca, conseguir influencia, ser fuente de información en sentido bidireccional, visibilidad (out of mind is out of work), captación de talento, posicionamiento, desarrollo de negocio, etc.

Si has llegado hasta aquí y “sigues dando guerra”, el pajarito de twitter no puede asustarte. Te espero en mi perfil (@pfernandez2010) y quedo a tu disposición para cuanto precises. Verás cómo comienzas a creer! Creer es crear.

Redes

 

¿Es coherente que dos abogados de bufetes distintos compartan despacho por el ahorro de gastos o es meter al enemigo en casa? Vamos, que no sé si el co-working es algo bueno..

Quizá es un tema de personas, honradez y lealtades, más que de modelo de negocio. El canibalismo y la deslealtad lamentablemente también se da entre socios y compañeros de una misma firma.

Conozco casos interesantes de co-working y estructuras flexibles que funcionan bien. Creo que con profesionales honrados, generosos y con visión de negocio a medio/largo plazo, son fórmulas que pueden funcionar y dar un buen servicio, a un precio competitivo, optimizando los costes de estructura en vez de bajar los sueldos. Por tanto, si son capaces de transmitir esta circunstancia como una fortaleza al cliente, que así lo perciba, creo que es un modelo de negocio perfectamente válido y con posibilidad de éxito.

Elena

 

¿Qué puntos fuertes destacaría de la abogacía y cuáles son los puntos de dolor?

Una pregunta comprometida, Javier, y me inquieta la definición de "puntos de dolor" (muy gráfica, por cierto). Quiero entender que refieres a las carencias. Es difícil generalizar, pero acepto el reto.

Entendida como categoría, en mi opinión, la abogacía tradicional tiene como puntos fuertes un exhaustivo conocimiento de las fuentes del derecho, no ser una profesión superflua sino que defiende principios, el rigor en el análisis del caso concreto, la opinión jurídica, la capacidad de trabajo, la capacidad dialéctica y la redacción. Por contra, en general carece de un enfoque empresarial de la actividad, capacidad de gestión, comercial, de comunicación (escuchar y hacerse entender), implicación, enfoque global, emociones y orientación al resultado.

Javier

 

¿Crees que un despacho pequeño, de batalla, ha de tener estrategia o están los tiempos para coger todo lo que nos llegue…?

Hola, Fernanda. Sin duda! todos los despachos deben tener una estrategia. La estrategia no es nada más que la ordenación/planificación racional y realista de nuestras capacidades y atributos en orden a la consecución de unos determinados objetivos. Esto aplica a todo tipo de firmas y a la vida en general.

Esos objetivos o valores son los que informan y dirigen todas nuestras decisiones y actuaciones en un sentido concreto. Sin este enfoque, nos limitamos a dejarnos arrastrar por los acontecimientos. Como un barco en alta mar a la deriva.

Aunque creo que los precios suicidas y "coger todo", en general y a medio-largo plazo, es un error, lo importante es tomar una decisión que responda a un análisis y reflexión previa sobre el modelo de negocio y su sostenibilidad.

Fernanda

 

Paula: buenos días. Me gustaría conocer tu opinión sobre el siguiente asunto: por dónde empezarías en el diseño del Plan de Marketing en un despacho mediano? Acudirías a externos o los propios socios? Gracias

Gracias, Ana por tu pregunta. Como comentaba a Fernanda en relación a la planificación estratégica o a Pre-ocupado, la necesidad de definir un plan de marketing no depende del tamaño.

Aclarado este extremo, lo esencial para el diseño e implementación de un Plan de Marketing es que lo lidere un experto en la materia y que los responsables del mismo, abogados y otros profesionales, estén 100% implicados. Y en función de la estrategia a seguir y recursos de la Firma (económicos y humanos y de posicionamiento de marca, con lo que ello implica), contrataría a un profesional / departamento interno o a consultores externos, pero siempre con experiencia en el sector y muy conocedores del mismo.

El Plan de Marketing deberá estar siempre alineado al Plan estratégico del Despacho, partir de la visión y misión de la Firma, de un análisis DAFO, de fijar los objetivos (SMART) y acciones concretas que garanticen su cumplimiento, así como su presupuesto, calendario, recursos implicados, etc., marcando un seguimiento y análisis de resultado, ser flexible (planificar vs improvisar pero sin desaprovechar oportunidades) y contar con el compromiso y la implicación de la Firma y sus profesionales.

Su implementación permitirá a los despachos (con independencia de su tamaño) la mejora de la actividad profesional, reputación, rentabilidad y sostenibilidad del negocio, consiguiendo ventaja competitiva y creación de valor añadido.

No se pueden vender planes de marketing pret-a-porter. El éxito de cualquier plan dependerá de esa colaboración e implicación de los profesionales.

Ana Triguero

 

¿Cómo se le convence a un abogado de que tiene que vender y desarrollar habilidades comerciales?, gracias

Hola, Luisja! No hay peor sordo que el que no quiere oír, y si el abogado no es capaz de entender y asumir que su actividad implica una venta de servicios, no hay argumento que se lo haga ver. O sí…pero entonces lo hará el mercado y la caída será de órdago.

Soy optimista al respecto y la realidad es tozuda y acaba imponiendo su criterio inapelable al más obstinado. En un entorno muy competitivo y con un descenso muy significativo de la capacidad de compra, las habilidades comerciales son sin duda una necesidad y una ventaja competitiva. Quién se va a permitir el lujo de obviarlas?!

@luisjasanchez

 

Buenos días. Además de los estrictamente jurídicos y los idiomas, ¿en qué cualidades considera que suelen hacer más hincapié los departamentos de RRHH a la hora de entrevistar a candidatos? Muchas gracias. Un saludo.

Sin demérito de la formación y base jurídica y los idiomas, creo que de un tiempo a esta parte empiezan a valorarse también las habilidades comerciales, de comunicación, empatía, visión estratégica, formación empresarial, habilidades tecnológicas, trabajo colaborativo, dominio de las redes, capacidad de toma de decisión y gestión de la incertidumbre.

A lawyer is coming over

 

Buenos días, qué es preferible un abogado sabio o buen comercial?

Parruc, ¡tu pregunta tiene trampa! “Sabios”, entendido en su sentido literal y profundo, hay pocos, y me parece un adjetivo algo exagerado como atributo necesario para el buen abogado. Si te refieres al abogado técnicamente excelente, en mi opinión no es necesario plantearlo como dilema.

Se puede ser técnicamente bueno y además tener lo que llamas "habilidades comerciales". No hay incompatibilidad entre ambas competencias. En realidad, ese mix es lo que convierte al jurista en un abogado con posibilidades de promoción a socio.

En el sector legal, la "venta" de servicios o soluciones es una venta técnica que requiere una alta capacitación jurídica. Además, en un entorno altamente competitivo como el actual, la consecución del encargo exigirá empatía, capacidad de comunicación, transmitir confianza, y otras habilidades de las que casi despectivamente calificamos de "comerciales" y que no sin sino hoy esenciales, un factor determinante en la decisión de compra o contratación.

Parruc

 

Hola Paula, dime una cosa, ¿por qué ahora el abogado tiene que ser un superman de las habilidades humanas y antes no?

No quisiera repetir lo respondido en otras preguntas, a cuyo texto me remito, pero sí resaltar que el entorno ha cambiado y esas habilidades especiales de “superhéroe” no son sino consecuencia de una adaptación al mercado y al nuevo perfil del cliente, más sofisticado y exigente que nunca. Y que, aunque a los abogados nos parezcan tan de ficción, en otros sectores llevan tiempo con ellas 100% implementadas y asumidas.

Lupita

 

Buenos días. Mi pregunta es un poco como dicen ahora "trasversal". En estas labores que ahora hay que implementar en un despacho a nivel profesional (es decir, del abogado in person). ¿Qué papel puede tener el personal auxiliar? pienso en la secretaria de toda la vida: ¿qué formación o al menos pautas habría que darle?

La “secretaria de toda la vida”, como bien dices, o figuras hoy como el “office manager” por ejemplo, siguen siendo esenciales en un despacho profesional: normalmente son la primera imagen y voz de la firma, el primer contacto del cliente, generador de sensaciones y emociones que pueden ser determinantes en la compra, en la captación y fidelización. La formación debe ir focalizada a la prestación de servicios que creen valor y satisfagan las necesidades del cliente: gestión, operaciones (procesos), idiomas, comunicación, contabilidad y finanzas, organización de eventos, nuevas tecnologías, etc. y, cómo no, ¡marketing! Porque marketing hacemos todos.

Lori

 

Antes de nada, gracias por atender a mi pregunta. Probablemente sea una cuestión de Perogrullo (al menos, en términos generales) pero quisiera saber, fundamentalmente, dos cosas: 1º ¿Existe relación directa entre el éxito profesional del abogado y sus habilidades personales -empatía, de comunicación, etc.? 2º Sí es así, ¿pueden personas como yo (trabajadoras, con conocimientos en derecho bastante considerables, y dispuestas a estudiar lo que haga falta) desarrollar dichas habilidades? Sí es así, ¿por dónde empezar? Muchas gracias

Creo que en este punto del encuentro digital ya habré respondido a tus preguntas pero sintetizo y concluyo que sí, que sin duda hoy hay esa dualidad de formación técnica más comercial (en su sentido más amplio) es la que te puede hacer alcanzar el éxito profesional y que, por tanto, tienes que prepararte para tenerlas. Por dónde empezar? Ya lo has hecho, interesándote por ello. Un primer paso! Por suerte hay muchos profesionales que nos dedicamos a ayudaros en este desarrollo, con jornadas de gestión de tu marca personal, habilidades comerciales, comunicación, técnicas en sala, etc. Quedo a tu disposición para orientarte si quieres, firmo con mis datos de contacto.

Otrosínodigo

 

Que considera indispensable tener en un curriculum para interesar a posibles cargos y/o atraer potenciales clientes?

Un curriculum tiene que tener un elemento diferenciador que te haga ser la mejor opción para tu mercado (firmas o clientes). En nuestro sector, como hemos comentado, tienes que demostrar calidad jurídica, ser un especialista y muy bueno en tu área o sector de actividad y, por supuesto, tener además esos intangibles que percibidos de manera correcta por el cliente reflejan tu valor y perfil único. No olvidemos que un curriculum hoy no es una fotografía o papel estático, sino un escenario 360º y que, por tanto, las redes, tu nicho de actuación, tu networking hablan y dicen mucho de ti. Ten una imagen potente, con un mensaje coherente en tu formación y trayectoria, y gestiona tu marca personal para que así sea percibida, como un conjunto de atributos que te diferencien por encima del resto, que sean la mejor versión de ti mismo y te permitan ser elegido.

anyul

 

Buenos días, Paula: a los recién licenciados les preocupa las carencias propias de un inexperto...por lo que quisiera que aportaras un poco de luz y esperanza diciéndome si existen posibilidades de encontrar trabajando alegando capacidades distintas a las adquiridas con la práctica profesional. Un saludo de una cuasi-licenciada.

Mucho ánimo y tesón en el camino que te queda por recorrer. La abogacía es una profesión preciosa pero difícil y muy completa que, como bien has dicho, exige una gran formación y habilidades no sólo jurídicas. Es una carrera a largo plazo, 24 x7x365. Requiere constancia y superación, salir cada día de tu zona de confort (“Aparente estado de comodidad que te lleva a la muerte en vida. Justificación para no hacer, no crecer, no arriesgarse y no vivir”). Tendrás mucha competencia y resaltar no será fácil. Especialízate en lo que te permita dar lo mejor de ti y ponerle mucha pasión. El cliente y el mercado así lo percibirán. Por tanto, trabaja un perfil muy completo. Y siempre habrá una primera vez para ir haciendo más sólida tu trayectoria y ampliando experiencia. Suerte!

LANZAROTE 84

 

Cree usted que un recién licenciado puede abrir su despacho contando "simplemente" con los conocimientos de la carrera?

Sin duda no será un camino de rosas…aunque quién ha dicho que tenga que ser fácil! Pero no, no te/se lo aconsejo. El mercado es complejo y la profesión es muy exigente. El perfil de abogado debe compaginarse con el de empresario, comercial y emprendedor. Tener una actitud fuerte (el 80% de tu éxito es actitud!). Resiliencia. Capacidad de superación. No tener miedo a arriesgar, a superarte y salir de tu zona de confort. La preparación del recién licenciado debe completarse en este sentido.

Dr. P

 

Buenos días, ¿considera que la figura del abogado todoterreno, que ejerce en solitario y en todas las disciplinas, es una "rara avis" en vías de extinción, en beneficio del abogado altamente especializado? Y en su opinión, ¿en cuál de ambos perfiles encuadraría el futuro de la profesión? Muchas gracias.

Creo que por cómo está el sector, más que por disciplinas jurídicas es muy acertado especializarte por áreas de negocio o sectores de actividad. El cliente quiere resultados, no le importa si un problema abarca varias áreas de práctica jurídica, quiere una solución por encima de que le asesore un experto en mercantil, fiscal o laboral (con los matices que ello conlleva, por supuesto). La sofisticación del cliente y de los servicios exigen una cada vez mayor especialización y para que ese abogado “todoterreno” tenga futuro deberá ser la figura del “abogado de confianza o de cliente” capaz de implicarse en su tema con la estructura flexible y recursos que la solución lo requiera.

Jose M

 

Un abogado joven e independiente no transmite confianza, sobre todo por la edad. Como romper ese mito? Qué hacer?

La realidad es la que es y la confianza hay que ganársela. Sí, dicen que las canas dan experiencia pero creo mucho en los jóvenes muy formados, con tremendas habilidades en la visión estratégica y de gestión del cliente, capaces de superar esa barrera inicial de los prejuicios para demostrar su valía. Cómo? Trabajo, constancia y fuerza de voluntad. Decisión. Optimismo (“El vaso está completamente lleno, mitad de agua y mitad de aire. Acostúmbrate a ver aquello que no es visible a los ojos”). Proactividad. Empatía. Resistencia emocional y física. Capacidad de organización y planificación. Confianza en uno mismo (“Todo es posible en la medida que tú creas que es posible”). Actitud y pasión.

Quisqueyano

 

 

Muchísimas gracias por vuestro interés en el conocimiento de las habilidades y formación que necesita hoy el abogado para ser un profesional competitivo: no debe limitarse al aspecto técnico de la profesión sino que tiene muchas emociones y alma que aportar. Quedo a vuestra para seguir profundizando en el tema y abordar aquéllos otros que, dentro de mi especialidad de gestión y marketing jurídico, os resulten de interés. Una vez más, gracias a Legaltoday por vuestra confianza en nuestro trabajo. Un afectuoso saludo,

Paula Fernández-Ochoa. Socia Directora de +MoreThanLaw paula@morethanlaw.es @pfernandez2010

Vote:
|| || || || |
Resultado:
514 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Paula Fernández Ochoa


Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.