18 de abril de 2019 | 04:51
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto


Óscar Fernández León, socio Director de LEON & OLARTE y Experto en Gestión de Despachos, ha respondido sus dudas sobre honorarios profesionales

 

Enhorabuena por tu blog. Es muy bueno. Cuando llega un nuevo cliente a su despacho, ¿piensa lo primero en los honorarios o en otros temas? (Dificultad del asunto, aprendizaje, posibilidad de que llegue a buen puerto..).

Muchas gracias Pedro por seguirme y por tu pregunta. Cuando llega el cliente por vez primera al despacho lo primero que me preocupa es conocer bien el asunto y al propio cliente, pues es la primera ocasión en la que mantenemos un contacto cara a cara, y es un momento importantísimo para alcanzar dicha información. Los honorarios, quedan un poco en segundo lugar, a expensas de las características del asunto y su viabilidad. No obstante, no hay nada malo en pensar de primeras el posible monto de los honorarios, pues más o menos puedes tener una información sobre la importancia del caso incluso antes de reunirte con el cliente y además porque es inevitable. Pero hechas estas elucubraciones, hay que centrarse en el caso y en el cliente. De hecho, de privilegiarse el tema de los honorarios tanto el pensamiento como nuestra actuación inmediata existe un evidente riesgo de que perdamos nuestra independencia debido a la ansiedad generada por el tema de los honorarios.

Pedro

 

Asistí a una presentación de uno de tus libros en la Librería Civitas y la verdad es que me gustaría preguntarle algo que se me quedó en el tintero. ¿Cómo actúas ante un cliente ‘mal pagador’?

El cliente mal pagador se reconoce pronto, pues a las primeras de cambio ya empieza a dar “señales” Probablemente, en la primera ocasión se generarán retrasos, llamadas, avisos, etc… para que pague, aunque sea con retraso. Cuando el cliente sea reiterativo, nada de plazos, se solicita el importe desde el principio o un anticipo por la mayor parte de la minuta, y si no acepta, pues mejor no admitir el encargo. Por otro lado, hay clientes que pueden llegar a tenerte enganchados llevándole asuntos debido a que te deben sumas muy elevadas que nunca acaban de pagarse. En estos casos, y a mi me ha ocurrido, lo mejor es cortar por lo sano, devolverle los expedientes, y reclamar judicialmente los importes adeudados.

Madrieño

 

Me pide un buen cliente que acaba de entrar en el despacho (tiene una pyme) que le haga un buen precio. ¿Qué hago? ¿Es una forma de asegurármelo o me estoy rebajando?

Hacer un buen precio a un cliente no tiene por qué asimilarse a rebajarnos, pues es muy habitual que al cliente se le haga una bonificación por diversas razones: por ser un cliente habitual, por venir referido de amigos, familiares, o por cuestiones estratégicas… La clave está en que antes de hacer el descuento sepas cual es el punto cero, es decir, el importe en el que no pierdes, o lo que es lo mismo, la cifra proporcional en la que están cubiertos los costes de tu despacho y de tu trabajo (en el libro sobre honorarios dedico un capítulo al cálculo de este coste) Luego, fija tus honorarios con dicha base y con el margen que quieras ( 10, 15, 20 %, etc…) y sobre la cifra que salga le haces una bonificación que se la justificas en el presupuesto haciendo alguna mención como bonificación en atención al cliente.

Una última idea: si te pide un descuento, dile que lo vas a estudiar a la hora de elaborar el presupuesto, pero de palabra no dejes cerrado el tema, pues es mejor hacer los cálculos tranquilamente.

Abogado joven

 

¿Conviene no cobrar la primera consulta a modo de ‘amarrar’ al cliente o hay que hacerse valer desde el minuto 1?

En principio la consulta debemos cobrarla, pues representa ni más ni menos que un acto de asesoramiento en el que ofreces al cliente una información de gran importancia para sus intereses. No obstante, no cobrar la primera consulta puede considerarse como una estrategia de captación muy interesante, pues la mayoría de las ocasiones, de la consulta sale un caso, y ciertamente la gratuidad de la consulta facilitará el acceso del cliente para informarse y decidir. En ocasiones, se cobra pero se advierte que en caso de encargarnos el caso posteriormente se descontará el importe de la consulta de los honorarios finales.

Tu decides.

Lucio

 

Un despacho de Valencia ha implantado el precio low cost. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

El low cost más que un precio yo diría que es un modelo de despacho profesional que se caracteriza por disponer de una estructura de costes muy ajustados que le permiten alcanzar cierta rentabilidad a precios muy por debajo de la media del sector. Por lo tanto, el precio final no es más que producto de un esfuerzo por simplificar la estructura del negocio a través del empleo de la tecnología y la comodotización de los servicios (simplificarlos y estandarizarlos). Por ello, no estoy en contra de este modelo de despacho, que no es más que reflejo de la evolución de la profesión por sobrevivir en un mercado muy competitivo. Cuestión distinta es el hecho de tirar los precios con independencia del modelo que se aplique, frente a lo que me opongo completamente.

valenciano

 

Estudio segundo de Derecho. ¿Puedes explicar qué es una hoja de encargo? A ver si presentas el libro en Málaga!!

Me encantaría presentarlo en Málaga, ¡a ver si lo organizo!

La Hoja de Encargo es el documento por el que el abogado y el cliente materializan la relación contractual de arrendamiento de servicios y, por tanto, el documento en el que se determinan las condiciones esenciales del encargo tales como el objeto de los servicios contratados, los honorarios y forma de pago, tratamiento de dietas y suplidos, intervención de otros profesionales, costas, etc… La hoja de encargo constituye un elemento de notable trascendencia para garantizar la transparencia que debe presidir la relación abogado-cliente y con ello fortalecer la confianza necesaria para sustentar dicho vínculo.

Ni que decir tiene que en materia de honorarios es imprescindible firmar la hoja de encargo al comienzo de la relación profesional.

Estudiante

 

Hola Oscar, me gusta leerte en Legaltoday, son muy interesantes tus comentarios, das en la diana del día a día de este viejo oficio. Con respecto a honorarios, ¿no crees que el abogado es visto como un profesional caro a diferencia de un arquitecto o médico? Cuesta cobrar en muchos casos y son muchas las críticas por considerar que la factura es cara. Somos profesionales poco valorados, tengo esa sensación. Gracias.

Gracias Asun por seguirnos. Si, creo que existe una percepción social de que nuestros servicios son caros, lo que es debido a una comparación consiente e inconsciente de nuestros precios con la media de retribuciones de la sociedad. Esta idea se potencia aun más ya que nuestros servicios son intangibles y difícilmente puede percibirlos y entenderlos el cliente. Sin embargo, si comparamos el esfuerzo y complejidad del trabajo que realizamos habitualmente, no creo que nuestros precios sean caros.

En cuanto a la valoración, una cosa es que le cueste al cliente pagarnos unos honorarios y piense que somos caros por las razones apuntadas y otra cosa es la valoración general de la profesión, que según las últimas encuestas va aumentando en sentido positivo.

Asun

 

¿Es bueno para los despachos tener sus propios baremos de honorarios personalizados? ¿Por qué?

Como ya sabes, los abogados carecemos de baremos orientativos o informativos, existiendo libertad absoluta para fijar el precio de los servicios con nuestros clientes, salvo, claro está, los procesos de reclamación de honorarios e impugnación de costas procesales, en los que los baremos colegiales si son aplicables. En mi opinión, y así lo hemos establecido en nuestro despacho, la materialización de una buena política de precios se realiza a través de la elaboración de un baremo personalizado, a través del cual podemos disponer de un instrumento destinado no solo a regular los precios, sino a coordinar numerosos aspectos vinculados al proceso de minutación que siempre han estado ahí, pero respecto a los cuales nunca hemos actuado con uniformidad (descuentos, igualas, formas de distribuir los pagos, pro bono, etc…) Con ello ganamos en coherencia y agilidad a la hora de tratar esta materia.

PAUL MC

 

Hola, se que siempre por escrito... Si un abogado de mucha confianza, de palabra, me ha dicho una cantidad fija por llevar un tema -entre. 3.000/4.000 €-, le digo que adelante. Comienza el asunto, el caso se mantiene idéntico, salvo la cuantía que se incrementa ya que la parte contraria considera que la valoración del bien en litigio es mayor. Ganamos y entonces el abogado cambia el criterio para fijar sus honorarios, ahora es un % ¿Cómo puedo actuar?

Partiendo de la objetividad de los datos que me nos das, entiendo que el contrato verbal sería el válido para toda la relación (un mínimo de 3.000 y un máximo de 4.000 más IVA) Desconozco si existen otras circunstancias que pudieran justificar ese cambio de criterio, pero creo que lo mejor es hablar con el abogado y defender la eficacia del pacto verbal y atendiendo a las razones del compañero, tratar de alcanzar un acuerdo. Si no lo alcanzas, tendrás que defender tus intereses en sede judicial.

engañado

 

Buenos días, sé que es complicado y depende dificultad... si facturamos por horas, ¿cuál sería un precio/hora adecuado para un abogado senior?

Todo despacho, y especialmente si pretende facturar por horas, tendrá que determinar cuál es el coste-hora de todos los profesionales que trabajan en el despacho y el margen de beneficio del mismo, puesto que la tarifa horaria vendrá determinada por la suma del coste-hora y el beneficio previsto. Las tarifas horarias se fijan en función del profesional que vaya a intervenir en el asunto, de manera que la tarifa de un socio, no será la misma que la de un asociado ni esta igual que la de un junior. La categoría profesional, veteranía y experiencia son aquí determinantes para determinar el importe de la tarifa, lo cual es absolutamente lógico y coherente, pues a mayor experiencia más altos serán los honorarios tarifados y viceversa.

Para ello, antes de iniciar con este sistema de minutación, el despacho deberá realizar las operaciones aritméticas correspondientes a fin de determinar el cálculo del denominado coste-hora, es decir, la determinación del coste que representa una hora del trabajo del abogado. La cuestión no es baladí, pues si en un despacho se conoce anualmente el coste de la hora de todos sus profesionales y se emplea dicha magnitud para determinar el coste de los servicios que vamos a prestar, aquel dispondrá de una importante ventaja competitiva respecto a otros despachos que no sigan este procedimiento. Para determinar este coste deberán tomarse en consideración partidas como el coste que representa el socio para el despacho y los costes de estructura del despacho.

Directo

 

¿Cuánto tiempo es necesario esperar para terminar la relación con un cliente por impago? ¿Cómo hacerlo de la manera correcta?

No hay un tiempo establecido para ello, pues desde el momento en el que impaga puedes hacerlo. Ahora bien, lo habitual es hacerle varios requerimientos, primero verbales y después escritos. Si no los atiende, el Código Deontológico te legitima para dar por concluida la relación profesional (si bien deberás asegurarte de que no se produce perjuicio concreto alguno para el cliente en el momento de la terminación, por ejemplo, dejarlo faltando dos días para presentar un recurso de apelación) A tal efecto, le comunicas la terminación por burofax y le avisas de que tiene toda la documentación a su disposición en el despacho. Una vez en el despacho, que firme el recibí detallado de los documentos entregados.

María José

 

¿Qué criterios específicos debe tomarse en cuenta para la fijación de honorarios en un despacho personal?

Ello va a depender del sistema de minutación que vayamos a emplear (honorarios fijos, igualas, por tarifación horarias, a resultado) Pero en general, yo partiría siempre de calcular el denominado coste-hora del que ya he hablado en la pregunta realizada por “Directo”. A partir de ahí, es preciso tener en consideración factores como el trabajo profesional realizado y su mayor o menor complejidad, el tiempo empleado, la dificultad que en cada caso concurra, la cuantía del asunto, los intereses de toda clase en juego y cualquier otra circunstancia relevante.

Si nos centramos en el sistema más habitual, que es el de honorarios fijos, yo determinaría los costes aproximadas que vamos a emplear en el asunto aplicando el coste-hora (aun existiendo cierta incertidumbre inevitable) y a partir de ahí incrementar el precio teniendo en consideración una evaluación de los factores concurrentes.

Aequator

 

El art. 35 de la L.E.C. regula la cuenta de abogado, una vez planteada la misma el secretario judicial dictará Decreto, en este caso dicto Decreto a favor del abogado, pero lógicamente tal y como dice el art. "sin perjuicio de juicio ordinario ulterior". Mi pregunta es: ¿existe algún plazo de prescripción o caducidad para el cliente a la hora de interponer la posible acción en ese juicio ordinario ulterior? Entiendo que para el abogado existe un plazo de prescripción de 3 años (art. 1.967 del C.Civil), pero para el cliente contra el abogado, ¿qué plazo de prescripción tiene para interponer esta acción?

Es una pregunta bastante interesante. Teniendo en cuenta que nada impide (al no tener el Decreto efecto de cosa juzgada) que se pueda replantear la cuestión en el juicio ordinario por la cuantía que corresponda, el plazo de prescripción sería el de las acciones personales, es decir, el de 15 años establecido en el artículo 1964 del Código Civil. Salvo mejor opinión.

Elisa y Mayte

 

Todos sabemos que los abogados echan un montón de horas en los asuntos y, como todas las personas, unos aprovecharéis el tiempo más que otros. ¿Cobrar un asunto por hora dedicada es un error? ¿Puede encarecer o abaratar el coste de la minuta en función del tiempo y de la agilidad del abogado?

La aplicación del sistema de tarifación por horas no debe considerarse un error pues es uno de los sistemas aplicados por los abogados. Como beneficios para el abogado podemos destacar que es un sistema neutro en el que existe una absoluta equivalencia entre lo que se trabaja y lo que se percibe como remuneración, máxime cuando ha sido el despacho quien ha establecido las bases de cálculo del coste y el beneficio, lo que supone evitar el riesgo de las desviaciones entre el coste y la retribución.

En cuanto al cliente, podemos destacar como beneficio su neutralidad ya que éste dispondrá de un mayor conocimiento sobre las tareas y el tiempo de dedicación de sus abogados, máxime si tenemos en cuenta el obligado desglose de dicha información en la factura. No obstante, el inconveniente reside en que el cliente, al comenzar con la relación profesional, desconoce lo que finalmente va a tener que pagar al despacho, pues no existe estimación previa alguna y, además, el cliente sabe que el tiempo dedicado a un asunto no equivale a la eficacia o calidad requerida, y ahí te doy la razón en tu pregunta, el sistema puede fallar porque dos abogados pueden hacer el mismo trabajo y sin embargo uno tardar más que el otro en función de la capacidad respectiva (capacidad técnica, agilidad, concentración, etc…). Esto va claramente en contra del cliente.

Procurador

 

El abogado del turno de oficio tiene derecho a pedir sus honorarios al cliente cuando éste ha acudido a un abogado privado y éste último no le cobre?

Establece el artículo 28 de la LJG que quienes tengan derecho en los términos previstos en esta Ley a la asistencia jurídica gratuita podrán, no obstante lo previsto en el artículo anterior, renunciar expresamente a la designación de abogado y procurador de oficio, nombrando libremente a profesionales de su confianza debiendo constar expresamente este extremo en la solicitud y afectando simultáneamente esta renuncia al abogado y procurador.

La renuncia posterior a la designación, que, asimismo, deberá afectar simultáneamente al abogado y procurador designados de oficio, tendrá que ser comunicada expresamente a la Comisión de Asistencia Jurídica Gratuita y a los correspondientes Colegios Profesionales y no implicará la pérdida de las demás prestaciones reconocidas en la concesión del derecho de asistencia jurídica gratuita.

La particularidad de esta renuncia reside en el hecho de que el beneficiario de la justicia gratuita (entre cuyos derechos se encuentra la de contar con un abogado de oficio gratuito) puede renunciar a dicha designación, antes y después de la misma, nombrando a uno de libre designación cuyos honorarios deberán ser satisfechos por el beneficiario del derecho, si bien dicha designación no impedirá que aquel continúe beneficiándose del resto de derechos derivados de la justicia gratuita (incluida la prohibición de ejecución de las costas tasadas) Consecuencia de dicha libre designación, el tratamiento del pago y reclamación de sus honorarios profesionales seguirá el régimen general.

Entiendo por tanto que cuando el cliente cambia de abogado que originariamente ha sido nombrado por el turno de oficio lo que se está produciendo (y así debe comunicarse oficialmente) es una renuncia a la designación, éste tendrá el derecho a los honorarios devengados por los servicios prestados durante el tiempo que duró la designación, pero la problemática que afecte a los honorarios del nuevo letrado no debe generar honorarios en el originario.

Saúl

 

Muchas gracias por vuestras preguntas, para mi ha sido un verdadero placer poder contar con vuestra atención e interés y haber contribuido, en la medida de lo posible, a la solución de las dudas existentes.

Podéis seguirme en el blog de Legal Today, la página e-Autor, donde podréis acceder mis libros, y en mi web personal. Por otro lado, os espero el próximo 12 de mayo en mi próxima presentación en Madrid del Libro El Abogado y los Honorarios Profesionales: Una visión práctica, en el Colegio de Abogados de Madrid.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
42 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Oscar Fernández León


 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar