18 de Noviembre de 2017 | 07:30
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

JORGE GARCÍA BUSTAMANTE, DIRECTOR DE LIBER ABOGADOS ASOCIADOS

“Aranzadi Fusión comprende las necesidades de un despacho que desee dar unos niveles razonables de calidad”

21 de Diciembre de 2016

Thomson Reuters, compañía líder de soluciones tecnológicas e información inteligente para empresas y profesionales, celebró el pasado 19 de octubre en el Auditorio Rafael del Pino de Madrid el I Aniversario de Aranzadi Fusión, donde fue galardonado Jorge García Bustamante, director de la firma burgalesa Liber Abogados Asociados. Con él ahondamos en esta entrevista acerca de la tecnología aplicada a la actividad profesional, cómo evoluciona la profesión gracias a estas herramientas y qué valor añadido aporta a la práctica diaria Aranzadi Fusión.

  • “Cuando una nueva tecnología sabes que se va a acabar implantando es mejor adaptarte cuanto antes”
  • “La implantación de la tecnología ha desnudado alguna carencia de quienes pedían una Justicia más moderna y ágil”
Legal Today

¿Qué significa este reconocimiento que acaba de recibir con motivo del I Aniversario de Aranzadi Fusión?

Siempre he dicho que me lo tomo como un agradecimiento de Thomson Reuters por haber dedicado algo de mi tiempo al haber compartido mis experiencias y opiniones. Creo que lo bueno de un premio no es ni quién lo da, ni qué persona lo recibe, sino el significado de la relación que lo ha provocado. En este caso, Aranzadi Fusión nos ha unido por extremos diferentes.

¿Cómo definiría el ecosistema legal que representa Aranzadi Fusión?

Como un acierto. Aranzadi Fusión es un producto que comprende las necesidades de un despacho que desee dar unos niveles razonables de calidad. Con el ecosistema se ha superado el concepto de herramientas sueltas y combinables, como una especie de muletas que te ayudan a no cojear, para convertirse en una verdadera armadura o estructura que te da fortaleza en todo el cuerpo.

¿De qué manera le ayuda Aranzadi Fusión en su ejercicio profesional?

Es nuestra plataforma de conocimiento en todos los sentidos. Nos permite compartir de forma interna el estado de los asuntos. Nos permite comunicarnos con los clientes de manera ágil, sencilla y controlable. Nos permite saber a qué dedicamos el tiempo y qué niveles de rentabilidad obtenemos en los trabajos. Nos permite integrar y ordenar de forma más inteligente el estudio jurídico de cada encargo. Y algo que hemos agradecido mucho en nuestro despacho: nos evita acudir a diferentes herramientas al centralizarlas y saber leerlas o gestionarlas.

¿Qué evolución ve en la profesión desde que se colegió hasta ahora?

Es evidente que ha evolucionado bastante y en muchos aspectos. Aún recuerdo cuando me colegié no se permitía ningún tipo de publicidad, las medidas de las placas estaban reguladas, los abogados daban cita con varias semanas de margen e incluso no extrañaba que tu abogado te atendiera con un puro en la mano. Cualquiera de esos aspectos hoy en día es inimaginable. Hoy en día estamos más cerca del abogado que potencia sus habilidades profesionales, que se enfoca en una mayor especialización, que comprende la necesidad de ejercer una labor comercial y que su organización interna requiere de una filosofía empresarial para poder ofrecer una mayor calidad en los servicios. 

¿Y cuál ha sido la evolución de los clientes?

Antes un cliente acudía a un abogado para poder obtener una información profesional que no estaba a su alcance y eso, a su vez, otorgaba una autoridad a la figura que del abogado que hoy día va desapareciendo. En la actualidad un gran número de clientes ponen en duda el criterio técnico del abogado y sus propuestas de acciones. El cliente actual tiene a su alcance mucha información. Uno de los inconvenientes es saber filtrar la buena, de la mala información y las implicaciones reales que se dan en un asunto concreto que afectan a la importancia de esa información. De nada sirve disponer de la información adecuada si no se sabe cómo gestionar o cómo hacerla valer. En ese punto, seguimos teniendo un claro valor para los clientes. Y añadiría que el cliente actual está más enfocado en los resultados y, por tanto, compara, exige y se atreve a plantear contrapropuestas a sus abogados en los honorarios, cuando esto antes era impensable.

¿Puede un abogado ‘ignorar' las nuevas tecnologías?

No debería, aunque ningún modelo de negocio es malo si eres capaz de ser el mejor en ese modelo. Hay despachos muy tradicionales y poco adaptados a las nuevas tecnologías que son excelentes, pero que irán siendo casos residuales.

Las nuevas tecnologías como cualquier herramienta no son buenas o malas, sino que lo importante es qué haces con ellas. Si decides implantarlas en tu estrategia de despacho sus beneficios aparecen. No se puede dudar que hoy día te permiten acceder a mayor cantidad de información, con más fiabilidad, y en menor tiempo desde que esta información se crea. Permiten nuevos modelos de negocio, diferentes formas de prestación de servicios, comunicaciones más eficaces y menos limitadas.

Es difícil dar la espalda a una realidad. Recientemente le oí decir a Emilio Cuatrecasas que cuando una nueva tecnología sabes que se va a acabar implantando es mejor adaptarte cuanto antes, pues ese paso del tiempo en el que te resistes sólo te hace perder competitividad.

¿Cree que las nuevas tecnologías pueden desvirtuar la esencia de la Abogacía?

Depende lo que cada uno entienda por esencia de la Abogacía. Lo que no me deja duda alguna es que la forma de prestar nuestros servicios se va a ver modificada. Incluso el tipo de servicios a prestar. Recuerdo cómo una gran marca americana, en sus orígenes se dedicaba a la venta de barras de hielo repartiéndolas con un carro. Entendió que vendía frío y no barras de hielo, lo que le permitió ir aceptando los cambios tecnológicos de su época y adaptar su negocio hasta ser hoy en día una empresa que sigue funcionando con notable éxito en el mercado del aire acondicionado. Los que vendían barras de hielo y consideraban que eso era lo que los clientes necesitaban, desaparecieron.

Nuestro sector no es una excepción y los "contratos inteligentes" basados en la tecnología blockchain son un claro ejemplo.

¿Llegará a ser una realidad la digitalización completa de la Justicia?

Parece ser el camino emprendido. El punto de ese camino hasta el que se llegue dependerá de la verdadera voluntad y posibilidad de ofrecer los medios que se requieren.

¿Considera que la Administración de Justicia va al mismo ritmo que exige la Abogacía?

Habría que preguntar a los representantes de la Abogacía. Sólo puedo hablar de mi impresión. Durante años he escuchado y compartido que la Administración de Justicia no era el ejemplo de modernización con respecto a otras Administraciones, y que muchos de sus mecanismos estaban asentados en planteamientos superados. Sin embargo, con la llegada de LexNet, que a mi juicio es una forma de comunicarse más adecuada a nuestros tiempos, percibo un rechazo del sector. Más allá de las mejoras técnicas posibles, creo que la implantación de la tecnología ha desnudado alguna carencia de quienes pedían una Justicia más moderna y ágil.

Si quieres disponer de toda la información y la opinión jurídica para estar al día, suscríbete a
Actualidad Jurídica Aranzadi

Vote:
|| || || || |
Resultado:
11 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin


Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar