Herramientas para el texto

Alfredo Irujo, decano del Colegio de Abogados de Pamplona

“Debe reconocerse a la abogacía su papel imprescindible en la administración de Justicia”

6 de Marzo de 2013

El abogado Alfredo Irujo cuenta con una experiencia profesional de casi un tercio de siglo, algo que le permite hablar de la profesión con conocimiento de causa. Su visión como vicepresidente del CGAE redunda en este sentido. Por todo ello, Legal Today ha querido tomarle el pulso a la actualidad, compartiendo una interesante conversación con alguien que ha querido tratar temas realmente de interés para la abogacía.

Legal Today


Usted lleva 33 años ejerciendo como abogado, 25 de los cuales ha estado también en la Junta del Colegio de Abogados. ¿Cómo ha evolucionado el Colegio en este cuarto de siglo?

Creo que como la sociedad misma y como la abogacía. Se ha producido una evidente modernización y adaptación a los nuevos tiempos y se ha complicado su gestión, no sólo por el aumento del número de abogados, sino por la mayor presencia de la abogacía en la sociedad. De esto último constituyen un claro ejemplo los turnos de oficio, cada vez más especializados. Creo, sinceramente, que el Colegio de Abogados de Pamplona ha sabido evolucionar sin estridencias y con rigor y ha disfrutado de un prestigio institucional al que no son ajenas, desde luego, todas las personas, muchas, que han pasado por sus juntas de gobierno en todos estos años, que se han caracterizado por su labor desinteresada a favor del Colegio, de la profesión y de la Justicia sin ningún tipo de corporativismo o interés espurio.

Por otro lado, en la evolución positiva del Colegio ha jugado un papel importantísimo nuestro Consejo General, que ha colaborado de manera importante en la modernización de los colegios, ha propiciado la potenciación de los aspectos más sociales de la abogacía y nos ha dado una voz única ante la Administración.  

¿Qué asuntos tiene encima de la mesa como vicepresidente del CGAE?

Los que preocupan a toda la abogacía, la situación creada por la entrada en vigor de la Ley de Tasas Judiciales, los riesgos de una Ley de Servicios Profesionales que no sea respetuosa con la profesión, que ponga en cuestión la colegiación obligatoria o la capacidad de la profesión para autoorganizarse, la marcha atrás que puede producirse en la Ley de Acceso a la Profesión y, en definitiva, la desconfianza -desde todo punto de vista injustificada- de determinada clase política hacia una profesión independiente y libre que quiere seguir siéndolo.

Vamos a citar varias palabras y usted dé su opinión al respecto: tasas.

Creo que ya está apuntado: una injusticia que puede privar a mucha gente del derecho a la tutela judicial efectiva. Además, una chapuza jurídica en toda regla que hace aguas por todas partes.

Mediación.

Una labor que pueden y deben desarrollar los abogados. La formación jurídica del mediador es fundamental para saber cuándo han de intervenir los abogados como tales y para garantizar, de ese modo, la igualdad de las partes y la viabilidad de la mediación.

Lentitud y desconfianza social en la Justicia.

Los jueces tienen mucha responsabilidad social. Los ciudadanos, que normalmente sólo en ocasiones se ven en la necesidad de pedir justicia, ponen todas sus esperanzas en sus decisiones, afectantes a sus respectivas esferas personales. Desde ese punto de vista el juez debe ser consciente de la trascendencia de su actuación y de la de sus decisiones, cuidando tanto las formas como el fondo y sin olvidar que está prestando un servicio público, a veces vital para sus destinatarios. Partiendo de esas premisas, con rigor, atención, amabilidad y profesionalidad la Justicia se percibe seria, comprometida y eficaz. Desde luego que no ayuda la tardanza, tampoco la falta de calidad, ni la imposición de tasas abusivas.

Formación continua del abogado.

Es un compromiso de los colegios de abogados, una necesidad para los compañeros y una garantía para los ciudadanos, destinatarios de los servicios jurídicos.

¿Es triste que la rama concursal sea actualmente el motor para muchos abogados?

Lo es porque da cuenta de la situación económica en la que nos encontramos.

Su colega en La Rioja, José María Cid, afirma que "la Administración de Justicia necesita desde hace años cambios profundos".

Comparto esa opinión y desde mi punto de vista debe ir en el sentido antes apuntado.

¿Cómo le gustaría que funcionara la abogacía?

La misma profesionalidad y el mismo rigor que pido a otros actores y colaboradores de la Justicia, pido a los abogados. Dicho esto, creo que debe reconocerse a la abogacía su papel imprescindible en la administración de Justicia, ya que sin abogados libres e independientes no hay Justicia posible. Debe escucharse a la abogacía.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
532 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin


Te recomendamos

  • CheckPoint

    CheckPoint

    Es el Servicio más avanzado de Información Especializada del mercado en materia fiscal, laboral, contable y mercantil

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.