18 de Septiembre de 2019 | 02:54
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Charlie Abrahams, vicepresidente y director general de EMEA, MarkMonitor

“En el caso de Belstaff encontramos 800 dominios asociados con un solo grupo de falsificación”

27 de Noviembre de 2015

Charlie Abrahams se unió a MarkMonitor en 2007 para desarrollar la presencia regional de la compañía y dirigir sus operaciones en EMEA. Con años de experiencia en la gestión y el desarrollo en las empresas tecnológicas de Europa, Abrahams está aplicando sus conocimientos y habilidades para la importante área emergente de la protección de las marcas online, en la que MarkMonitor es referente del sector. A través de su carrera, Charlie Abrahams ha sido responsable de la dirección y la expansión de las principales empresas de tecnología, incluyendo Plumtree Software y Network General EMEA. También ha ocupado los cargos de director general en la Corporación Amdahl en Reino Unido y de vicepresidente y director general del negocio de software europeo. Desde Legal Today hemos querido hablar con este licenciado en Economía y Sociología al hilo del caso de las falsificaciones a Belstaff.

Legal Today

Los tribunales estadounidenses han condenado a los falsificadores a pagar más de 37 millones de euros en daños a la marca de lujo Belstaff. ¿Cómo fue el proceso?

Al poco tiempo de lanzar su marca al mercado online, Belstaff se dio cuenta del gran número de sitios web falsos y sitios genéricos que ofrecían productos falsos. La compañía, a pesar de ser una marca británica, decidió apoyarse en las leyes de falsificación de Estados Unidos, inspirándose en un caso de falsificación presentado por la marca The North Face en 2010. Hasta el momento, cualquier marca que intentaba acabar con una web de falsificaciones tenía que enviar una notificación física a los culpables a través de la entrega de una carta. Ahora, si cualquier marca demuestra que un sitio web está vendiendo falsificaciones de sus productos, es suficiente con que les envíe un correo electrónico y con ello el proceso legal puede comenzar. El acusado cuenta con período establecido para presentarse al juzgado, sin embargo, en la gran mayoría de los casos esto no se cumple y el juez, por defecto, falla a favor de la marca. En primer lugar, se calcula el valor financiero de los daños ocasionados por cada sitio web en particular, y posteriormente el juez establece el valor estimado total por daños y perjuicios. En el caso de Belstaff, la compañía contrató a la firma de abogados Davis Wright Tremaine, con sede NYC, que también había actuado para The North Face, y les facilitó los datos proporcionados por MarkMonitor para seguir adelante con el proceso.

Este éxito legal del caso Belstaff se produjo después de poner en marcha un exhaustivo programa de protección para la propiedad intelectual de la empresa que incluía desde las marcas registradas hasta los productos individuales. ¿En qué consistió dicho programa?

El programa se puso en marcha para controlar todos los diferentes mercados y sitios web individuales de venta de productos falsificados. La búsqueda se centró, también, en los sitios web que utilizaban la marca Belstaff en su nombre de dominio, así como los sitios genéricos que ofrecían productos falsificados de Belstaff, incluyendo tanto resultados indexados como no indexados y el análisis de los criterios fundamentales, tales como el diseño de la página web y las formas de pago. Se descubrieron 3.000 sitios web que vendían productos falsificados, y gracias la tecnología de MarkMonitor se identificó que más de 800 de ellos estaban gestionados por un solo individuo con sede en China.

¿Qué papel tuvo la tecnología de MarkMonitor en el proceso legal emprendido por Belstaff?

Utilizamos una serie de tecnologías que rastrean Internet en busca de infracciones relacionadas con una marca o un término. Es una solución que rastrea la web profunda y encuentra todos los sitios infractores de una marca, incluidas las que no están indexadas. También somos capaces de averiguar qué dominios pertenecen a qué personas u organizaciones. A menudo, en los esquemas de falsificación a gran escala, nos encontramos con que un individuo u organización que posee un alto porcentaje de los nombres de dominio infractores. En el caso de Belstaff encontramos 800 dominios asociados con un solo grupo de falsificación. En estos casos, el propietario de la marca puede proseguir con el litigio contra los acusados. En los casos en que el litigio se produce el propietario de la marca normalmente adquiere la propiedad los dominios infractores, incluyendo las cuentas de pago y los bienes asociados. Sin embargo, en general, el propietario de la marca está más preocupado con dejar fuera de circulación estos dominios para que no puedan ser utilizados en el futuro para nuevas falsificaciones.

¿Cuál fue la estrategia seguida por la firma de abogados y que, en última instancia, condujo al éxito consiguiendo que 20 de los sitios web infractores más importantes no estén hoy en funcionamiento?

La estrategia era básicamente una de tolerancia cero frente a cualquier comportamiento ilícito de la falsificación. En lugar abrir un solo sitio, los falsificadores pueden ahora ejecutar una red masiva que contiene decenas de miles de sitios fraudulentos dirigidos contra una sola marca o múltiples marcas. Los falsificadores saben que el crear un gran número de sitios fraudulentos vinculados ralentiza los esfuerzos tradicionales de lucha contra la falsificación ya que aunque se elimine un sitio, o incluso un centenar de sitios, puedan surgir otro centenar de ellos, por lo que el método más efectivo es atacar el problema a gran escala.

La estrategia utiliza la tecnología avanzada de MarkMonitor que puede identificar un mayor volumen de sitios, centrándose en ‘clústeres' de páginas web fraudulentos  mediante el análisis de los distintos tipos de datos. A través de la identificación de estos clústeres de sitios que muestran las mismas características, las marcas pueden aplicar una sola orden judicial para cerrar varios sitios fraudulentos a la vez, así como los futuros sitios fraudulentos que pueden surgir de nuevo ligados la red original. Este enfoque maximiza el impacto y el ROI de los litigios.

"Los litigios contra sitios web malintencionados", por tanto, permiten a las marcas tratar a los sitios vinculados como un solo acusado y utilizar órdenes suplementarias para asociar todos los sitios relacionados con el acusado dentro del marco de la orden original. Esta tecnología sirve como un "multiplicador de fuerzas", ayudando a las marcas a añadir más sitios fraudulentos al caso judicial existente y así aumentar la eficacia de los litigios.

¿Qué métodos de protección aconsejan para evitar la falsificación?

Como hemos visto en el caso Belstaff, la aplicación de medidas legales eficaces que utilizan una estrategia centrada en la tecnología para acelerar las investigaciones, optimizar la eficacia de las estrategias legales y producir un mayor retorno de la inversión en el litigio, es uno de los mejores y más eficaces métodos disponibles para las organizaciones. Pero cuando se trata de desarrollar un plan más amplio e integrado de protección de la marca, todos los negocios minoristas deben considerar estas cuatro estrategias o métodos clave adicionales para encaminarlos correctamente:

1. Asegúrese de que dispone de la tecnología adecuada para analizar los diferentes canales en todas las geografías (mercados B2B y B2C, plataformas de apps para móviles, páginas de comercio electrónico, resultados de los motores de búsqueda, etc.)

2. Analizar los medios sociales y aplicaciones móviles. Es un hecho que el abuso de la marca en los medios sociales y en las aplicaciones para móviles es cada vez más común, especialmente la suplantación de marca y 'namesquatting'. Las marcas deben estar siempre atentos y responder a cualquier contenido infractor y o cualquier enlace sospechoso. Este tipo de infracción va en aumento a medida que el uso de Internet móvil y los medios de comunicación social entre los consumidores crece en todo el mundo

3. Mantener la seguridad completa de sus dominios, asegurándose de que la cartera completa de dominios está bajo control y responde a las expectativas de sus clientes. Es importante tener un profundo conocimiento de los procesos que los consumidores utilizan para buscar su marca en Internet, y así garantizar que la encuentren.

4. Asegurase de hacer un control y monitoreo a diario, teniendo en cuenta que el Internet cambia diariamente. Este control diario es posible solo a través de la tecnología adecuada.

¿Es posible lograr una total seguridad contra los falsificadores, o hay todavía grietas en el sistema que son difíciles de detectar?

Si los usuarios de Internet ven algo que parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo es. Los usuarios de Internet no pueden ver ni tocar un producto antes de comprarlo y ellos no saben si están comprando un producto genuino o algo que ni siquiera tiene un aspecto similar. Los propietarios de marcas tienen que asegurarse de que no hay otros por ahí tratando de hacerse pasar por ellos. La total seguridad siempre será extremadamente difícil de lograr debido a que las plataformas en las que esta se lleva a cabo nunca van a vigilar los sitios web por sí mismos. Sólo el propietario de la marca puede saber con certeza que los productos que se venden son genuinos o no. Son por tanto, los propietarios de marcas los que siguen teniendo esa responsabilidad.

Los propietarios de marcas que están comprometidos con la protección de su marca en Internet están consiguiendo grandes logros. Ellos pueden cambiar su situación reduciendo casi hasta cero el número de infracciones de su marca. Los propietarios de marca que se toman esto en serio pueden marcar una diferencia significativa en la lucha contra los falsificadores al prestar atención al tema y al trabajar con organizaciones que se centran en remediar el problema.

  • Comparte esta noticia en linkedin


Te recomendamos

  • El Uso Obligatorio de la Marca Registrada (e-book)

    El Uso Obligatorio de la Marca Registrada (e-book)

    El uso obligatorio de la marca registrada constituye un principio plenamente asentado en nuestro ordenamiento jurídico, que responde a la necesidad de que el derecho de exclusiva atribuido a su titular se justifique con el adecuado cumplimiento de las funciones que la marca persigue, y no con finalidades estrictamente defensivas o de conveniencia, lo que sólo puede obtenerse mediante el uso adecuado de la misma.

  • Patentes, Marcas y Diseño Industrial

    Patentes, Marcas y Diseño Industrial

    .La principal novedad de esta edición es la entrada en vigor el 1 de abril de 2017, de la Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes, que deroga en parte la anterior. Junto con esta Ley, se recogen las normas básicas que regulan, en la actualidad, la propiedad industrial, a saber, la Ley de Patentes de 1986, la Ley de Marcas de 2001, y la Ley de Protección Jurídica del Diseño Industrial de 2003.

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar