20 de Octubre de 2019 | 06:18
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

RICARDO URBINA Y MINERVA VÉLEZ, SOCIOS DIRECTORES DEL DESPACHO VÉLEZ-URBINA ABOGADOS

“Las empresas que han sobrevivido a la crisis se puede considerar que han salido reforzadas”

11 de Junio de 2019

“Hemos organizado con Thomson Reuters, el I Encuentro de pequeños despachos que piensan en grande, que tendrá lugar el día 26 de junio, y en el que intervendrán significativas figuras del mundo legal”

LegalToday

Ricardo Urbina y Minerva Vélez son los socios directores del despacho VÉLEZ-URBINA ABOGADOS, una boutique legal especializada en el Derecho de los Negocios. Su cualificación y experiencia les sitúa como uno de los despachos de referencia en reestructuraciones e insolvencias empresariales, destacando su experiencia en negociación y litigación. Además lideran un nuevo proyecto: BOUTIQUE LEGAL & tech, el primer Marketplace dirigido exclusivamente a empresas.

¿Son la consultoría legal, experiencia procesal y área de empresa los tres ejes que vertebran Vélez-Urbina Abogados?

Ricardo: Lo que realmente vertebra nuestra actividad es el servicio al cliente. Somos conscientes del valor añadido que supone un buen consejo legal y sin duda 25 años de trabajo conjunto nos permiten afirmar que la consultoría legal entendida como proyecto global, más allá del aspecto estrictamente legal, junto a la experiencia procesal acumulada, caracterizan nuestra actividad, principalmente al servicio de Pymes pero también con la gran empresa.

Su despacho se ocupa y preocupa por la formación, tal y como aparece en su web corporativa. ¿Qué realizan al respecto?

Minerva: Efectivamente fomentamos la formación tanto individual como colectiva de nuestro equipo. El estudio forma parte de nuestro concepto tradicional de ejercer la abogacía. Un profesor nos enseñó que en este oficio no hay grandes expertos sino grandes estudiosos y esta máxima ha estado presente siempre en nuestro ejercicio.

Fomentamos la contratación de cursos especializados tanto online como presenciales para reforzar y profundizar conocimientos pero también para estar actualizados; en este sentido, la transformación digital resulta fundamental, pues la formación también la entendemos que debe abarcar no solo al conocimiento jurídico sino también a las herramientas y medios para hacer más eficiente y competitivo nuestro trabajo.

También nos gusta formar a nuevas generaciones, por lo que nuestro despacho siempre está abierto a alumnos en prácticas que quieran conocer la realidad jurídica desde la vertiente de un pequeño despacho.

Como experto en materia concursal, ¿considera que la actividad ha experimentado un descenso y, por tanto, la economía ha tomado oxígeno? ¿Qué diagnóstico realiza del tejido empresarial desde la óptica legal?

Ricardo: Efectivamente el número de concursos a nivel global ha descendido (téngase en cuenta que la inmensa mayoría han supuesto la liquidación y cierre de la empresa), si bien por sectores la realidad no es la misma. Las empresas que han sobrevivido a la crisis se puede considerar que han salido reforzadas como consecuencia de una reorganización interna y de un mercado más saneado, aunque la realidad es que la recuperación económica ni es lineal ni se ha consolidado, de hecho la fragilidad tanto financiera como comercial de la Pyme y de la Micropyme sigue siendo una realidad.

En cuanto al tejido empresarial español sigue estando capitaneado por las Pymes y Micropymes (también por los autónomos), cuyos gestores son plenamente conscientes de la necesidad de un asesoramiento preventivo de calidad ante la mayor complejidad del mercado y requieren una mayor implicación del abogado en el conocimiento de su negocio, así como mayor cualificación.

Por lo que se refiere a los nuevos emprendedores por lo general destinan prácticamente todos sus recursos al desarrollo de sus proyectos, olvidando en ocasiones la necesidad de asumir costes en materia legal. En este caso su alta cualificación académica y profesional puede generar un exceso de confianza.

¿En tiempos de recesión es cuando más relacionados pueden llegar a estar los EREs y los concursos de acreedores?

Minerva: Es una consecuencia lógica (y necesaria) que las empresas, si ven reducida su facturación, recurran a instrumentos y mecanismos legales que les permitan garantizar su viabilidad (ERES, ERTES, descuelgues salariales) así como los propios concursos de acreedores que bien utilizados pueden ser una herramienta financiera de primer orden para adaptar recursos a las necesidades reales de la empresa y del propio mercado. En este sentido, aún le falta recorrido a la cultura empresarial española para utilizar el recurso al concurso de acreedores de forma planificada y como estrategia legítima y potente para asegurar la continuidad empresarial.

España se encuentra a las puertas de contar con un nuevo Gobierno. Desde el punto de vista legislativo, ¿qué novedades espera que se lleven a cabo?

Ricardo: (i) Fundamentalmente el cumplimiento de los plazos de pago de las facturas por parte de la gran empresa y de la Administración Pública. (ii) La posibilidad de no tener que adelantar el IVA de las facturas impagadas sin necesidad de unos procedimientos administrativos tan problemáticos como los existentes en la actualidad. (iii) Una auténtica Ley de Segunda Oportunidad, que no se quede sólo en el nombre. (iv) Una verdadera modernización de la Administración de Justicia en similares términos de la que se ha llevado a cabo con la Agencia Tributaria. (v) Políticas fiscales que permitan a las Pymes mayor contratación de personal y con una fiscalidad en su actividad que nos les ahogue.

Recientemente se ha celebrado el XII Congreso de la Abogacía Española. ¿Cómo ve a la profesión?

Minerva: Vivimos en una época de cambios, de auténtica transformación en la que los pequeños despachos, como es el nuestro, hemos de hacer una apuesta clara por adaptarnos en una doble vertiente: (i) convertirnos en empresa, es decir, debemos concebir nuestro despacho una Pyme y gestionarlo como tal, y (ii) modernizar y adaptar nuestro trabajo y servicios a las nuevas tecnologías, incorporando éstas a nuestro día a día, sin miedo y entendiendo esta época de transformación como una oportunidad de negocio.

Frente a las voces que se alzan preconizando la desaparición del despacho pequeño y tradicional, en nuestras manos está posicionarlo, dignificarlo y hacerlo competitivo.

Ricardo: Al hilo de lo que señala mi compañera Minerva, desde VÉLEZ-URBINA llevamos tiempo intentando materializar este espíritu en un ambicioso proyecto: "BOUTIQUE LEGAL & tech", una plataforma digital, un auténtico Marketplace dirigido exclusivamente a la empresa que se fundamenta en dos pilares. Por un lado, integrado por pequeños despachos de gran cualificación y experiencia prestando servicios interconectados a través de la plataforma, y de otra parte una herramienta digital al servicio de la Pyme, Micropyme y autónomo para prestarles eficazmente servicios legales.

Paralelamente consecuencia de nuestro decidido compromiso por dar relevancia al pequeño despacho hemos organizado, juntamente con Thomson Reuters, el I Encuentro de pequeños despachos que piensan en grande, que tendrá lugar el próximo día 26 de junio, y en el que intervendrán significativas figuras del mundo legal, al que seguirán sucesivas jornadas sin duda de interés para todos los operadores jurídicos.

  • Comparte esta noticia en linkedin


Te recomendamos

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar