23 de Julio de 2018 | 03:43
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Francisco Antonio Cholbi Cachá, tesorero del ayuntamiento de Benidorm

"Los desarrollos urbanísticos deben ser equilibrados para poder llevar a cabo un urbanismo sostenible"

31 de Julio de 2008

Francisco Antonio Cholbi Cachá, Secretario e Interventor-Tesorero de categoría superior y Secretario-Interventor es Tesorero del Ayuntamiento de Benidorm. Doctor en Derecho, licenciado en Ciencias Políticas, profesor del INAP y de otras entidades públicas y privadas, coordinando e impartiendo clases, es autor de varios libros y artículos sobre urbanismo y otras materias administrativas, con especial aplicación al mundo local. En la siguiente entrevista desgrana la actualidad sobre la legislación urbanística valenciana y su punto de vista sobre el momento que vive el sector.

Legal Today

La legislación urbanística de la Comunidad Valenciana cuenta con una serie de peculiaridades respecto a la estatal, sobre todo, por los distintos tipos de licencias urbanísticas e instrumentos de intervención ambiental. ¿Podría darnos una breve pincelada?

El problema que usted plantea no es exclusivo de la Comunidad Valenciana, me atrevería a decir que es un problema que está sucediendo, con mayor o menor intensidad, en el resto de Comunidades Autónomas, si bien es cierto que con especial incidencia afecta a la Comunidad Valenciana. Esta especial afección viene dada de la mano de la existencia de una regulación bastante detallada que existe en la Comunidad Valenciana, aderezada con la imperiosa necesidad de interrelacionar ambos tipos de licencias, es decir, articular de forma adecuada los procedimientos municipales de otorgamiento de ambas licencias, con la problemática existente en cuanto a una ingente cantidad de informes sectoriales autonómicos y/o estatales que son preceptivos y vinculantes, y el problema del cumplimiento de los plazos de otorgamiento.

 

Bruselas ha declarado que la Comunidad Valenciana infringe la normativa comunitaria en materia de construcción. Infracciones, sanciones, ¿se trata del caballo de batalla de la disciplina urbanística?

Concretamente en lo que se refiere a la dura batalla que están librando las autoridades europeas con las autoridades regionales de algunas CC.AA, podemos afirmar que la disciplina urbanística escapa en su mayor parte a dicha polémica. La controversia se ciñe más al modelo de agente urbanizador y su repercusión al ciudadano en la participación en dichos procesos para poner suelo urbanizado en el mercado y en la aplicación de las directivas comunitarias en materia de contratación pública al proceso urbanístico de urbanizar que es al fin y a la postre una obra pública. Lo dicho no significa que el legislador valenciano no tenga que hacer un esfuerzo con la promulgación del texto refundido a que se refiere la disposición final tercera de la LUV para conseguir una adecuada armonización entre los procedimientos de otorgamiento de licencias urbanísticas y de actividad.

 

Ante el impacto medioambiental de los proyectos de expansión urbanísticos, ¿qué soluciones ofrece la legislación urbanística valenciana?

Es complicado responder a esta pregunta, acaso sea porque la solución no dependa exclusivamente del legislador. Los desarrollos urbanísticos deben ser equilibrados para poder llevar a cabo un urbanismo sostenible que, entre otros factores, respete el medio ambiente. Decir esto es fácil, pero cómo lograrlo es lo realmente complicado. El legislador valenciano ha intentando a través de la promulgación de varios textos legales y reglamentarios articular toda una normativa sobre desarrollo sostenible, en términos de utilización racional del suelo y de los recursos naturales. Para ello ha creado unos indicadores y unos umbrales de sostenibilidad por encima de los cuales quien contamina pague, es decir, quien supere dichos umbrales deberá hacer frente al pago de unas cuotas de sostenibilidad que se ingresarán en un fondo de equidad territorial para desarrollar políticas activas medioambientales de desarrollo sostenible.

 

Usted, como interventor, ¿cómo definiría el papel del garante para evitar desmanes urbanísticos?

Evidentemente, los controles legales deben existir y de hecho ya existen, aunque quizá no sea en el presente caso el interventor el más adecuado o el único que debe coadyuvar a que se cumpla la normativa urbanística, y sin duda habrá que mejorar en una regulación más clara y concisa sobre el particular. Ahora bien, la concienciación ciudadana es esencial para lograr unos resultados óptimos. Si actuamos con una doble moralidad, respecto de criticar unas determinadas actuaciones que siempre hacen otros, pero a su vez con nuestro consumismo y falta de moral y ética de nuestra actual sociedad, todos nos estamos convirtiendo en sujetos activos que contribuimos, en cierta medida, a propiciar esos desmanes urbanísticos. Por tanto es algo que debe calar y formar parte de nuestra propia educación, de lo contrario las culpas se las echaremos siempre a los políticos o a la Administración que, entre otras cosas, para eso está.

 

Usted es coautor de El procedimiento de Otorgamiento de las licencias urbanísticas y de actividad en la Comunidad Valenciana. ¿Qué puede aportar esta obra a los urbanistas?

Precisamente algo que ya se ha puesto de manifiesto con anterioridad: aportar soluciones prácticas a una normativa compleja que hace difícil su conocimiento por parte de los propios funcionarios que tienen que aplicarla, con ánimo constructivo de intentar incardinar los distintos procedimientos con una actitud proactiva, es decir, de búsqueda de soluciones y no de puesta de manifiesto de incongruencias, que por desgracia, alguna hay. Para ello se han elaborado junto a la parte dogmática o teórica de la obra, una parte práctica de mayor extensión si cabe que la primera, llena de diagramas, formularios y material que pretende aportar luz a la hora de la tramitación por parte de las Administraciones locales de los distintos procedimientos en que se vean envueltas, con un ánimo modesto e integrador, y sin que sea posible agotar todos los supuestos por imposibilidad material y de evolución veloz de la propia normativa.

 

Como director del curso Taller práctico sobre disciplina urbanística en la legislación de la comunidad valenciana, ¿qué pretende transmitir a los interesados en la materia?

Intentar reflexionar de forma conjunta sobre todos los aspectos antes mencionados, con ánimo de compartir experiencias, bajo unas ideas claras y un guión creemos que bien estructurado. Con ello pretendemos conseguir una participación activa en el taller de todos los asistentes para que de forma conjunta podamos aportar soluciones a la tramitación de los distintos expedientes de licencias urbanísticas y de instrumentos de intervención ambiental con el ánimo de mejorarlos, si ello es posible, y, a su vez, intentar unificar criterios. Además, en el ámbito de las infracciones y sanciones urbanísticas pretendemos fijar y dejar clara una serie de ideas que inspiran nuestro actual régimen urbanístico sancionador, con el ánimo de establecer un marco jurídico claro y unificado, desde una perspectiva eminentemente práctica, como se pone de manifiesto en la propia documentación del curso.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
11 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin


 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar