Herramientas para el texto

El 1 de julio entran en vigor nuevas normas sobre financiación de riesgo de las PYME por parte de la Comisión Europea

17 de Enero de 2014

La Comisión Europea ha adoptado nuevas directrices por las que se establecen las condiciones en las que los Estados miembros pueden conceder ayuda para facilitar el acceso a la financiación a las PYME y empresas de capitalización media europeas. Estas nuevas Directrices sustituyen a las “Directrices sobre capital riesgo”, adoptadas en 2006 y modificadas en diciembre de 2010. “El marco actual ha resultado, demasiado restrictivo en términos de PYME subvencionables, formas de financiación, instrumentos de ayuda y estructuras de financiación” según admite la propia Comisión.

Legal Today


Estas directrices forman parte de la estrategia de modernización de las ayudas estatales en la UE, cuyo objetivo es impulsar el crecimiento en el mercado único, fomentando medidas de ayuda más eficaces y focalizando el análisis de la Comisión en los casos con mayor impacto en la competencia. Las Directrices entrarán en vigor el 1 de julio de 2014. Se trata de ayudas estatales, que pueden a ayudar a afrontar este déficit de financiación, no sustituyendo los canales de financiación existentes, sino mediante la atracción de fondos adicionales para nuevas empresas a través de bien diseñados instrumentos financieros y medidas fiscales.

El Vicepresidente de la Comisión responsable de la política de competencia, Joaquín Almunia, ha declarado al respecto que "la deficiencia del mercado en el acceso a la financiación, que se ha visto acentuada por la crisis, afecta a las empresas europeas en su desarrollo, desde la fase de puesta en marcha en adelante. Estas nuevas normas contribuirán a colmar este déficit de financiación, al animar a los Estados miembros a poner en práctica medidas de ayuda bien diseñadas. Estas medidas pueden dar los inversores privados los incentivos adecuados para invertir más en las PYME y empresas de capitalización media, reforzando su capacidad de crecimiento y creación de puestos de trabajo".

Las principales características de la nueva normativa, según expone la Comisión Europea, son las siguientes:

  • Mayores posibilidades de que los Estados miembros concedan ayuda: las nuevas directrices tienen un ámbito de aplicación decididamente más amplio, que ahora incluye i) PYME, ii) pequeñas empresas de capitalización media y iii) empresas de capitalización media innovadoras. Las Directrices establecen criterios de compatibilidad para importes superiores a 15 millones de euros por empresa, ya que el próximo Reglamento general de exención por categorías eximirá la ayuda por debajo de dicho umbral del control previo de la Comisión (frente al importe de 1,5 millones de euros al año por empresa hoy en día).
  • Una gama más amplia de instrumentos financieros admisibles - incluidos capital, cuasicapital, préstamos y garantías, a fin de reflejar mejor las prácticas de mercado. Los intermediarios financieros y los fondos de inversión implicados podrán, por lo tanto, ofrecer a las empresas la cantidad y la forma de financiación que sea apropiada a su fase de desarrollo y al sector en el que operan.
  • Una participación obligatoria de inversores privados adaptados a la fase de desarrollo y grado de riesgo de la empresa: dicha participación, junto con la de inversores públicos, garantiza que las medidas de ayuda sirvan para atraer, más que para sustituir, la financiación privada. Sin embargo, la participación de los inversores privados mínima, a partir de ahora, oscilará entre el 10 % y el 60 % dependiendo de la antigüedad y del grado de riesgo de la empresa. Esto permitirá un mayor apoyo público a la creación de empresas cuando los mercados de financiación de las empresas privadas sean más reticentes a facilitar la necesaria financiación. El requisito de participación privada es ahora tan bajo como el 10 % en el caso de empresas en fase inicial o de nueva creación antes de su primera venta.

Otras modificaciones incluyen, según expone la Comisión:

  • Nuevas formas más flexibles de apoyo a plataformas de negociación alternativas: Las Directrices autorizan subvenciones para la creación de estas plataformas, así como incentivos fiscales a inversores que adquieran acciones de las PYME cotizadas en dichas plataformas.

Más flexibilidad y condiciones más claras para los incentivos fiscales a los inversores: los incentivos fiscales a inversores que sean personas físicas estarán exentos de la obligación de notificación, lo que se complementa con las Directrices, que establecen las condiciones para los incentivos fiscales a inversores corporativos.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
424 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • CheckPoint

    CheckPoint

    Es el Servicio más avanzado de Información Especializada del mercado en materia fiscal, laboral, contable y mercantil

Búsqueda en noticias

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.