15 de Agosto de 2018 | 08:36
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Francia juzga por primera vez la red de extorsión de ETA

19 de Febrero de 2008
E.P.

El Tribunal especial de lo Criminal de París inició hoy el proceso contra tres miembros de ETA acusados de pertenecer al aparato de extorsión de la banda terrorista, encargado de cobrar el denominado impuesto revolucionario. Se trata de la primera vez que la justicia francesa juzga la red de extorsión de ETA.

En el banquillo se sientan Ane Miren Alberdi Zubirrementeria, de 59 años, una veterana clandestina en Francia vinculada al entramado financiero de ETA; Cristina Goirizelaia González, de 40 años, ex concejal de Herri Batasuna en Fruiz y miembro del desarticulado 'comando Vizcaya', y Carlos Sáez de Egilaz, de 34 años, perteneciente al aparato político de la organización terrorista.

Los tres fueron detenidos en la localidad de Dax (Las Landas), en el suroeste de Francia, el 10 de enero de 2003, armados y en posesión de una fuerte suma de dinero, cuando se dirigían a una cita. Los servicios antiterroristas les consideraron en el momento de su arresto integrantes del aparato político a las órdenes de Mikel Albizu, 'Antza', dirigente de ETA detenido en Francia en octubre de 2004.

En la primera sesión del juicio, que podría prolongarse hasta el próximo viernes 22 de febrero, la presidenta del Tribunal procedió a comprobar la identidad y datos personales de los acusados, que rechazaron la presencia de un intérprete en español, pidieron un traductor al euskera y negaron la nacionalidad española alegando su condición de vascos.

A continuación, el Tribunal fijó el calendario de comparencias de testigos y expertos periciales para los próximos días y se procedió luego a la lectura del sumario. En el mismo, se hace un resumen de la estructura de la banda terrorista para enmarcar las funciones del aparato financiero y de extorsión de ETA.

Se recogen, asimismo, los detalles del momento de la detención de los tres acusados, que viajaban a bordo de un vehículo robado conducido por Alberdi con placas de matriculación falsas. En el interior del coche se hallaron numerosos objetos, entre ellos un sobre blanco que contenía 72.000 euros recientemente recaudados a un industrial vasco.

El sobre estaba rotulado con la inscripción AN120024438A, un código alfanumérico detallando el domicilio de la empresa, la fecha de la extorsión (12 del 2000), la suma solicitada (24 millones de pesetas) y el número de registro en el fichero de extorsiones de ETA (438A).

El sumario detalla todas las ocasiones en las que el mismo industrial fue contactado por miembros de la banda para pagar el impuesto revolucionario, la primera de ellas en 1978, fecha en la que se le exigían 10 millones de pesetas y la última en 2002, reclamándole 144.000 euros. La mitad de esta cantidad fue la que entregó en 2003 a los tres etarras juzgados ahora.

Al término de la lectura del relato de la instrucción una veintena de simpatizantes de ETA presentes en la sala del Tribunal prorrumpieron en aplausos a los detenidos, cantaron el 'Eusko Gudariak' (Himno al soldado vasco) y lanzaron vivas a la banda terrorista.

 

Mayo de 1992

Ane Miren Alberdi fue detenida el 4 de mayo de 1992 en París en posesión de casi 250.000 pesetas en francos a raíz del arresto de Sabino Euba 'Pelopintxo', considerado entonces el tesorero de ETA.

Ingresó en la cárcel inculpada de asociación de malhechores con fines terroristas, pero el 27 de septiembre de 1993 fue excarcelada bajo control judicial y al cabo de un tiempo no se volvió a tener noticias de su paradero. Ya huida, el 20 de diciembre de 1995 fue condenada en rebeldía por un tribunal de París a cuatro años de prisión y cinco de destierro.

A raíz de esta sentencia era objeto de una orden de busca y captura dictada por la juez antiterrorista de París Laurence Le Vert. El sumario probó que entre comienzos de 1991 y la primavera de 1992 había residido en diversos domicilios de la red de acogida montada en Bretaña.

Enrolada en el aparato financiero, se encargó de organizar los desplazamientos de 'Pelopintxo', con quien se entrevistó en París en marzo y abril de 1992 con los jefes militar, 'Iñaki de Rentería' y políticos, 'Txelis' y 'Mikel Antza', entre otros dirigentes.

Goirizelaia fue concejal por HB en Igorre hasta su huida a Francia y comenzó a colaborar con el desarticulado 'comando Vizcaya' en el año 2000, cuando estaba formado por Patxi Rementería y Ruiz, ambos fallecidos junto con otros dos miembros de ETA, en el barrio bilbaíno de Bolueta, al estallar la bomba que transportaban en un coche.

Carlos Sáez de Egilaz, alias 'Kai', fue militante de las Gestoras pro Amnistía y de Herri Batasuna, partido al que representó en Bruselas. Huyó de su domicilio en marzo de 1999, a raíz de la detención del militante de KAS y de HB Mikel Egibar. 'Kai' actuaba desde finales de 1998 como enlace entre la dirección de ETA y estructuras políticas afines.

Además, tenía responsabilidades en Xaki, considerada por el juez Garzón como parte del aparato de relaciones internacionales de ETA. Su cometido sería el de controlar los viajes al extranjero de miembros de la izquierda abertzale.

En enero de 2003 la magistrada francesa Laurence Le Vert los procesó a los tres por "asociación de malhechores con fines terroristas", "tenencia ilícita de armas y municiones", "uso de documentación falsa", "receptación de vehículo robado" y "uso de placas falsas".

Vote:
|| || || || |
Resultado:
12 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Búsqueda en noticias
 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar