Herramientas para el texto

¿Qué pasa si agencias de rating o bancos de inversión se equivocan con sus previsiones?

18 de Noviembre de 2013
  • El informe de Goldman Sachs "Mea culpa or mea maxima culpa? Our 2012/13 forecast in retrospect" reconoce que "tenemos que ser conscientes de la necesidad de una estrecha vigilancia".

El banco de inversiones estadounidense Goldman Sachs ha reconocido en el apartado de su informe emitido el viernes de la semana pasada titulado “Mea culpa or mea maxima culpa? Our 2012/13 forecast in retrospect” que exageró en sus juicios negativos acerca de las posibilidades de recuperación de la economía española. A este respecto, y sobre las consecuencias que tienen en los mercados las declaraciones y valoraciones de este tipo de empresas se ha pronunciado el Banco de España, llamando a la prudencia de éstos y recordando que, a pesar de ser unos agentes del mercado más, como cualquier empresa, sus declaraciones pueden tener efectos desenfrenados en las economías nacionales.

Legal Today


Según el informe de Goldman Sachs del que se han hecho eco este fin de semana los medios de comunicación "el compromiso español con las reformas nos ha impresionado, y ¿estamos empezando a ver algunos de los frutos de ese esfuerzo en términos de eficiencia de los ajustes?"

El documento continúa diciendo que hace un año España se debatía con una intervención desde la Unión Europea "para entrar en un programa de ESM, con el fin de lograr la financiación del BCE y mejorar la credibilidad de su programa de reforma", mientras que en estos momentos "se ha demostrado que nosotros estábamos equivocados. España evitó un programa ESM, habiendo contado con la tranquilidad del mercado". 

"Las autoridades españolas -continúa el texto del banco de inversiones- demostraron un impresionante compromiso con las reformas", lo que se ha traducido en "ventajas inmediatas para la economía, fundamentalmente del lado de la oferta". "La reforma política puede tener un impacto más rápido en el ritmo y la eficacia del ajuste económico y la reestructuración de lo que hemos asumido previamente. Como resultado de ello, a través del tiempo podemos ver resultados más heterogéneos en la periferia europea, ya que  las reformas y las reestructuraciones siguen siendo desiguales entre países, y por lo  tanto su impacto a nivel macroeconómico varía".

Por ello, el informe reconoce que "tenemos que ser conscientes de la necesidad de una estrecha vigilancia".

El Banco de España ha pedido "un grado mínimo de especificación, sistemática y cuantificación de los efectos esperables" a las agencias de calificación cuando puntúan

Para el Banco de España, "las metodologías de evaluación de riesgo soberano de las agencias de rating son el elemento de referencia central a partir del cual estas deben explicar sus calificaciones, y por ello debería requerirse que se explicitaran con mayor detalle las puntuaciones de los diferentes factores y componentes de cada país cuando se varían sus ratings. En la misma línea, sería de interés que dichas metodologías contuvieran un grado mínimo de especificación, sistemática y cuantificación de los efectos esperables de los programas del FMI, o apoyo externo multilateral en general, sobre los ratings". El Banco de España ha subrayado que  las tres agencias de rating cuyas calificaciones son más utilizadas -Moody's, Standard & Poor's (S&P) y Fitch- ven en la calificación o rating soberano la evaluación no sólo de la capacidad, sino también de la voluntad de un Estado para hacer frente al pago de sus obligaciones frente al sector privado. Esto se extiende a los grandes generadores de crédito.

Hasta la crisis, sobre todo desde que estalló por la parte de Estados Unidos, las calificadoras de riesgo tenían la última palabra a la hora de invertir a alto nivel. De hecho, en los últimos veinte años menos del 1% de los emisores calificados con AAA han declarado suspensión de pagos, mientras que el 60% de los calificados con CCC sí cayeron. Después de que algunas calificaciones de agencias no fuesen del todo fidedignas, creció la sensación de la necesidad de ponerles un marco regulatorio.

Standard & Poor's y Moody's Investors Service, habituales de los informativos, forman parte de las diez empresas consideradas por la "Securities and Exchange Comisión" estadounidense como NRSROs ("Nationally Recognized Statistical Rating Organizations").

Normativa federal y estatal exige que determinados bancos, fondos de pensiones públicos, fondos del mercado monetario, y otras entidades reguladas no puedan invertir en valores a menos que tengan calificaciones NRSRO. Ello provoca confusiones, equiparando informes de calificadoras con algo oficial, exigible, o la verdad con mayúsculas. Sin embargo, sólo es una de muchas herramientas que los inversores pueden utilizar de forma independiente en el análisis de riesgo de crédito.

El Banco de España  considera que sería positivo para los intereses de todos los agentes que la metodologías de agencias contuvieran "un grado mínimo de especificación, sistemática y cuantificación de los efectos esperables" que tiene sobre la calificación crediticia el que un estado se acoja a un programa del Fondo Monetario Internacional o de apoyo externo multilateral en general. El impacto de las calificaciones de estas agencias es equiparable al de los gigantes de los bancos inversión, de cuyos créditos dependen operaciones a nivel estatal.

¿Quiere leer el informe completo de Goldman Sachs donde se refieren a la recuperación de España y reconocen su error? 

Vote:
|| || || || |
Resultado:
670 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Búsqueda en noticias

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.