29 de Marzo de 2017 | 03:29
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Salir al extranjero como una oportunidad (desarrollo profesional, búsqueda de trabajo…)

16 de Febrero de 2015

La crisis ha impulsado a muchos a cruzar las fronteras en búsqueda de oportunidades. Una necesidad que podemos encarar con optimismo y ver como una oportunidad que, para el caso de los abogados, tiene ciertas peculiaridades.

Francisco Benedito
Responsable del Aula Aranzadi de la Universidad Carlos III de Madrid

España ha pasado de 55.000 emigrantes en el año 2004,  a 446.000 en el año 2012, según datos del Eurostat. Es decir, en 8 años el número de emigrantes se ha multiplicado por 8. Una tendencia consolidada estos años y que encuentra su explicación, como ya es sabido, en la crisis económica. La falta de trabajo obliga a miles de personas a buscarlo en el extranjero.

Para los juristas, sin embargo, la decisión de marcharse al extranjero en busca de oportunidades entraña ciertas complicaciones por la naturaleza de su profesión. El abogado debe tratar de una forma directa con los nacionales del país al que se dirige, les debe inspirar confianza y les debe aconsejar debidamente. Para ello, se requiere un alto dominio del idioma con un nivel prácticamente bilingüe. Sin olvidar, por supuesto,  el conocimiento de las fuentes del derecho de ese país, así como su aplicación. A todo ello pueden ayudar los másteres y cursos de especialización.

Por estas razones, la salida al extranjero de un abogado suele estar vinculada a haber ejercido la profesión previamente en el país de origen, o apoyada en un despacho de abogados nacional que destina al abogado a una plaza en el extranjero.

Las motivaciones que un profesional del derecho puede encontrar para salir al extranjero, habitualmente se relacionan con oportunidades y ascensos más que con una necesidad real ante el desempleo.

Pero no podemos obviar que también hay casos en los que abogados parten al extranjero sin experiencia previa o sin tener una plaza asegurada.  Por poner un ejemplo, la gran proyección económica de América Latina impulsa la figura del Latin American Desk en muchos despachos extranjeros, en conexión con el mundo hispanohablante.  O, en el ámbito europeo, son destacables las posibilidades de movilidad reconocidas en directivas y aclaradas por el TJUE en la sentencia dictada para los hermanos Torresi.

El ejercicio de la profesión en el extranjero ayuda a la desenvoltura del abogado, el conocimiento de idiomas y otras culturas jurídicas que aumentan su formación y sus posibilidades si algún día decide volver. Personalmente supone un reto, un crecimiento y un aprendizaje de nuevas formas de trabajar, de vivir y de relacionarse.  

Vote:
|| || || || |
Resultado:
12 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Búsqueda en noticias
 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.