21 de Octubre de 2018 | 08:37

LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS

 

Herramientas para el texto

Shareholders Democracy, controlando el sueldo de los ejecutivos

23 de Mayo de 2008

En EEUU, el mundo empresarial mira cada vez con más preocupación los desmesurados sueldos y regalías que se permiten algunos ejecutivos de las grandes empresas. Esto genera mayor zozobra entre los millones de shareholders de Corporate America, horrorizados por un despilfarro empresarial que no se ve reflejado en mayores dividendos. Se trata de grandes, medianos y pequeños socios de capital que demandan tener más control sobre los salarios que perciben las compañías en las que invierten. De esta manera, se busca la receta de una nueva política corporativa a la que muchos denominan say on pay.

  • Los juristas estadounidenses debaten la posibilidad de que los accionistas opinen sobre las remuneraciones de sus top executives.
Aparicio Caicedo,
es analista del Gertrude Ryan Law Observatory

Sin duda, los abogados de la órbita empresarial se enfrentan a un nuevo desafío: ¿Cómo encontrar con la fórmula societaria que permita canales adecuados de participación en un asunto tan delicado como el salario de los ejecutivos? Nadie duda que, en ciertos casos, las remuneraciones recibidas por algunos cargos top sobrepasen con creces los parámetros de la normalidad. Pero no es tan simple en la práctica. Las empresas deben mantener motivados a los responsables de tomar las decisiones más importantes, y encontrar esa delgada línea roja entre el justo incentivo salarial y el despilfarro gratuito no es siempre fácil.

Muchos juristas temen la posibilidad de otorgar tanto poder a los accionistas. Todo puede derivar en una especie de "populismo corporativo". Se corre el riesgo de que cuestiones que deben ser decididas de manera técnica, en base a planteamientos estratégicos, sean determinadas por la votación de personas que no necesariamente tienen las cualificaciones requeridas para determinar lo que debe ganar, o no, un ejecutivo empresarial. Para otros, en cambio, la posibilidad de dar más participación a los socios de capital podría prevenir la proliferación de litigios judiciales en el futuro. En la actualidad, existen muchos procesos judiciales iniciados por supuestos excesos en las percepciones salariares de los administradores, en perjuicio de las ganancias de la empresa.

Los activistas del Shareholder Democracy han encontrado eco en el terreno político estadounidense. Los candidatos presidenciales, tanto republicanos como demócratas, han manifestados su apoyo hacia la toma de medidas que refuercen la presencia de los accionistas en este tipo de decisiones. En el Congreso de los Estados Unidos existe un proyecto de ley, actualmente en trámite, que busca institucionalizar el sistema say on pay. Muchas empresas están contemplando, por iniciativa propia, la posibilidad de adoptar este tipo de políticas con sus propios socios.

En mayo pasado, la compañía de seguros Aflac Inc. se convirtió en la primera empresa en someter los sueldos de sus directivos a la votación de sus accionistas. No obstante, los votos emitidos no tenían efectos vinculantes. Muchos ven la medida tomada por Aflac como un ejemplo. El hecho de haber participado en la decisión, aunque su votación no tenga efectos inmediatos, da a los accionistas un mayor de grado de satisfacción, lo cual tendería a evitar posteriores conflictos por esa causa. Veremos que pasa en el futuro.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
15 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Búsqueda en noticias
 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar