25 de Mayo de 2017 | 10:33
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Universidad muy teórica, ¿se ha producido el cambio que se deseaba con el EEES?

16 de Marzo de 2015

Desde el 2007, con la aprobación de la Ley Orgánica 4/2007 y el Real Decreto de Ordenación de Enseñanzas Universitarias oficiales, se comienza a adaptar la estructura de la enseñanza superior en España al ´proceso Bolonia´, iniciado en el año 1999 a nivel europeo. Sin embargo, la aplicación de este plan en nuestro país no ha estado libre de polémica y dificultades y ha dado lugar a un sistema universitario con bastantes particularidades.

Francisco Benedito
Responsable del Aula Aranzadi de la Universidad Carlos III de Madrid

En la Ley, se mencionan como objetivos la elección por parte de las universidades de los estudios que vayan a impartir con total libertad; el sistema de créditos como unidad de medida del aprendizaje de los alumnos, para favorecer la movilidad y armonizar los estudios; la adopción de un sistema basado en tres ciclos (grado, máster y doctorado) para lograr una formación adecuada de los alumnos que van a introducirse en el mercado laboral. El cambio más perceptible en el día a día del alumno sería la introducción de nuevas metodologías docentes: la evaluación continua y la enseñanza práctica.

Tras unos años en los con el plan implantado... ¿cuál es el balance que hacemos en España España?

  • La crisis económica iniciada en el 2008 ha dificultado seriamente estos objetivos: Tengamos en cuenta que, para poder introducir nuevas metodologías docentes, tecnologías o clases reducidas en las que llevar a cabo prácticas, es necesaria una inversión. No solo para el aumento del personal docente y su formación sino, en algunos casos, para reformar el espacio físico de las universidades o para la adquisición de proyectores, ordenadores, etc.
  • Ha permitido una mayor flexibilidad en las titulaciones ofertadas por las universidades, que podrán dar una respuesta más real a las exigencias del mercado laboral. Pero en España, en algunos casos, la inflación de títulos ofertados ha provocado inseguridad y se ha mostrado ineficiente por provocar, en algunos casos, la sobrecualificación de los graduados.
  • El plan Bolonia ha facilitado la movilidad, tanto estudiantil como laboral. En España este mérito, sin embargo, es imputable, en gran parte, a la popularidad de programas como Erasmus o SICUE.
  • El sistema de créditos reconoce el trabajo de investigadores y estudiantes fuera de las aulas. Pero el control y llevanza de los créditos no presenciales se torna difícil en aquellas universidades que continúan con el sistema de clases teóricas o magistrales, porque no han podido reducir el tamaño de éstas para realizar prácticas.

En definitiva, y aunque quizás es pronto para hacer un balance general, podemos afirmar que la implantación del plan en España ha tenido puntos positivos y también dificultades, la mayoría derivadas de los problemas económicos.  

Para lograr una completa integración de las universidades españolas en el EEES se deben llevar a cabo medidas complementarias, tales como: mejorar la financiación de las universidades para que puedan alcanzar los objetivos, concienciar sobre la calidad de la Formación Profesional para lograr una descongestión de los grados universitarios y ofrecer al profesorado una formación adecuada para que los cambios deseados puedan aplicarse en el día a día.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
25 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Búsqueda en noticias
 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.