17 de Agosto de 2017 | 07:14
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Ve la luz el ‘Diccionario Jurídico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación’

27 de Diciembre de 2016
Alfredo Montoya Melgar
Director del Diccionario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

El Diccionario Jurídico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, en el que se define y explica un conjunto aproximado de 5.000 voces, es fruto de la convergencia de tres potentes actuaciones: la de la propia Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, la de la Fundación Pro Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y la de Thomson Reuters.

En efecto, el presidente de la Fundación, el académico Luis María Cazorla, propuso a mediados de 2014 al Pleno de Académicos, presidiendo entonces la Institución Luis Díez-Picazo, la elaboración de un Diccionario Jurídico a cuya financiación proveía la propia Fundación, propuesta que fue aprobada por unanimidad, al tiempo que se me confiaba la dirección de la obra. Muy pronto, la tarea de editar el Diccionario fue asumida por la prestigiosa Editorial Thomson Reuters/Aranzadi.

Las tres actuaciones referidas han permitido aunar el trabajo de un centenar y medio de destacados juristas coordinados por un grupo de eminentes catedráticos y académicos: Ricardo Alonso García, Manuel Aragón Reyes, Luis María Cazorla Prieto, Faustino Cordón Moreno, Ramón López Vilas, Lorenzo Martín Retortillo, Antonio Manuel Morales Moreno, Rafael Navarro Valls, Manuel Olivencia Ruiz y Gonzalo Rodríguez Mourullo. A sus tareas he sumado las mías, también como coordinador y autor de voces.

Dirigido tanto a profesionales como a estudiantes

Fiel a su título, la obra ofrece un Diccionario jurídico moderno, centrado en el Derecho vigente, en sus múltiples y complejas manifestaciones, y dirigido tanto a profesionales como a estudiantes, así como a todo aquel que desee aproximarse al conocimiento, cada vez más arduo y complejo, de los principios, instituciones y figuras jurídicas a través de las cuales se organiza la sociedad.

La concepción del Diccionario está presidida por las ideas de solvencia científica, precisión y sencillez, buscando en todo momento la facilidad, la rapidez y la utilidad de la consulta. Así, las voces del Diccionario explican, no limitándose a definir, el profuso entramado de figuras jurídicas comprendidas en los sectores clásicos del Ordenamiento jurídico: Derecho Administrativo, Civil (e Internacional Privado), Constitucional, Eclesiástico del Estado, Financiero y Tributario, Internacional Público (y de la Unión Europea), Mercantil, Penal, Procesal y, finalmente, Derecho del Trabajo y la Seguridad Social.

De este modo, el Diccionario viene a ser un espejo en el que se reflejan, a través de sus voces, la grandeza del Derecho, sus principios y sus instituciones, y al mismo tiempo sus minuciosos efectos reguladores, que se extienden hasta los últimos rincones de la vida social y económica.

Así lo demuestran, en cuanto a lo primero, los términos que definen las grandes construcciones jurídicas nacionales y supranacionales: la Administración pública, el Estado, el Parlamento y el Gobierno, la Hacienda Pública, la Jurisdicción, la Sociedad Internacional, la Unión Europea y sus respectivas instituciones, el Espacio Económico Europeo y el Espacio Judicial Europeo... Al ámbito de los grandes conceptos del Derecho responden asimismo  términos cada uno de los cuales se despliega como género en una pluralidad de especies; así ocurre, entre otras, con todas las voces derivadas de las de Acción, Acto, Bien, Conflicto, Contrato, Delito, Deber, Derecho y Libertad, Obligación, Pena, Procedimiento y Proceso, Responsabilidad y Sociedad.

Están presentes también en el Diccionario aquellos conceptos que pertenecen a lo que el maestro García de Enterría llamó "el mundo analítico y humilde del Derecho", no menos importante, por cierto, para la ordenación de la vida en sociedad. A ese orden de cosas pertenecen términos del Diccionario tales como Aguas minerales y termales, Billete de pasaje, Censo a primeras cepas, Cuota repercutida, Pluriempleo, Premoriencia, Registro de aguas, Remolque portuario, Renuncia al legado, Servidumbre de camino de sirga o Vacaciones fiscales.

La estructuración clásica del Diccionario es compatible con el hecho de que incorpore las voces jurídicas de la máxima actualidad. Así, quien consulte la obra podrá encontrar en ella tanto los más tradicionales conceptos como los de más actual acuñación. Como muestra de los primeros pueden citarse, entre otros muchos, los de Capacidad jurídica, Daño, Delito, Herencia, Obligación, Patrimonio, Proceso o Responsabilidad, todos ellos en su múltiple tipología. Como ejemplos de los segundos, el Diccionario incluye términos como Alteración del genotipo, Cambio climático, Colaboración social en la aplicación de los tributos, Comité de empresa europeo, Contrato de "swap" o permuta financiera, Fecundación "in vitro", Globalización económica y Administraciones Públicas, Investigación de la paternidad biológica, Planeamiento urbanístico o Tráfico ilegal de órganos humanos.

Las voces del Diccionario van referidas, como no podía ser de otro modo, a lo que se ha llamado «español jurídico»; sin que ello haya impedido la inclusión de algunos términos extranjeros (sobre todo anglosajones: "Chip", "Estoppel",  "Factoring", "Green Shoe", "Home Schooling", "Leasing", "Lien", "Slot Charter", "Swap", "Waybill"...) cuyo uso se ha universalizado, y también de ciertas locuciones latinas que mantienen hasta hoy su vigencia ("Actio libera in causa", "Exceptio plurium concubentium", "Forum non conveniens", "Mutatio Libelli", "Nemo debet inaudito damnari", "Uti possidetis iuris"...).

En resumen, estamos ante un gran esfuerzo colectivo en el que han confluido el saber de muchos y cualificados juristas y la experiencia de una gran Editorial, todo ello promovido por la Fundación Pro Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, que preside Luis María Cazorla Prieto, y apoyado por la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, que preside actualmente José Antonio Escudero López. Fruto de ese conjunto de aportaciones es la que consideramos una obra de consulta imprescindible para todos quienes enseñan o aplican profesionalmente el Derecho, para los que lo estudian, y en general para todos quienes desean conocer mejor las normas y las instituciones jurídicas que rigen nuestras vidas.

Si quieres disponer de toda la información y la opinión jurídica para estar al día, no pierdas
de vista a Actualidad Jurídica Aranzadi

Vote:
|| || || || |
Resultado:
170 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar