17 de diciembre de 2017 | 04:41
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog de Co.Mediación

5 de Mayo de 2016

Mónica Corella

Mediadora y abogada, consultora experta en resolución de conflicto

Félix Arias

Mediador y psicólogo, consultor experto en resolución de conflictos y diseño de estrategias colaborativas

La creatividad y la mediación

“La creatividad es la inteligencia divirtiéndose”. Einstein


La creatividad es una de las competencias más complejas, valiosas y estimulantes que pueden utilizarse en el ámbito del proceso de mediación. Pero ¿en qué consiste exactamente y cómo aplicarla en el proceso de mediación?

La definición de la creatividad ha sido objeto de estudio desde diversas disciplinas como la psicología, la biología, la filosofía o la neurociencia, y existen múltiples propuestas.

Para Csikszenmihalyi (1996) "La creatividad es cualquier acto, idea o producto que cambia un campo ya existente, o que transforma un campo ya existente en uno nuevo". En este sentido, el proceso creativo suele asociarse al descubrimiento, a la novedad, a la búsqueda y encuentro de soluciones, a la transformación, a la originalidad y a la conexión de ideas. Todo ello sucede en el proceso de mediación.

¿Cómo se aplica la creatividad en el ámbito de la mediación? Tomando como base la definición del Diccionario de competencias de Martha Alles (2007), podemos definir la creatividad en el proceso de mediación como la capacidad para idear soluciones nuevas y diferentes dirigidas a resolver problemas o situaciones que se presentan con las partes dentro de un proceso de mediación y/o en el propio diseño del proceso de mediación, y que no se habían planteado antes, todo ello con el objeto de agregar valor.

Es decir, la creatividad entendida como técnica para resolución de problemas o generación de alternativas es una capacidad típicamente mediadora, que ofrece al menos dos dimensiones básicas, una enfocada en el mediador con las partes, que facilita que el profesional colabore con las partes en la búsqueda y generación de alternativas, y una segunda dimensión que posibilita al mediador la innovación en el propio proceso de mediación o en los ámbitos de aplicación de ésta. Gracias a la creatividad, la mediación ha ido desarrollándose y evolucionando a través de diferentes escuelas, desde la de Harvard a la escuela transformativa o la circular narrativa, y a través de todas las nuevas propuestas que van integrando técnicas de diferentes disciplinas para ir dando soluciones a los nuevos retos que se plantean en la actualidad.

Analizando la composición del acto o proceso creativo, Mayers (1998) identificó los siguientes 4 ingredientes básicos, que vamos a analizar a la luz de la mediación, teniendo en cuenta que la mediación trabaja en el ámbito de resolución de conflictos donde la creatividad necesariamente debe convivir con otra competencia esencial: la prudencia.

    1.- Competencia: la creatividad requiere una base de conocimiento validado.  Es decir, para incorporar la creatividad al proceso de mediación es preciso aunar conocimiento en la materia y gran experiencia, teniendo en cuenta que en los procesos de mediación se trabaja con algo tan sensible como las personas y sus conflictos.

    2.- Pensamiento imaginativo o habilidad para observar las situaciones desde distintos puntos de vista y de diferentes formas, así como a establecer conexiones entre ideas. Este componente resulta básico en algunas partes del proceso de mediación, por ejemplo cuando el proceso está ya avanzado y se inicia la búsqueda de alternativas a los diferentes retos que van surgiendo en el transcurso del proceso, o en momentos de determinados bloqueos.

    3.-Personalidad audaz, en el sentido de que el creativo debe poder tolerar con facilidad la ambigüedad y el riesgo.

    4.- Motivación intrínseca, disfrutando con la realización de la tarea, y por último 

    5.- Entorno creativo, que sin duda facilitará y acogerá la creatividad.

Asimismo existen algunas herramientas típicamente mediadoras que facilitan trabajar con la creatividad durante el proceso de mediación. De todas ellas destaca el brainstorming, como herramienta estructurada que tiene como objeto la generación de nuevas ideas, a través de la construcción de un contexto que facilite obtener los beneficios del pensamiento creativo del mediador y de las partes en el proceso de mediación. Dada la relevancia de estas herramientas les dedicaremos próximos posts.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
26 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

Blog


Datos personales

Este blog nace con la ilusión de crear y compartir un espacio de reflexión sobre la mediación. Durante algunos años hemos ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar