29 de marzo de 2017 | 09:11
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog de Co.Mediación

18 de Marzo de 2016

Mónica Corella

Mediadora y abogada, consultora experta en resolución de conflicto

Félix Arias

Mediador y psicólogo, consultor experto en resolución de conflictos y diseño de estrategias colaborativas

Los conflictos, la restauración del daño y el perdón (1)

“El perdón es la llave para la acción y la libertad”.
Hannah Arendt.


El sentimiento de agravio se encuentra presente en un gran número de conflictos. En muchas ocasiones, estos conflictos surgen como consecuencia de una o varias acciones que alguna de las partes ejerce sobre la otra y que provocan daño, malestar o pérdida. Otras veces, la dinámica de enfrentamiento prolongada en el tiempo que caracteriza a algunos conflictos, provoca que los implicados (o alguno de ellos) actúe de forma negativa hacia el otro con el fin de molestarle, lesionar sus intereses, vengarse, obtener ventaja o, simplemente, por miedo o desconocimiento. De esta forma, se añaden más motivos para aumentar las diferencias y los sentimientos negativos entre las partes, favoreciendo la escalada del conflicto.

El malestar que provocan estas acciones, lógicamente, deteriora componentes básicos de la interacción entre las partes (comunicación, respeto, empatía, reconocimiento, razonamiento, buscada de soluciones que satisfagan a ambos, etc.) que resultan esenciales para que un proceso de mediación contribuya a que los implicados puedan alcanzar acuerdos y resolver sus conflictos.

En estas situaciones, la promoción de la petición de perdón resulta fundamental para planteamientos alternativos de resolución de conflictos, como la justicia restaurativa, y es un relevante recurso técnico para la mediación, especialmente desde el modelo transformativo.

Diferentes corrientes filosóficas y religiosas, así como pensadores, terapeutas y científicos han reflexionado sobre el perdón y sus beneficios. 

El catedrático de psicopatología y experto en psicología positiva, Carmelo Vázquez (2014) plantea que el perdón puede ser formulado como un estilo positivo de afrontamiento del dolor y la ofensa y añade que sus efectos positivos se mantienen tras varios meses. En palabras del Dalai Lama: "si no perdonas por amor, perdona al menos por tu egoísmo, por tu propio bienestar".

Asimismo, Vázquez (2014) expone que pedir perdón puede beneficiar no sólo a la persona que se disculpa, sino también, a quien recibe el perdón y lo acepta (contribuyendo a incrementar el nivel de autoestima, así como, a reducir la ansiedad y depresión).  

En un reciente artículo publicado en el periódico El País, la psicóloga y divulgadora Moix Queraltó (2016) afirma que perdonar aporta bienestar y salud. Esta autora, hace referencia a diferentes investigaciones en las que se pone de manifiesto que perdonar correlaciona favorablemente con vivir más años y, entre otros beneficios, contribuye a fortalecer el sistema inmunológico y reduce el riesgo de padecer depresión y sufrir un infarto.

Por otra parte, Worden (2004) afirma que una persona en proceso de duelo o pérdida debe superar una serie de tareas (en vez esperar a que simplemente transcurra el tiempo o completar sucesivas etapas) hasta que logre asimilar la situación y poder continuar su vida enfocándose en el presente y en el futuro. Es decir, la persona que sufre una pérdida o agravio puede tener un afrontamiento activo de la situación, en lugar de una actitud pasiva, que resulta poco efectiva en muchas ocasiones.   

En este sentido, Worden (2004) señala que una de las tareas que es necesario llevar a cabo consiste en reconocer, identificar y asimilar las propias emociones,  incluyendo las provocadas por el causante del dolor o malestar (ira, rencor, etc.). Es decir, visibilizar, definir y exponer estas emociones para que puedan gestionarse, convirtiendo los hechos que las motivaron en recuerdos del pasado. Por tanto, el perdón es uno de los procedimientos que contribuyen a concluir, definitivamente, estos procesos emocionales y comenzar una nueva etapa.

Próximamente, retomaremos este concepto desde un punto de vista práctico, teniendo en cuenta a las dos partes implicadas.



Vote:
|| || || || |
Resultado:
251 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Practicum mediación 2016

    Practicum mediación 2016

    La obra aborda la práctica de la mediación con vocación de plenitud para poder ser utilizada en cualquier ámbito.

Blog


Datos personales

Este blog nace con la ilusión de crear y compartir un espacio de reflexión sobre la mediación. Durante algunos años hemos ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.