28 de enero de 2020 | 11:38
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Entendiendo las finanzas

11 de Diciembre de 2019

Roberto Cano Vélez

Director Financiero del Grupo Hispamaroc

White Friday

Aún con la resaca consumista de la pasada semana con el llamado Black Friday y el Cyber Monday conviene pararse un momento a reflexionar qué es lo que piensan las empresas y los consumidores respecto a un fenómeno que nació hace más de cincuenta años en Estados Unidos.


Datos clave para entrar en materia

  • El consumidor realmente no está comprando más, solo está anticipando las compras de Navidad.
  • El Black Friday provoca estrés porque parece que el tiempo se acaba y no has encontrado la oferta deseada. Tenemos miedo a perder el chollo.
  • Los márgenes de los comercios se reducen en la versión extendida, hasta el punto que, en algunos casos alcanzan una rentabilidad nula.
  • Las devoluciones en este período superan a las del siete de Enero y duplican a los de otra fecha corriente.
  • Se genera empleo pero de peor calidad y poco estable.
  • El fenómeno daña al pequeño comercio local que no puede competir en márgenes con las grandes marcas.
  • El impacto medioambiental es enorme ya que al haber muchas compras pequeñas o individuales, se utilizan, al mismo tiempo, muchos envases que generan residuos devastadores para el planeta.
  • Las ofertas en la mayoría de los casos son poco agresivas y solo en algunos artículos y no sobre toda la colección.

Una vez más, la culpa fue del fútbol

De todas las historias que he leído sobre su origen, la que más me gusta es la que contaba el diario The Telegraph, según el cual nos tenemos que remontar a la Philadelphia de los años cincuenta. Según narraba este periódico, el sábado posterior al día de Acción de Gracias se celebró en esta ciudad un partido de fútbol americano entre el ejército y la marina.

Tal fue el poder de convocatoria de dicho evento, que la ciudad se abarrotó de personas procedentes de todo el país que aprovecharon el viaje para hacer sus compras navideñas el día previo al partido. El acontecimiento provocó un caos tan inmenso en la ciudad que la policía tuvo que trabajar largas jornadas sin descanso para controlar a toda la multitud. Los propios agentes bautizaron aquél hecho como el Black Friday.

Muy poco se parece aquel fenómeno que nació de manera casual al boom consumista convertido en costumbre hoy en día.

El fenómeno en números

A pesar de las cifras que apuntan a un año record en venta online con un incremento de más del 20% en USA, en España parece que las ventas crecen pero a un ritmo mucho menor del esperado.

De hecho, el comercio se replantea si merece la pena continuar con el modelo actual de varias jornadas o volver al que existe en Norteamérica y que se limita al viernes después de Acción de Gracias. ¿Estamos ante un suicidio colectivo del comercio?

Aun así hablamos del 28% del montante destinado a las compras navideñas (https://www2.deloitte.com/es/es/pages/consumer-business/articles/informe-consumo-navideno.html) y de 1.600 millones de euros, triplicando las ventas de una semana normal del año. Prácticamente el 93% de los comercios electrónicos han aplicado ofertas (https://www.adigital.org/tag/black-friday/)

También es interesante valorar que estas acciones generan en España más de 30.000 contrataciones, el 60% de ellas en el sector del transporte y el 40% en el comercio.

La otra cara de la moneda

Pero este fenómeno consumista también tiene otros efectos que no podemos perder de vista, especialmente en lo que a consumo responsable se refiere.

Bajo mi punto de vista, el Black Friday y el resto de sucedáneos que lo rodean, producen un efecto totalmente contrario a los principios del consumo responsable. El gasto que genera no está orientado a conseguir cambios que beneficien a la colectividad, sino que están motivados por intereses egoístas y exclusivamente individuales.

La situación provoca tal controversia a nivel social hasta el punto que para dar respuesta al Black Friday nació en Bilbao hace 5 años el movimiento cultural Fair Saturday que busca movilizar a la sociedad para dar apoyo a causas sociales.

Como siempre, las cosas no son blancas o negras

Tras analizar de manera somera las diferentes posturas sobre este nuevo invento del marketing, podemos concluir que como todo en la vida, y adaptando el famoso aforismo de Ramón de Campoamor, nada es bueno ni malo, todo es según el color del cristal con que se mira. Los consumidores están encantados con la posibilidad de poder hacer sus compras navideñas a precio de rebaja, los comercios también sentirán alivio al poder adelantar los ingresos de la Navidad, pero, por el lado contrario, la sociedad se hunde cada vez más en una espiral consumista de destino incierto.


  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    Aranzadi Fusión

    Aranzadi Fusión es el primer y único ecosistema legal con todo lo que necesitas para la transformación digital y gestión integral de tu despacho, combinando tecnología e información inteligente. Todo ello en la nube y con la mayor seguridad para ayudarte a cumplir con la nueva normativa RGPD en base a estos tres niveles: legal, técnico y organizativo.

Blog


Datos personales

Entendiendo las finanzas nace como un espacio donde desarrollar temas relacionados con el mundo de las finanzas en la empresa. Un lugar ...ver perfil

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar