21 de agosto de 2017 | 12:22
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Fiscalidad Internacional

22 de Marzo de 2016

Miguel Muga Rodríguez

Tax Manager (EMEA) en PerkinElmer
Linkedin

Estados Unidos: próximos retos fiscales

Estados Unidos se enfrenta en la actualidad a varios de sus mayores retos tributarios en su historia reciente que determinarán su competitividad en materia tributaria en las próximas décadas.


El primer reto: actualizar el principio tributario de renta mundial que se enfrente a sus limitaciones actuales. El segundo: reducir el tipo impositivo que actualmente se sitúa en torno al 35%. Y el tercero: simplificar el código tributario ("Internal Revenue Code") cuya complejidad aumenta cada año y que actualmente tiene más de 75.000 páginas! Por último, cómo las diferentes propuestas fiscales de los distintos candidatos presidenciales a las elecciones de Noviembre de 2016 afrontan estos tres retos.

Todos ellos están relacionados entre sí y hacer frente a uno sin los otros supondría poner un parche sobre parche. Si se implementa una exención total o parcial por la repatriación de dividendos pero se mantiene el tipo del 35%, continuará siendo preferible invertir en el extranjero porque eventualmente cualquier rendimiento tributará a ese marginal. Si se reduce el tipo, pero no se modifica el sistema tributario, se incentiva mantener todas las "taxed reserves" fuera de su territorio. Y si se abordan los dos primeros, pero no se simplifica el código tributario, podría suponer una barrera de entrada a capitales extranjeros.

A todo lo anterior hay que añadir algo que de todos es conocido: la presión ("lobby") que las multinacionales ejercen sobre la actividad legislativa (ej. reglas "Check the box" que son la mayor fuente de instrumentos híbridos y, por tanto de "double non taxation", a los que hace frente BEPS con su acción 2 y que no ha podido eliminarse hasta ahora) impide el avance de cualquier reforma.

Actualización del sistema tributario

Seguramente, de los tres retos, este es el que más apremia. ¿Es antipatriótico ahorrar impuestos? ¿Pero, en cambio, es lícita la economía de opción? Algunos piensan que no es necesario reformar el sistema tributario. Parece que el actual no se muestra eficiente para atraer inversiones o repatriar las mencionadas reservas localizadas en el extranjero. Así que no hacer nada no debería ser una opción. Algo no funciona.

Dicho lo anterior, el sistema impositivo estadounidense se basa en un sistema de renta mundial que cuenta con la posibilidad de diferir el pago de impuestos por rentas obtenidas en el extranjero hasta su repatriación junto con un crédito fiscal ("foreign tax credit"). Es un sistema puramente basado en el "capital export neutrality". Si no hay distribución de dividendos a la matriz, no se devengan impuestos. Y, con el panorama actual, lo más probable es que no haya distribución de beneficios por el elevado tipo impositivo local. 

Y el resultado de todo lo anterior es que, en los últimos meses, hemos conocido fusiones transfronterizas con el fin de modificar el domicilio fiscal de la resultante que liberará las reservas de dinero con el fin de utilizarlas sin coste fiscal significativo. En 75.000 páginas a pulso de lobby tendrá que ser más fácil encontrar una excepción que se adapte a la necesidad de la empresa que la promovió. Y esto es lo que ha llevado a una mayoría a abrir el debate de la obsolescencia de su sistema tributario para incentivar la inversión doméstica. Porque si el sistema funcionara, es razonable pensar que las empresas actuarían de otra forma.

Mientras, el gobierno actual no consigue ingresos fiscales y las empresas que deberían dárselos no lo hacen para optimizar su tipo efectivo. Y ante la incapacidad de abordar una reforma fiscal profunda que actualice el código tributario a los tiempos actuales, la administración Obama pretende crear una imposición adicional sin necesidad de distribución de dividendos (una suerte de transparencia fiscal internacional de carácter objetivo y obligatorio).

Reducción del tipo impositivo

Como comentaba en mi primer post, hay una competitividad fiscal entre países para atraer el mayor tipo de inversiones. Mientras que los miembros de la Unión Europea luchan por estas inversiones, parece que los Estados Unidos empujan a sus compañías a otras jurisdicciones más favorables. Así, parece que un 35% es demasiado alto para los estándares actuales que hace que pese más la economía de opción. La propia administración Obama es consciente de esto en sus propuestas fiscales. Aunque es lógico pensar que pasará lo que ya pasa en España: son las pequeñas y medianas empresas las que soportan mayor carga tributaria que las multinacionales.  

Simplificación del código tributario

Parece obvio que 75.000 páginas son muchas cuando en España solo el del Impuesto sobre Sociedades no llegará a las 50. Todo esto hace muy enrevesado invertir y supone la misma idea mencionada anteriormente. Solo aquellos que tienen recursos para invertir en lobby lo tienen para invertir en asesoramiento fiscal, por lo que la carga tributaria se traslada de nuevo a estas pequeñas y mediana empresas.

Elecciones presidenciales

De los recientes resultados, parece que la contienda se va a reducir a Hillary Clinton y a Donald Trump. Las dos propuestas aparentemente son muy similares por lo que sería razonable pensar que si gana la primera, la política fiscal sea continuista con la Administración Obama mientras que si gana el segundo, es sumamente difícil atenernos a un precedente teniendo que en cuenta que incluso el Partido Republicano reniega de él.

Por todo lo anterior, es la pescadilla que se muerde la cola. Las mismas empresas que hacen lobby para que no se cambie nada son las que tienen sus reservas en el extranjero. Y Estados Unidos no solo pierde la residencia de las personas jurídicas, también la de personas físicas. Y lo que es peor, no tiene pinta de que esto se solucione durante este año 2016. Y mientras la UE cobra los impuestos de empresas americanas que su propio país no puede. No parece fácil la solución (capital ownwership neutrality?) Vienen cambios y afectarán a la forma de operar de las empresas europeas. Veremos qué pasa.

Disclaimer: La opinión expresada en este artículo es exclusiva de su autor y no imputable a Perkinelmer ni a ninguno de sus empleados.



Vote:
|| || || || |
Resultado:
329 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Practicum Fiscal 2017

    Practicum Fiscal 2017

    La obra ofrece una explicación clara del sistema tributario español, con múltiples ejemplos prácticos y la doctrina administrativa y jurisprudencia más relevante y actualizada

  • Fiscalidad y Globalización

    Fiscalidad y Globalización

    El presente libro es fruto de los trabajos científicos llevados a cabo en el marco de las XXVI Jornadas del Instituto Latinoamericano de Derecho Tributario organizadas por la Asociación Española de Derecho Financiero en Santiago de Compostela.

Blog


Datos personales

Actualmente, los estados son cada vez menos soberanos para implementar medidas fiscales de calado internacional. Los sistemas fiscales son muy similares y ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar