27 de marzo de 2017 | 06:25
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Fiscalidad Internacional

19 de Mayo de 2016

Guillermo Salceda Pacheco

Asesor fiscal internacional
Linkedin

La ética de la fiscalidad y la ética de la información

El plan de acción promovido por la OCDE y el G20 conocido como “Plan BEPS” (“Base erosion and profit shifting”; en la lengua de Cervantes, “erosión de bases y trasvases de beneficios”) se asienta sobre tres pilares básicos: coherencia del sistema tributario internacional, sustantividad de las transacciones y de las actividades económicas, y TRANSPARENCIA de las transacciones y de las actividades económicas a través de la información, tanto a las administraciones tributarias como a la sociedad.


Mucho se ha hablado en los últimos tiempos de la evolución (o, tal vez, de la "revolución") que está generando el Plan BEPS en el ámbito de la fiscalidad internacional, y del cambio de paradigma que está propiciando en cuanto a la práctica de esta profesión.

Yo creo que el auténtico cambio no se está produciendo tanto en la praxis profesional (porque, a pesar de las etiquetas y de la opinión pública, la gran mayoría de fiscalistas no somos "chorizos con carrera") sino, más bien, en el entorno que se ha creado alrededor de la mundo de la fiscalidad, el cual se está viendo sometido, y cada vez con mayor intensidad, al firme escrutinio de la sociedad y de los medios de comunicación. En los tiempos que corren, al igual que le pasara a la mujer del César, en la práctica fiscal ha cobrado la misma importancia hacer las cosas bien y, además, asegurarse de que tengan una buena apariencia.

Y esto, sinceramente, creo que es una buena noticia para quienes nos dedicamos a esta profesión, pues nos encontramos ante la oportunidad de reivindicar y de demostrar, abiertamente y sin tapujos, que existe una verdadera "ética de la fiscalidad" que, ojalá, desemboque en una auténtica relación cooperativa entre contribuyentes y administraciones públicas (que es otra de las iniciativas del Plan BEPS, si bien eso es harina de otro costal....).

Ahora bien, creo que esa "ética de la fiscalidad" se está topando con un inconveniente en el ámbito de la información que le impide cobrar mayor visibilidad social, y que resulta en gran medida del "populismo extremo" que caracteriza los tiempos que corren.

Vaya por delante mi más sincero respeto y admiración a los profesionales que se dedican a la ingente, importante y, a veces, ingrata labor de informar, especialmente en estos tiempos en los que, supongo, es difícil conciliar el contenido de las noticias con ratios de audiencia y niveles de venta de prensa. Pero, lo cierto, es que actualmente es muy difícil encontrar "buenas noticias" sobre la conducta fiscal de las empresas frente al descomunal volumen de "malas noticias" sobre dicho comportamiento que, además, en muchas ocasiones adolecen una gran falta de precisión y de rigor técnico o, al menos, son muy "matizables".

En este sentido, me gustaría reseñar una noticia que se publicó la semana pasada en la prensa económica, sobre la base de un informe emitido por una ONG (de la que, por cierto, soy miembro desde hace muchos años), cuyo titular literalmente rezaba: "Las empresas del Ibex tienen 891 filiales en paraísos fiscales."

Por un lado, creo que la labor de esa ONG es absolutamente encomiable y poco o nada se le tiene que objetar y, además, no sé hasta qué punto se le puede exigir precisión y profundidad en sus conocimientos en materia de fiscalidad internacional. Y, por otro lado, hay que reconocer que el diario que publicó la noticia se limitó a hacerse eco de la misma, sin más.

Ahora bien, el informe en cuestión (y, por ende, la noticia que trasciende a la opinión pública) cataloga como paraísos fiscales a 72 territorios, entre ellos, el Estado de Delaware (en los Estados Unidos) y Estados miembros de la UE como Holanda, Chipre, Luxemburgo e, incluso, España como consecuencia del régimen previsto en la Ley del Impuesto sobre Sociedades para las llamadas "Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros - ETVE".

Y esto es lo que, en mi modesta opinión, no es de recibo, ni justo ni tolerable, pues este tipo de titulares y noticias, no solo inflaman la alarma social que ya vivimos en torno a estos temas sino que, además, muchas veces arrastran injustamente a muchas empresas españolas (y a muchos asesores fiscales) que llevan muchísimos años realizando un esfuerzo titánico para salir al exterior, abrir nuevos mercados, crecer y estabilizarse en un mundo competitivo "hasta el canibalismo".

A mi humilde juicio, el autor o autores del informe del que se hace eco la noticia confunden, o sencillamente desconocen, diferencias básicas entre medidas de política fiscal, economías de opción e incentivos fiscales con evasión y/o elusión fiscal (que no es lo mismo), o con planificación fiscal agresiva.

En los tiempos que vivimos, entiendo que pueda resultar ética y moralmente reprochable la planificación fiscal agresiva e, incluso, las medidas que con mejor o peor fortuna hayan implementado determinados países con la finalidad de atraer la inversión o, simplemente, para ser más competitivos en el marco de la tributación (tema éste que, a mi juicio, es el verdadero quid de la cuestión en muchos asuntos, y que ya trataremos largo y tendido en otra ocasión), pero de ahí a catalogar a países "fiscalmente civilizados" desde hace siglos, me parece que hay un abismo.

En fin, creo que el gran esfuerzo que mucha gente estamos realizando día a día para mostrar y demostrar que la empresa española contribuye, y mucho, al sostenimiento de las arcas públicas (tanto españolas como extranjeras) no debería verse empañado con noticias faltas de rigor técnico o, cuando menos, muy discutibles. De hecho, ese esfuerzo que muchos estamos realizando por poner de manifiesto que, de verdad "de la buena", existe una "ética de la fiscalidad" debería verse acompañada de una "ética de la información" que no se limite a publicar noticias populistas, o de contenido fácil, y sí coadyuve a mostrar la imagen fiel y verdadera de la gran mayoría de empresas de este país.

La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva de su autor.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
194 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ONESOURCE Transfer Pricing

    ONESOURCE

    Una fuente inagotable de recursos en la gestión de la información fiscal internacional.

  • Fiscalidad y Globalización

    Fiscalidad y Globalización

    El presente libro es fruto de los trabajos científicos llevados a cabo en el marco de las XXVI Jornadas del Instituto Latinoamericano de Derecho Tributario organizadas por la Asociación Española de Derecho Financiero en Santiago de Compostela.

Blog


Datos personales

Actualmente, los estados son cada vez menos soberanos para implementar medidas fiscales de calado internacional. Los sistemas fiscales son muy similares y ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.