29 de marzo de 2017 | 12:59
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

3 de Marzo de 2016

Óscar Fernández León

Experto en habilidades profesionales del abogado
@oscarleon_abog

¿Cómo puede el abogado elaborar la argumentación del informe oral?

Tras un detenido estudio del asunto, la preparación del informe constituye un ejercicio de reflexión estratégica, ya que cuando encaramos esta fase debemos sopesar todo el material estudiado con el fin de plantear la estrategia más acorde con nuestras pretensiones. Ya sabemos cuáles son los hechos; incluso disponemos de una idea aproximada de cómo se va a desarrollar la prueba; también sabemos las normas jurídicas, doctrina y jurisprudencia aplicables al caso.


Con estos antecedentes, en el post de hoy vamos a examinar con detalle una opción para la elaboración del informe oral en lo que atañe a la argumentación, o lo que es lo mismo,  la fase en la que los abogados fundamentan las ideas centrales de su discurso a través de un ordenado examen crítico de las pruebas y la aplicación de la ley, doctrina y jurisprudencia, con el fin de sostener la validez de los hechos que se hicieron durante la fase de la narración, todo ello con el fin de persuadir y convencer al auditorio.

Dicho esto, hemos de comenzar afirmando que la elaboración del informe oral no sigue unas reglas fijas, existiendo múltiples opciones, puesto que como afirma el refrán «cada maestrillo tiene su librillo». Aquí es esencial el aprendizaje obtenido a través de la práctica que nos da la experiencia. En esta materia, soy de la opinión de que cada método será válido si con él el abogado se siente cómodo y seguro para preparar la exposición. Por lo tanto, si bien podemos dar algunas ideas a modo de consejo, su eficacia dependerá del provecho que pueda extraerle cada uno.

La primera idea que hemos de transmitir reside en que la elaboración del informe va de la mano del estudio del asunto, puesto que a través de esta fase, el abogado puede ir obteniendo la información necesaria para la preparación del informe. Sólo a través del conocimiento del asunto, podremos organizar correctamente las ideas, puesto que de eso se trata, de sistematizar y organizar las ideas esenciales del caso en cuestión.

La lectura de los documentos rectores y fundamentales del asunto es indispensable para comenzar a elaborar el informe. Demanda y contestación; denuncia o querella y declaraciones; demanda laboral, etc., constituyen documentos cuya detenida lectura nos permitirá extraer sin dificultades los argumentos claves de ambas partes. La obtención de tales argumentos se encontrará recogida de forma expresa en dichos escritos o, en su caso, podremos intuirla gracias a esa habilidad que disponemos los abogados para saber donde se encuentran los elementos esenciales del debate. Una vez dispongamos de los mismos, deberán sistematizarse a través del correspondiente esquema, cuya finalidad será ilustrarnos de forma rápida sobre los argumentos que ambas partes sostienen.

Ya disponemos de los argumentos, pero somos conscientes de que estos se encuentran formados o tienen su origen por hechos cuya prueba será esencial para la estimación de los mismos. Nuevamente, espigaremos entre los escritos rectores y el resto de la documental obrante (por ejemplo, declaraciones de imputados, testigos, etc.) y relacionaremos los hechos vinculados de una u otra forma a los argumentos (normalmente, disponemos de estos hechos al haberlos localizado durante la elaboración de la narración del informe) Utilizando el mismo esquema, enlazaremos los hechos con cada uno de los argumentos.

Normalmente, en esta fase es conveniente centrarse en los hechos que sustentan argumentos propios y que constituyen el objeto principal de nuestro trabajo, dejando para el final el trabajo asociado a los argumentos contrarios.

Ahora, una vez que disponemos de los argumentos y los hechos que los conforman, el siguiente paso es determinar la valoración de la prueba que va a acreditar los hechos y, finalmente, sustentar los argumentos. Esta fase es muy delicada, ya que al no haberse celebrado el juicio oral, desconocemos el resultado de la prueba. No obstante, podemos intuir el resultado de parte de la misma, especialmente la que hemos propuesto, si bien, insisto, nos enfrentaremos a otra prueba cuyo resultado desconocemos.

Con esta advertencia, trataremos de determinar que prueba, adecuadamente valorada, podrá evidenciar cada uno de los hechos y/o sustentar cada argumento. Las valoraciones dudosas o probables también pueden incluirse, si bien deberemos ser cautelosos sobre su eficacia futura durante el procedimiento. Nuevamente, siguiendo el esquema anterior, asociaremos cada prueba a los hechos y argumentos.

Para completar el esquema, y en relación con la parte adversa, podemos realizar el mismo proceso argumentos/hechos/prueba.

 

Una vez concluido el esquema, disponiendo de todos y cada uno de los elementos necesarios para defender el caso y exponerlo oralmente, es cuestión de elaborar el informe oral por escrito, siguiendo las reglas de división del informe que hemos examinado en nuestro post 

Concluir recordando que esto no es más que una opción, y que el proceso que se siga dependerá del estilo y experiencia de cada abogado. No obstante, en ocasiones, poner por escrito la estructura de nuestra forma de trabajar puede ayudarnos a tener una visión más completa y eficaz de nuestro trabajo. Espero que pueda serviros de ayuda.

Encuentra este y otros artículos del autor en su página web y conoce sus obras en la página e-autor.



Vote:
|| || || || |
Resultado:
716 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • El reto de ser Abogado

    El reto de ser Abogado

    Libro de 101 consejos o tips para el ejercicio de la profesión de abogado basado en una selección de los post publicados por el autor en la revista digital legaltoday desde 2011 hasta 2015 y que ofrecen al lector una visión completa del ejercicio profesional, desde la perspectiva del autor, abogado en ejercicio y socio director de un despacho de abogados.

  • El Abogado y los Honorarios Profesionales: Una visión práctica

    El Abogado y los Honorarios Profesionales: Una visión práctica

    La obra está dedicada al examen de los honorarios profesionales de los abogados desde una perspectiva práctica profesional. A lo largo de la obra se analizan la forma de fijación, contratación, cobro, gestión, rentabilidad, reclamación de los honorarios y otros aspectos vinculados como costas, justicia gratuita y pro bono.

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.