16 de julio de 2019 | 02:04
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

7 de Agosto de 2014

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

El experimento de ponerte en los zapatos del cliente: ¿cómo querría que fuese mi abogado?

Cuando escribo sobre la experiencia del cliente durante la relación con su abogado me gusta ponerme en el pellejo del cliente e imaginarme cómo me sentiría si yo fuera éste. Ciertamente, es un ejercicio muy refrescante, pues te obliga a ver las cosas desde una perspectiva completamente diferente a la habitual, ayudándote, ¡y de qué manera!, a comprender sus necesidades e inquietudes.


Siguiendo esta consigna, hoy voy a trasladaros en forma de decálogo el resultado de mi experiencia al situarme en la posición del cliente y visualizar cómo quisiera que fuera mi abogado si tuviera un problema y buscara su asesoramiento legal, ejercicio que he realizado partiendo de la premisa de que fuera la primera vez que entrara en contacto con el mismo.

Dicho esto, vamos con ello.

Me gustaría que mi abogado/a...

1º.- Fuera puntual, de forma que comenzara a atenderme a la hora que me ha citado.

2º.- Al presentarse fuera educado, afectuoso y cortés, sabiendo cómo romper el hielo y ayudándome a sentirme más tranquilo.

3º.- Me transmitiera desde el principio una imagen de seguridad en si mismo.

4º.- Me escuchara atentamente cuando le expusiera mi problema, a través de miradas y gestos me hicieran sentir verdaderamente escuchado.

5º.- Empatizara conmigo, de modo que yo sintiera que está comprendiendo mi problema, y se está involucrando emocionalmente en mi situación, transmitiéndome así atención y confianza.

6º.- No tuviera prisa, haciéndome sentir con su calma y tranquilidad que dispongo del tiempo necesario para exponerle mi problema.

7º.- Resolviera mis dudas de forma clara y sencilla o al menos me expusiera el camino a seguir, dando muestras del dominio de los aspectos legales de mi asunto.

8º.- Que fuera objetivo y no se dejara llevar por mi interés subjetivo y condicionantes personales, explicándome las cosas como son, de forma imparcial y ecuánime.

9º.- Transparente, de modo que en caso de encargarle el asunto, me informara desde el principio (incluso sin yo pedírselo) los costes previsibles por su trabajo.

10º.- Responsable, de forma que cuando salga del despacho, lo haga con la certeza de que he sido escuchado, atendido y aconsejado por un hombre de en el que puedo depositar mi confianza, teniendo la convicción de que sabrá defenderme.

Resumiendo: mi abogado/a soñado/a debería ser puntual, afectuoso, seguro de si mismo, que supiera escucharme, que empatizara conmigo, que no tuviera prisas, preparado técnicamente, independiente, transparente y responsable...

Naturalmente, seguro que si hacéis este ejercicio saldrán otras cualidades semejantes o incluso novedosas. En cualquier caso, lo importante es aprender del ejercicio y ponerlo en práctica en la primera ocasión que tengamos. Y si entonces vemos que no es tan fácil como parece, pues pongámonos manos a la obra para adquirir las habilidades necesarias para conseguirlo.

Este y otros post y artículos de Legal Today podrá encontrarlos en la página web del autor



  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Mailings para un joven abogado

    Mailings para un joven abogado

    El abogado novel, a pesar de la fuerza e ilusión que lo impulsa, vive en sus primeros avatares profesionales rodeado de multitud de inquietudes, dudas y preocupaciones, todas ellas alentadas por el desconocimiento de numerosos aspectos de la profesión, que solo se podrán conocer en su justo término gracias a la acumulación de experiencias que dan los años de práctica.

  • Guía para prestar un Servicio excelente al Cliente

    Captación y Fidelización del Cliente en los Despachos de Abogados

    Cuando el cliente se aproxima a un despacho de abogados, lo hace asumiendo que sus profesionales disponen de la capacidad técnica adecuada para resolver su encargo, si bien desconoce en qué consiste la prestación de los servicios, careciendo de la necesaria capacidad para evaluarla.

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar