14 de noviembre de 2019 | 10:54
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

24 de Mayo de 2012

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

Equipos de trabajo: una necesidad para los abogados

"Michael, si no puedes pasar la pelota, no puedes jugar", Dean Smith (coach de Michael Jordan en sus primeros años en UNC). Tradicionalmente, los abogados somos poco propensos al trabajo en equipo. Probablemente, si nos preguntaran al respecto, diríamos que por supuesto sabemos trabajar en coordinación con otros compañeros.


Sin embargo, esto no es cierto. Los estudios, encuestas y estadísticas demuestran que los abogados somos muy independientes en todo lo referente a nuestro trabajo. Acostumbrados a trabajar aislados, somos proclives al trabajo individual ("esto puedo hacerlo solo") y a rechazar las objeciones y sugerencias que puedan plantearse sobre nuestro trabajo, máxime cuando en nuestro país prevalece el modelo de despacho individual y, en todo caso, se interactúa en un contexto claramente jerarquizado.

Sin embargo, esta idea se opone a dos realidades. La primera reside en que hoy en día la complejidad caracteriza la mayor parte de los encargos que reciben los despachos de abogados, dado que la interconexión entre materias es más frecuente que antaño y cada asunto requiere la participación de diversos especialistas para garantizar un trabajo de calidad. En segundo lugar, es un hecho constatado que el aislamiento en el trabajo reduce la eficiencia, motivación y productividad.

Por lo tanto, sea cual sea el tamaño del despacho o la jerarquía establecida (por ejemplo, una "prima donna" y otros abogados), lo cierto es que debemos empezar por reconocer que el trabajo en equipo es fundamental para alcanzar el éxito en nuestra profesión.

Con estos antecedentes, podemos definir a un equipo como un conjunto de personas que, dentro de una organización, trabajan de forma coordinada en la ejecución de un proyecto con el fin de alcanzar un determinado objetivo.

Las características esenciales de un equipo de trabajo son la coordinación en la ejecución del trabajo; la complementariedad entre los miembros del equipo debido a sus diferentes habilidades y la responsabilidad del equipo en el resultado final. No obstante, la mejor forma de conocer mas a fondo estas características es dar un repaso a los beneficios que reporta el trabajo en equipo:

1ª.- Complementariedad: Esta se produce cuando habilidades únicas se combinan y emplean de forma efectiva, ya que las personas que integran un equipo disponen de diferentes habilidades tanto personales como profesionales. El empleo de dichas habilidades conjuntamente nos permite aprovechar lo mejor de cada uno para el desarrollo del proyecto, lo que garantiza excelentes resultados.

2º.- Coordinación: El equipo de trabajo es todo lo contrario a una suma de aportaciones individuales sin criterio ni control. Un equipo tiene que estar coordinado y organizado  para la obtención del objetivo común.

3º.- Creatividad: Partiendo de lo expuesto anteriormente, un mayor número de habilidades hace que el equipo sea mas creativo, puesto que generará ideas y planteamientos novedosos, lo que influirá en la obtención de nuevas perspectivas de trabajo y, con ello, de mejores resultados.

4º.- Motivación: El trabajar en común para lograr un concreto objetivo genera un entusiasmo y energía que influye directamente en la satisfacción del equipo y en su motivación para alcanzar el éxito.

5º.- Eficiencia y mayor capacidad de respuesta: El trabajo en equipo facilita la conclusión de los encargos en un menor espacio de tiempo, ya que la posibilidad de coordinar las actividades que integran el proyecto dividiendo las tareas, permitirá una rapidez de respuesta que difícilmente encontremos en el supuesto de trabajar aisladamente.

6º.- Confianza: Los equipos facilitan las relaciones y contribuyen a crear la unidad del grupo. Una vez superadas las primeras diferencias, y alcanzada la necesaria coordinación, los equipos suelen generar un alto grado de camaradería debido a que todos confían en el buen hacer de sus compañeros, y buscarán lo mejor de sí mismos para la consecución de los objetivos del grupo. Si el equipo está bien coordinado, nacerán buenas relaciones, lo que a su vez desarrollará un alto sentido de responsabilidad de sus miembros.

Centrados en nuestra profesión, los abogados pueden y deben trabajar en equipo. De hecho, considero que todos venimos haciéndolo en mayor o menor medida, si bien sin una coordinación y organización adecuada. Así, tradicionalmente, el abogado titular del despacho y un abogado auxiliar han formado un equipo de trabajo muy simple, en el que la jerarquía y la formación han prevalecido sobre la esencia del trabajo en equipo. Siguiendo ese modelo, pero algo mas evolucionado, un abogado con experiencia o el titular del despacho coordina a más de un abogado para llevar determinado asunto. En estos casos, nos encontramos ante simples delegaciones de trabajo, en mayor o menor medida controladas por el abogado mas experto. Finalmente, ante asuntos especialmente complejos, los abogados (generalmente en los grandes despachos) vienen formando equipos de trabajo de varios profesionales, cada uno especializado en determinada materia, coordinados por uno de ellos, cuya función es asignar las tareas y organizar todo lo referente a la información, actualizaciones, reuniones de coordinación, etc.... Esta forma de trabajar supone la aportación por sus integrantes de sus conocimientos y experiencias en un marco coherente y organizado.

De esta forma, pueden alcanzarse los siguientes objetivos, todos ellos beneficiosos y positivos para nuestro crecimiento:

1º.- La resolución del asunto encuentra su aval en la puesta en activo de diversos planteamientos y una perspectiva mas amplia (creatividad).

2º.- La calidad y calado del servicio prestado es mayor, pues el resultado trae su causa en la solvencia de los conocimientos jurídicos de los distintos especialistas (complementariedad).

3º.- El cliente se sentirá mejor atendido ante un grupo de trabajo que se dedique especialmente a su asunto (atención al cliente).

4º.- Los abogados del equipo disfrutarán de un intercambio de experiencias y conocimientos que incrementará sus habilidades (conocimientos).

5º.- Será un auténtico catalizador del buen ambiente en el despacho (confianza).

Por lo tanto, el trabajo en equipo es el camino que deben seguir todos los despachos, sea cual sea el tamaño, si queremos beneficiarnos de las ventajas que este sistema nos ofrece tanto desde una perspectiva personal como profesional.


  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar