Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

9

de

Mayo

Óscar Fernández León

Experto en habilidades profesionales del abogado
@oscarleon_abog

La desorganización o el ocaso del abogado

Lo posible ya lo hice. Lo imposible lo estoy logrando. Para milagros me estoy organizando.(Anónimo)


Hace unos días estuve repasando los post publicados en el blog  durante los dos últimos años con el fin de reorganizar los contenidos de las futuras colaboraciones. Durante este proceso hubo algo que llamo mi atención en relación con el asunto, siempre presente, de las habilidades de los abogados. Ese algo, que aparecía como denominador común en la mayoría de los temas tratados, no era otro que el asunto de la organización, y más concretamente, la habilidad inexcusable de todo abogado de ser organizado.

Ciertamente, tanto si los posts abordaban expresamente temas de organización como sobre otros aspectos aparentemente ajenos a ella, lo cierto es que - y está fue mi reflexión - toda la actividad vinculada al ejercicio de la abogacía requiere del factor organizacional, y más concretamente, que el abogado sea una persona muy organizada.

Esta conclusión, que puede resultar muy elemental, debe hacernos reflexionar sobre el papel qué juega la organización en nuestra actividad y muy especialmente como habilidad personal del profesional, sin olvidar lo difícil que es mantener una estabilidad y disciplina en una conducta verdaderamente organizada.

En cuanto al primer punto, ser organizado va a afectar directamente a áreas como la gestión del tiempo, la adecuada planificación, la organización de archivos, todos los aspectos relativos a la preparación de actos judiciales (audiencias, juicios, declaraciones, etc...), las finanzas, y, cómo no, a nuestra productividad, pues si entre los frutos de ser organizado destaca alguno, este es la mayor eficacia y productividad de nuestra actuación. Efectivamente, ¿Podemos imaginar a un abogado que no sepa gestionar y organizar su tiempo? ¿Y a un abogado que no planifique sus visitas, reuniones o, en general, agenda diaria de trabajo? ¿Existirá algún abogado que no repase puntualmente las providencias y resoluciones que acaban diariamente en su mesa? ¿Cómo podrá trabajar un abogado que no sigue ningún criterio de organización para preparar los juicios? ¿Y qué decir de los presupuestos y minutas? ¡Pobre abogado el que se relaje en la minutación y cobro de sus honorario!  Sinceramente, creo que a través de estas preguntas, y sin necesidad de mostrar respuesta alguna, queda clarificada la importancia de la organización en nuestra vida profesional.

Pero quizás, más interesante, si cabe, es el hecho cierto que a veces por circunstancias muy diversas (problemas personales, complejidad de algún asunto que estamos llevando, falta de adopción de medidas organizativas, o incluso una fase de desánimo puntual) nuestra conducta de organización se relaja y vemos como poco a poco, sin prisa pero sin pausa, todo se empieza a complicar convirtiéndonos en víctimas de nuestra propia falta de atención.

Es precisamente en este punto, que he experimentado en más de una ocasión, es donde hay que parar, templar y centrar nuestra atención, sea el estado en el que nos encontremos, con el fin de reflexionar y poner coto inmediatamente a la falta de concentración, creatividad y productividad que se produce en estos momentos.

Por tanto, el abogado no puede permitir dejarse llevar por el caos al que conduce la desorganización, de consecuencias a veces fatales para nuestra profesión; el abogado tiene que superarse, sean las circunstancias que sean, y arbitrar las medidas necesarias para que la organización se mantenga. No hay que complicarse mucho la vida, bastará con delegar, organizar nuestra mesa, repasar algunos documentos, contestar el correo, revisar la agenda o incluso cambiar el mobiliario de sitio; de lo que se trata en estos casos es recuperar la ilusión y la energía sabiendo que todo está de nuevo bajo nuestro control...

No hay otra opción, el abogado tiene que ser organizado. En la medida en que vaya perdiendo esa cualidad o no acceda a la misma, será menos abogado. Es más, pienso que, aunque podamos considerarnos algo desorganizados, poco disciplinados y escasamente autoexigentes en otros aspectos de la vida, el abogado debe hacer todo lo posible por autoformarse en competencias y habilidades relacionadas con la organización. De hacerlo, conseguiremos ser más imaginativos, productivos, centrados en lo importante, dispondremos de más tiempo para nosotros y nuestra familia, podremos asumir nuevas responsabilidades y retos, y, con total seguridad, nos sentiremos más felices y satisfechos.

Sinceramente, creo que merece la pena dejar lo que estemos haciendo durante unos minutos para mirar a nuestro alrededor y luego a nuestro interior. Después, podemos preguntarnos ¿Debo organizarme en algún aspecto de mi profesión?


Vote:
|| || || || |
Resultado:
827 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ......[ver perfil]

Archivo del blog

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.