26 de marzo de 2017 | 12:38
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

23 de Febrero de 2017

Óscar Fernández León

Experto en habilidades profesionales del abogado
@oscarleon_abog

La hoja de encargo en un abrir y cerrar de ojos (Incluye formulario)

Hoy dedicamos nuestro post a conocer las estipulaciones esenciales de toda hoja de encargo profesional. Para ello, resumiremos brevemente el contenido de las estipulaciones más importantes, información ésta que podéis cotejar con la hoja de encargo que acompañamos a modo de formulario.


Lógicamente, y dada la libertad de forma (y de uso, si bien es muy recomendable), el formulario que acompañamos es una opción de muchas que pueden utilizarse para regular la relación profesional, por lo que podrá ser enriquecida o limitada a criterio del abogado que desee emplearla.

Dicho esto, procedemos a exponer algunas de las estipulaciones más importantes: 

Identificación del abogado: Con ello damos cumplimiento a la obligación establecida en el artículo 12.1 del CDAE que establece que el abogado identificarse ante la persona a la que asesora y defiende.

Identificación del cliente: Igualmente, con ello damos cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 13.3 del CDAE que obliga al abogado a comprobar la identidad y facultades de quien efectúe el encargo.

Número del expediente del despacho: Muy útil para su archivo y referenciado.

Objeto del encargo: Este apartado estará formado por dos subapartados.

Uno primero, dedicado a los antecedentes del encargo, que recogerá un breve resumen de la información suministrada por el cliente, indispensable para el desarrollo de nuestro servicio. El segundo apartado, denominado Intervención Profesional, se centra en la actividad profesional que el despacho debe realizar para cumplir con el encargo. Nos encontraríamos ante el enfoque técnico del asunto en el que el abogado expondrá al cliente la línea de acción que pretende seguir para alcanzar el éxito de la acción

Alcance: Igualmente, es muy conveniente incluir una estipulación preventiva, a fin de evitar que el cliente considere erróneamente que la suscripción de la hoja de encargo le autoriza para servirse de los servicios del abogado ante cualquier nuevo asunto o incidencia. En dicha estipulación se establecen los posibles criterios de facturación de tales servicios.

Profesionales que intervendrán en el asunto: Para evitar futuros malentendidos, es conveniente exponer al cliente que otros profesionales van a intervenir en el procedimiento o acción no judicial para la defensa del encargo (procurador, notario, perito, etc…) cuyos costes serán cuenta del cliente.

Facultad de delegación: Es sumamente práctico el recoger en la hoja de encargo una autorización por la que el cliente autorice al abogado delegar a su criterio y a otro compañero del despacho las tareas encomendadas.

Honorarios Profesionales: Este puede considerarse el apartado fundamental del presupuesto, dando cumplimiento a la obligación de previsibilidad recogida en el artículo 37 de la Carta de Derechos de los Ciudadanos ante la Justicia. A través del mismo, se detallan, conforme a los baremos o criterios seguidos por nuestro despacho, los honorarios profesionales en función tanto de los servicios a prestar (demanda, recurso de apelación, etc...) como de las fases en las que esta prestación se realiza (primera o segunda instancia, etc...).

Honorarios en supuestos de transacción: Resulta muy interesante incluir también una estipulación que incluya el importe de nuestros honorarios para el supuesto de que las partes alcancen una transacción durante el procedimiento, regulándose así el destino de los honorarios ya percibidos y un plus por el resultado de la transacción.

Costas Judiciales: Dado que es habitual que se facture al cliente una cantidad inferior a la resultante de la aplicación de los Baremos Colegiales (porque los honorarios establecidos por el  despacho sean inferiores al mismo) es recomendable pactar para el caso de imposición de las costas procesales al contrario, que el importe abonado por el cliente al abogado será recuperado por el cliente con cargo a la liquidación de costas (que emplean los Baremos Colegiales), quedando el exceso de honorarios liquidados a favor del abogado.

Suplidos: En nuestro presupuesto no debe faltar una regulación de los suplidos (especialmente en aquellos casos que sabemos que el desplazamiento y la pernoctación serán probables). De no hacerse constar dicha prevención, difícilmente serán satisfechos cuando se soliciten.

Autorización para imputación de pagos: Acorde con lo dispuesto en el artículo 20.2 del CDAE, el abogado solo podrá detraer sus honorarios de las sumas de dinero del cliente que estén en su posesión cuando conste consentimiento expreso del cliente. Por ello, es fundamental disponer de una estipulación que autorice no solo la recepción de los fondos, sino su imputación y detracción.

Confidencialidad: El abogado debe cumplir durante la relación con el cliente su compromiso deontológico de respetar el secreto profesional. Por ello, es muy recomendable recoger una estipulación en tal sentido.

Cláusula de Prevención de Blanqueo y protección de datos: La hoja de encargo es la herramienta precisa en la que hemos de hacer constar el sometimiento de la relación contractual a los términos de la Ley sobre Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo establecidas en la Ley 10/2010.

Impuestos: No está de más, para evitar malentendidos, dejar claro que los honorarios están sujetos a la aplicación de los impuestos de IVA y, en su caso, IRPF.

Petición de aceptación y primer pago de honorarios: El presupuesto concluye con una petición formal de que se proceda al pago de la provisión para inicial la relación contractual. A tal efecto se le indicará la suma exacta de los honorarios (IVA incluido) que debe ser satisfecha al despacho para considerarse aprobado el presupuesto y con el fin de facilitar el pago debemos indicar una cuenta corriente del despacho. Para concluir, deberá solicitarse la aceptación expresa del presupuesto mediante su firma y envío al despacho.

Probablemente existirán otras opciones para la inclusión de cláusulas de interés para las partes. No obstante, considero que con el listado precedente podemos elaborar una hoja que permita que el curso de la relación y sus incidencias sea, dentro de las circunstancias, lo más fluida posible.

Accede al formulario de la hoja de encargo

Encuentra este y otros artículos del autor en su página web.



Vote:
|| || || || |
Resultado:
42 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Arte y técnica del interrogatorio (Dúo)

    Arte y técnica del interrogatorio (Dúo)

    Un recorrido por las salas de vista de los juzgados y tribunales españoles nos permite comprobar la falta de técnica a la hora de interrogar (sin desmerecer la existencia de auténticos expertos en la materia).

  • El abogado y el juicio

    El abogado y el juicio

    Estudio práctico de la intervención del abogado en el juicio, partiendo del principio de que éste no limita su actividad a intervenir en sala, sino que su trabajo comienza mucho antes, cuando conoce la fecha del señalamiento del juicio y concluye tras el juicio, una vez ha realizado el cierre del caso.

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.