20 de octubre de 2017 | 07:18
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

10 de Noviembre de 2011

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

La técnica de la visualización para abogados (II)

“Nosotros somos lo que pensamos. Todo lo que somos lo somos por nuestros pensamientos. Y con nuestros pensamientos, construimos nuestro mundo. ” Siddhārtha Gautama, Buddha


Continuando con nuestro anterior post, vamos a ocuparnos del procedimiento de visualización con la mirada puesta en nuestra intervención en juicios.

La técnica de la visualización puede realizarse de diversas formas, no existiendo un procedimiento estándar. Sistemas de visualización hay muchos, desde los más técnicos y complejos hasta los más simples y sencillos, pero, en mayor o menor medida, si bien no somos conscientes de ello, todos visualizamos a diario sobre cuestiones personales y profesionales. La visualización, en todos los casos, se caracteriza porque está revestido de la impronta personal de quien lo experimenta.

Ahora bien, todos estos sistemas tienen algunos puntos en común, de los que podríamos destacar los siguientes:

1º.- Hay que tener muy claro el objetivo que pretendemos alcanzar y cuya consecución vamos a visualizar. Para ello hay que partir de la premisa de que lo que podemos imaginar, podemos vivirlo.

2º.- La intención de representar ese objetivo conseguido debe ser constante, antes y durante el proceso de visualización.

3º.- Debemos de rodearnos de las condiciones adecuadas para que el ejercicio se realice con la máxima tranquilidad: tiempo suficiente para el ejercicio y un lugar tranquilo y en el que nos encontremos física y mentalmente cómodos.

4º.- Alcanzar cierto estado de relajación en el que la respiración es muy importante y en el que debe prevalecer la atención y concentración en nuestro objetivo.

6º.-  Una vez comenzado el proceso, nos formamos una idea clara y precisa del objetivo que queremos alcanzar.

7º.- Acto seguido visualizaremos el "marco" en el que se producen los hechos vinculados a la consecución de nuestros objetivos: representamos mentalmente el lugar, los personajes y cualquier otro detalle que de fidelidad a la escena.

8º.- Proyectamos mentalmente la situación deseada en la que actuamos de forma que conseguimos nuestro objetivo con absoluta convicción. Para ello nos serviremos de todos nuestros sentidos; olemos, percibimos colores, escuchamos y nos comunicamos.

9º.-  Durante el proceso de visualización, hay que sentir la satisfacción por las expectativas de éxito, y una vez alcanzado, por el logro de nuestro objetivo. Cuanto más experimentemos el logro conseguido, más probabilidades de eficacia alcanzaremos.

10º. Finalmente, de forma progresiva vamos concluyendo el proceso, regresando a nuestras actividades habituales.

Ojo, una vez terminado el ejercicio, hay que trabajar para conseguir el objetivo visualizado. No obstante, ese trabajo será más sencillo porque conoceremos el camino, las dificultades y la sensación del logro conseguido. ¡Ahí es nada!

En relación con este proceso, volvemos a insistir que las citadas no son más que las líneas esenciales, ya que cada cual podrá realizarlo de la forma que le resulte más satisfactorio, bien sea de forma mas simple como siguiendo los innumerables consejos que existen en la literatura técnica. De hecho, sentarse tranquilamente a proyectar aspectos de nuestro futuro en una hoja de papel puede considerarse un proceso de visualización.

Incidiendo en el acto de una vista de un juicio, que quizás sea el ejemplo más práctico para los abogados, la visualización debe focalizarse en la sala de vistas con la presencia del Juez, del auxiliar y de los abogados, procuradores y partes. Si conocemos a las personas que van a intervenir y la sala en la que se va a desarrollar el juicio, mucho mejor. A continuación, y siempre en un clima de logro, nos veremos actuando en las distintas fases del juicio (interrogatorios, intervenciones ante el Juez y en el informe final) con confianza y convicción, superando dificultades como la resistencia de la otra parte o un testigo durante el interrogatorio; las llamadas de atención del Juez o la repentina concesión de un tiempo limitado para informar sobre nuestras conclusiones. A esto podemos añadir la sal o pimienta que queramos, ya que literalmente estamos creando nuestro sueño, y podemos permitirnos imaginar como será el escenario de nuestro éxito.

Respecto al momento en que debemos realizar la visualización para una vista, me inclino por hacerlo el mismo día del juicio, muy temprano, cuando estamos descansados y relajados y dominamos la materia objeto del litigio, lo que no obsta para que en días anteriores hayamos ido trazando el armazón de nuestra visualización final a través de ejercicios puntuales (mientras preparamos el interrogatorio o repasamos el informe).

En definitiva, a pesar de que los abogados somos muy analísticos y racionales, es conveniente que desarrollemos nuestro hemisferio derecho para convertirnos en personas mas intuitivas, lo que a la postre supondrá un beneficio añadido para nuestra practica profesional. El primer paso para ello es descubrir los beneficios de la visualización.



Vote:
|| || || || |
Resultado:
327 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar