14 de octubre de 2019 | 11:23
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

3 de Enero de 2013

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

Lo que el refranero esconde sobre los abogados

"Ni de muerte ni de veneno, ni de violencia se trata, pero si sencillamente del robo de mis tres cabras, Yo denuncio a mi vecino como autor de tal hazaña; el Juez reclama las pruebas, pero tú solo le hablas de la Guerra de Mitrídates, de la batalla de Cannas, y de la perfidia púnica y su furor. No te cansas de citar, los Silas, Marios, Mucios con pasmarotadas y voces. Mas ¿Cuándo Póstumo, hablarás de mis tres cabras? (Marcial "Contra el abogado Póstumo?)


El refranero siempre ha sido muy severo con los abogados; ¿por qué negarlo? De toda la vida hemos escuchado dichos, proverbios y chascarrillos en los que nos han dedicado innumerables lindezas a través de las escasas, pero elocuentes palabras, que conforman los dichos populares. Basta con husmear en el refranero español para comprobar que, de toda la vida, los consejos de la gramática parda han avisado a los despistados sobre el riesgo que conlleva acercarse a un abogado, imputándole falta de honestidad, su excesivo amor por el dinero y su tendencia a manipular y a enredar los asuntos, … en definitiva, mala fe en el ejercicio de su actividad.

Sin entrar en consideraciones sobre las razones que han motivado tan desgraciada fama, creo que no viene mal hacer una reflexión sobre la actual caducidad de estos tristes atributos, que hoy por hoy están más que desfasados, y que constituyen un exponente más de la riqueza y creatividad del sentido popular, reflexión que debemos realizar partiendo de la vigencia en la abogacía de unos valores y virtudes bien asentados como demuestra la percepción social de la abogacía en las conclusiones del informe "La imagen de la Justicia y de los Abogados en la Sociedad Española. Cuarto Barómetro Externo de Opinión" elaborado por Metroscopia para el Consejo General de la Abogacía Español (2011)

Y qué mejor que llevar a cabo este trabajo con algo de sentido del humor, a través de una sencilla exposición de algunas de estas frases y dichos, para después refutar brevemente su contenido.

Veamos pues lo que se dice de nosotros en el refranero...

Sobre la habilidad de muñir, manipular y enredar.

Un abogado listo, te hará creer lo que nunca has visto.

Un abogado en el concejo hace de lo blanco negro.

Abogado muy ladino, gusta más de andarse por trochas que por caminos.

Mercaderes de la argumentación, tejedores de palabras, cerebros prostituidos, tenderetes de ideas capciosas y de silogismos a la medida (Marinetti)

Los abogados hacen a dos manos, a moros y cristianos.

Sobre la falta de honestidad.

Abogado y no ladrón es causa de admiración.

Los abogados defienden a los litigantes en los pleitos como los pilotos en las borrascas a los navíos, sacándoles cuanto tienen en el cuerpo para que, si Dios fuere servido, llegaren vacios y despojados a la orilla (Quevedo)

Un abogado con maletín puede robar más que cien hombres con pistolas (Mario Puzo)

 Dos en pleito, para ellos es el daño y para otros el provecho.

Sobre el nuestro "excesivo amor por el dinero"

Es más fácil abrir una ostra sin cuchillo que la boca de un abogado sin honorarios (B. Holyday)

Ganar un proceso es adquirir una gallina y perder una vaca (proverbio chino)

En la puerta donde vive un abogado no hace falta llamar con martillo (proverbio alemán)

Sobre los clientes.

Si no hubiera gentes malas, no habría tantos abogados buenos (dicho inglés)

El que llama a un abogado es que ha matado o mucho ha robado.

¿De qué viven los abogados? De los tercos y los porfiados.

¡Ufff...! ¿No está mal, eh?  La verdad es que es para tomarlo a broma,... 

Sin embargo, miro a mí alrededor y veo a abogados de todas las edades comprometidos con su profesión y con la Justicia, profesionales industriosos y entregados a su actividad diaria con tal celo que muchas profesiones envidiarían. Letrados que, haciendo de la independencia virtud,  se rigen por el código de la honestidad y lealtad a sus clientes, y para los que el dinero, exactamente igual que en cualquier otra profesión (sea cual sea la parafernalia que otros monten para el cobro), constituye un recurso esencial para atender, como empresario, los innumerables costes que supone llevar adelante un despacho. Y qué decir de nuestros clientes ¿malas gentes, tercos, criminales,..? Ni hablar, aquí hay de todo, como en la viña del Señor, pero con una diferencia; que los representamos ante los Tribunales como postulantes, última instancia a la que estos ciudadanos tienen el derecho de acceder y pedir Justicia..., y eso no deja de ser un honor para nosotros.

En fin, como ya apunté en otro post de este blog, se equivocan aquellos que nos disfrazan de tramposos y fulleros, y en la medida que nos toca a cada uno, debemos luchar la convicción de defender la más justa de las causas contra esa grosera forma de desprestigiarnos, pues realmente solo la ignorancia o la malicia pueden sostener un criterio caduco y falaz que debe rechazarse por el bien de nuestra profesión


  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Proview, tu despacho siempre a mano

    Thomson Reuters ProView

    La única plataforma multifuncional que proporciona acceso móvil a todos los eBooks de la biblioteca digital del cliente.

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar