17 de julio de 2019 | 02:18
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

21 de Enero de 2011

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

Mi despacho tiene horario europeo


Ayer me comentó un compañero que en el despacho teníamos un horario un tanto extraño. Al parecer, había estado llamando sobre las 18,30 y le saltó el contestador informándole que nuestro horario era de 8 a 14 horas y de 15,30 a 18 horas de lunes a jueves y el viernes, por la mañana. Conociendo perfectamente los reparos que en la profesión tiene un horario de estas características, le expliqué con detalle las razones de nuestra decisión y los beneficios obtenidos con dicha medida. Supuestamente, quedó convencido de las bondades de nuestra elección, si bien, por ahora, él seguiría con el de siempre (de 9 a 14 y de 17 a 21).  

Establecer el horario europeo para un despacho de abogados en España puede resultar una decisión difícil, compleja y un tanto paradójica, principalmente,  porque el horario en el que trabajamos se vincula al servicio al cliente, y éste, por tradición secular, suele ser atendido por las tardes (normalmente de 17 a 21 horas), todo ello, sin perjuicio de la creencia arraigada de que nuestra actividad no puede estar sometida a los límites de una jornada horaria.

Ese era mi planteamiento de toda la vida cuando decidí fundar LEON & OLARTE ABOGADOS con mi actual socio, conocedor de las tradiciones profesionales anglosajonas, al haber trabajado en una firma londinense durante varios años. Poco a poco, me fue inculcando la idea de los beneficios que dicho horario supone para un despacho y para sus miembros, hasta que hace tres años, una vez la fruta estaba madura, pusimos en práctica la reducción de la jornada de los miércoles hasta las 18 horas y no trabajar los viernes por la tarde. Finalmente, hace ahora un año, decidimos establecer el horario europeo ya indicado.

Tras un año, la experiencia nos confirma que ha sido una decisión acertada.

Los clientes del despacho, fundamentalmente empresas, se adaptaron de forma inmediata al cambio, reconduciendo las citas y reuniones a horarios matinales que, curiosamente, les eran más beneficiosos. Por otro lado, el ejercicio económico en el que se ha fijado el nuevo horario no ha sufrido impacto económico negativo, todo lo contrario, la evolución ha sido positiva (si bien esto puede depender de otros factores). Igualmente, el rendimiento de los profesionales y administrativos que prestamos nuestros servicios en la firma se ha incrementado notablemente: disponemos tanto de espacios horarios ideales para el estudio de los asuntos como de tiempo suficiente para la atención al cliente. Sencillamente, ahora somos más eficientes. Finalmente, nuestros clientes extranjeros han agradecido la implantación del nuevo horario, ya que es prácticamente coincidente con el suyo y esto ha favorecido la comunicación (precisamente el objetivo de las directrices europeas y españolas sobre el tema). Y aunque pueda sorprender, gran parte de nuestros clientes/empresas españolas se han manifestado de forma similar.

En mi opinión, la mayor parte de estas consecuencias derivan del efecto más importante que tiene la adopción de esta medida: la satisfacción del profesional y personal administrativo al poder conciliar su vida laboral con su vida familiar. Doy fe de ello, y  mi familia también. Una vez concluida la jornada a las 18 horas, disponemos de seis horas hasta las doce para poder realizar múltiples actividades familiares, domésticas, sociales y deportivas que antes no podíamos hacer por falta de tiempo y, como no, por falta de ganas.

Resulta increíble saber que ahí fuera hay vida por la tarde.

Naturalmente alguien se preguntará ¿cómo es esto posible teniendo en cuenta que nuestra profesión, por naturaleza, es estresante, y que nunca hay tiempo suficiente para nada? ¿No será por que tenéis poco trabajo? Dirán otros.

La respuesta está en disponer de una buena organización; una plantilla bien equilibrada y estructurada y una transparencia con el cliente a la hora de ir implementando progresivamente el nuevo sistema horario. Todo ello sin olvidar que nuestros profesionales están a disposición de los clientes en el teléfono móvil una vez concluida la jornada y que, cuando el cliente sólo puede vernos después del final de la jornada, el profesional y un administrativo estarán en el despacho dispuestos a atenderlo. Y esto no es lo más frecuente.

En fin, estamos convencidos de que en unos años la regla se invertirá y la mayoría de los despachos seguirán el horario europeo.

¿Merece la pena intentarlo?


  • Comparte esta noticia en linkedin

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar