17 de julio de 2019 | 02:32
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

20 de Julio de 2011

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

Retos y amenazas de la abogacía: un viaje en el tiempo

En nuestro último post, titulado “Necesito conocer el futuro de mi profesión” reflexionamos sobre el trascendental momento que está viviendo la abogacía, y de la necesidad de tomar perspectiva y plantearse, con la antelación suficiente, que nos deparará el futuro a los despachos de abogados.


En el presente post, y como continuación de aquel, vamos a comenzar la reflexión partiendo de un examen de los retos de nuestra profesión, desafíos que en algunos casos pueden considerarse como amenazas o aspectos negativos de nuestro entorno, si bien cuando decimos "negativos" no debe entenderse como algo perjudicial para la abogacía, sino una situación que puede estar produciéndose y que, de una u otra manera, puede afectar al futuro de aquellas firmas que no se adapten a dichas exigencias.

Dicho esto, para un examen más coherente del tema a tratar hemos dividido los "retos o amenazas" en tres apartados. Los retos de ayer, o aquellos que se vienen produciendo desde hace años y de los que el contexto global de la abogacía es plenamente consciente, si bien, en mi opinión, constituyen desafíos que continuarán condicionando el futuro de la abogacía en los próximos años. A continuación, trataremos los retos actuales, o aquellos que se están produciendo actualmente y que, de hecho, ya están afectando plenamente al sector. Finalmente, concluiremos con los retos futuros, o aquellos que empiezan a vislumbrarse en el horizonte de la abogacía y que, en algunos casos, ya están presentes.

LOS RETOS DEL AYER. ("No saber lo que ha ocurrido antes de nosotros es como seguir siendo niños" Cicerón).

La especialización: Instalada entre nosotros desde hace décadas, la especialización, consecuencia de la permanente ramificación legal, continúa siendo un desafío constante para los abogados. Si bien nadie duda en la necesidad de especializarse, es un elemento a tener en cuenta para muchos pequeños despachos que ven como en muchas ocasiones no pueden prestar a sus clientes determinados servicios ante la ausencia de un profesional que domine la materia objeto de encargo. Hay que tender inevitablemente a la estructuración de firmas con un componente intrínseco de especialización de sus miembros. Finalmente, señalar que la especialización lleva inherente otro reto inherente a la propia existencia de la abogacía, el constante estudio y preparación del abogado.

La asociación: Consecuencia de la especialización como de la necesidad de ahorrar costes, desde hace años la mayoría de los abogados intervienen en el mercado a través de asociaciones, sea cual sea el tamaño del despacho. De hecho, la figura del despacho unipersonal se va a encontrar con numerosas dificultades si no crea alianzas con otros profesionales que le permitan ofrecer sus servicios a un cada vez más exigente mercado.

La llegada de nuevas firmas al mercado español: Otro reto que venimos presenciando, especialmente en esta década, es el desembarco de firmas extranjeras en nuestro país. Hasta la fecha, esta situación sólo ha venido afectando a las grandes firmas españolas que han sabido adaptarse al cambio. No obstante, es previsible y predecible que los despachos medianos puedan verse afectados por el acceso en un futuro de las firmas foráneas, que lógicamente verán como una alternativa interesante descender a un mercado nada despreciable por su volumen.

LOS RETOS ACTUALES ("No paséis el tiempo soñando con el pasado y con el porvenir; estad listos para vivir el momento presente" Mahoma)

La globalización: En materia de servicios, las fronteras nacionales se están expandiendo rápidamente. Muchos servicios que se consideraban nacionales hace pocos años, ahora tienen sus consecuencias en el ámbito internacional. Ello es debido en el desarrollo de las comunicaciones y la tecnología de la información, complementada indudablemente por la desregulación de la industria de los servicios y la liberalización del comercio y la inversión. La consecuencia de ello es que nuestros clientes pueden actuar en ámbitos nacionales diferentes, por lo que habrá que estar preparados para que cuenten con nosotros en dicha aventura. En la creación de alianzas con despachos internacionales estará la llave para adaptarnos al cambio.

Los idiomas: Consecuencia de la globalización, el idioma inglés o idioma universal de los negocios, se está convirtiendo en una necesidad apremiante para los abogados. Si bien todo abogado puede desempeñar perfectamente su actividad sin el dominio del idioma inglés, lo cierto es que no podemos engañarnos: saldrán ocasiones en que la falta de conocimiento del idioma nos impedirá acceder a algún cliente de notable importancia, debiendo por tanto limitarnos a un nicho de mercado mas reducido y probablemente sumido en una competencia mas feroz. Tampoco estará de más aprender otro idioma como el Chino...

La liberalización de los honorarios: Consecuencia de la Ley Ómnibus y acrecentado su efecto por la crisis económica, los honorarios profesionales están descendiendo a cifras alarmantes. Definitivamente, el abaratamiento de los servicios jurídicos ante una competencia voraz en los precios es ya una realidad.

La gestión de los despachos: Actualmente, todo el haz de despachos profesionales, desde los más pequeños a las grandes firmas, constituyen literalmente "empresas" entendiendo  por empresa (conforme a la definición de la Oficina del Emprendedor de Base Tecnológica Madrid) un sistema que interacciona con su entorno materializando una idea, de forma planificada, dando satisfacción a unas demandas y deseos de clientes, a través de una actividad económica que requiere de una razón de ser, una misión, una estrategia, unos objetivos, unas tácticas y unas políticas de actuación. Se necesita de una visión previa y de una formulación y desarrollo estratégico de la empresa.

Consecuencia de dicha afirmación, los despachos actuales, deben gestionarse como empresas, disponiendo de las herramientas de gestión imprescindibles para su funcionamiento (financiera, de recursos humanos, marketing, etc...)

La crisis económica: Como no, la crisis económica. Esto si que puede considerarse mas amenaza que reto. La crisis económica, con sus dos hambrientos retoños, la reducción de la demanda de servicios y la competencia voraz con un descenso de los precios, no sólo ha supuesto un verdadero varapalo para muchos despachos no estructurados debidamente (especialmente los pequeños), sino que ha afectado a las estructuras de otros  muchos despachos medianos. Indudablemente, es un reto a superar actualmente y a tener en cuenta para el futuro.

LOS RETOS FUTUROS ("Procuremos ser mas padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado" Miguel de Unamuno)

La Ley de acceso: La Ley de acceso constituye una medida esperada y muy bien vista por la abogacía en general. Sin embargo, los abogados actuales no debemos olvidar que los futuros letrados estarán mejor preparados (al menos eso es lo que se pretende), y en pocos años se incorporarán a la profesión todo un elenco de juristas que supondrán una competencia positiva tanto en los despachos en los que accedan como frente a los nuestros. Si el contexto de la calidad profesional mejora, tendremos que seguir mejorando.

El cambio tecnológico: Este reto, ampliamente debatido por el colaborador de THOMSON REUTERS ARANZADI Richard Susskind, es una realidad. En pocos años las nuevas tecnologías van a afectar la forma en la que desarrollamos nuestro trabajo administrativo, la gestión de los procesos legales  y, como no, las relaciones con nuestros clientes, creándose una nueva forma de prestar nuestros servicios. Estoy de acuerdo con dicho abogado, que al igual que las teleconferencias ya son una realidad, el futuro nos va a deparar conferencias virtuales con los clientes o con gente de distintas zonas horarias. Por tanto, considero fundamental estar al día de las novedades que se vayan produciendo en este ámbito y tratar de introducir en nuestros despachos los nuevos hábitos tecnológicos.

Los supermercados de la abogacía: Si bien los abogados en general somos conscientes de las limitaciones que dichos servicios conllevan para cualquier cliente, lo cierto es que dicha oferta está creciendo, dirigida a un nicho de mercado que puede hacer mucho daño a los despachos pequeños. No podemos olvidar, que, en algunos casos,  cuando las consultas de los clientes exigen una actuación procesal diferente, esos clientes son derivados a una firma concreta que, finalmente, capta al cliente y a los posteriores encargos. De extenderse este sistema, el riesgo para los despachos que se abastecen del ciudadano normal no vinculado a los negocios es enorme.

El acceso a medios de comunicación: La abogacía, secularmente resistente a la publicidad de sus servicios, dispondrán (corrijo, disponen) a través de internet de múltiples herramientas para crear contactos y hacernos conocer en este mercado global. El paradigma tiene que cambiar, y los medios tecnológicos son tozudos al respecto.

En fin, ya disponemos de una visión clara de los retos que, hoy por hoy, tenemos que considerar como vinculados estrechamente a nuestra profesión. Lógicamente, habrá más, bastantes más, por lo que os animo a debatirlos. Tras esta reflexión, en próximos posts seguiremos avanzando sobre la visión que tenemos sobre el futuro de la abogacía y sobre las previsiones a tomar para seguir al píe del cañón.



  • Comparte esta noticia en linkedin

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar