18 de noviembre de 2018 | 04:21

LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS

 

Herramientas para el texto

Blog de Snacks Tech & Lex

30 de Septiembre de 2014

Javier Vilches

Socio fundador de Avezalia, firma especializada en el asesoramiento jurídico integral TIC

M-Commerce: Comercio electrónico desde el móvil

Cuando era niño imaginaba un futuro (mi actual presente) donde los coches volaban. Conforme iba cumpliendo años mis esperanzas de conducir un coche volador se iban difuminando, y lo veía como un futuro que probablemente no conocería. Me conformaba entonces con un coche inteligente, donde por medio de un reloj pudiera manejarlo, cual coche fantástico.


Pero lo que nunca imaginé es que el teléfono que entonces usaba, con una ruedecilla para marcar el número y con un cable que unía el gran auricular a la base, que era más bien un arma de defensa que un teléfono, pudiera llevarlo en el bolsillo, que el mismo tuviera lo que entonces empezaba a conocerse como Internet, y ni muchísimo menos pensaba que, a través de mi teléfono que pesa menos que el cable que unía el auricular a la base, pudiera realizar compras. La realidad, una vez más, ha superado a la ficción.

Hay personas que tienen a su móvil como el mejor de sus amigos. Tanto es así que pueden estar sin ver a un íntimo amigo durante mucho tiempo, pero les es imposible no mirar cada 5 minutos su móvil. Estamos viviendo el futuro que nos muestra la película Her. El mundo actual es electrónico, no es una moda pasajera. El comercio electrónico es otro rama más de la economía, y el mismo se está adaptando a la movilidad de los usuarios. Esos teléfonos inteligentes, que no pude imaginar de pequeño y que tenemos ahora todos en el bolsillo, están desbancando al floreciente e-commerce, pasando a denominarse m-commerce, por realizarse desde el móvil. Y es que nuestro móvil no nos abandona nunca, está con nosotros en todas partes: nos levanta y mide la calidad del sueño; escuchamos la radio más recóndita del mundo cuando nos duchamos; en el desayuno nos da un curso de inglés; hacemos la compra mientras vamos al trabajo; de vez en cuando lo usamos para hablar; en esos tiempos muertos que ya no existen no contemplamos el paisaje, sino a nuestros amigos a través de las diferentes redes sociales; nos sentamos ante el televisor, pero estamos interactuando con nuestro móvil, y finalmente hasta lo usamos para leer antes de ir a dormir.

Según un estudio realizado por Privalia, el momento preferido por los usuarios para comprar a través del móvil es durante los trayectos, esos tiempos muertos que comentaba que ya no existían. Alguna ciudad se atreve a tener "carril Smartphone", concretamente en la ciudad china (no podía ser de otro modo) de Chongqing. Aunque también hay compañías de teléfonos que han desarrollado sistemas para evitar caídas cuando vas mirando su móvil. La cuestión es no mirar a otra parte. El segundo momento en el que más se usa el móvil para comprar es antes de ir a dormir, lo que pondrá en jaque la relación de más de una pareja (ya se ven casos, ya se ven). Y el tercer momento es a levantarse, aunque no especifica muy bien cuando, si es el momento baño o es que soñó sobre el producto que estuvo viendo antes de dormir y no compró. Sea como fuere, hoy compramos 24 horas al día.

El éxito del comercio electrónico en el móvil radica precisamente en eso, en la movilidad, en contraposición con la compra vía web. Tendrán ahora las empresas que optimizar sus webs para los que surfeen por el móvil, pues, yo el primero, me es muy molesto el scroll horizontal. 

¿Qué es lo que más compran los usuarios? Antes de responder a la pregunta, me resulta curioso como a los consumidores a través de Internet se les cataloga como usuarios, mientras que en el comercio ordinario lo es por su nombre común: consumidores. Las cosas del lenguaje. En fin, respondiendo a la pregunta, diremos que son ropa, todo lo relacionado con el ocio y electrónica. Así al menos lo refleja el "VI Estudio Anual Mobile Marketing" realizado por IAB, asociación que representa al sector de la publicidad en medios digitales.

En cuanto a la forma de acceder para comprar, cada vez se usa más las apps, por operatividad y rapidez, ofreciendo un potencial campo de promoción y venta de los productos de una empresa. Tanto es así, que el usuario prefiere buscar por Play Store (para los sistemas Android, que son la gran mayoría, muy a pesar de los fieles a iOS) antes que por navegador, por lo que aviso a empresas que no tengan desarrollada su App, más si de comercio electrónico se trata. La cuestión es no confundir la App de una marca con otra App que intenta valerse de ésta "engañando" al usuario, cuestión que se da y mucho, y que supone actualmente un problema en el mCommerce. Pero solventado el problema de protección de la marca, la cuestión es posicionar la App, pues si la casa es muy bonita pero no hay camino que vaya hacia ella, posiblemente pases sin verla.  


Artículos relacionados


Vote:
|| || || || |
Resultado:
34 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Dúo

    Dúo

    Contarás con el equilibrio perfecto entre las ventajas del papel y el formato electrónico. Tus obras estarán integradas con nuestras soluciones digitales: podrás realizar saltos directos entre ellas. Podrás interactuar con el contenido: copiar, pegar, subrayar e introducir anotaciones.

Blog


Datos personales

Este es un blog desarrollado por  Javier Vilches, socio fundador de Avezalia, firma especializada en el asesoramiento jurídico integral TIC. Letrado ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar