16 de septiembre de 2019 | 10:52
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog de Snacks Tech & Lex

5 de Julio de 2012

Javier Vilches

Socio fundador de Avezalia, firma especializada en el asesoramiento jurídico integral TIC

Publicidad, videojuegos, redes sociales y la nube

Si sumamos los términos aglutinados en el título del presente post, el resultado será una multitud de normativa jurídica que no hacen otra cosa que, todo junto, sea un campo de batalla bastante complejo para el jurista.


Hace ya tiempo que existen los denominados advergaming (del inglés advertising y game) o juegos publicitarios, donde el usuario está continuamente expuesto a la publicidad, más que en ningún otro medio, buscando crear un ambiente en el mismo que le acerque a la marca o producto, ya sea por la pura y simple repetición. En el advergaming todos los detalles son importantes, desde la imagen hasta el sonido y, como no, el propio objetivo del juego.

Después del advergaming vino la publicidad por emplazamiento o publicidad in-game, que a su vez imprime en los videojuegos mayor realismo, tanto que parecen auténticos partidos de fútbol (con sus vallas publicitarias), o una película de acción. Sin embargo, hay estudios que demuestran que el usuario no se fija en dicha publicidad, y posiblemente puedan estar en lo cierto, si bien hay que tener en cuenta que cada uno  de nosotros nos fijamos en la publicidad del producto que vamos buscando, ¿o acaso no recuerdas aquella valla publicitaria del último partido de fútbol al que fuiste?

Pero dicen que el futuro del videojuego está en las redes sociales de geolocalización. En sí, la geolocalización es una la piedra filosofal de las marcas, ya que su éxito radica en la capa de información continua que los usuarios vamos dando en tiempo real. La app para móviles Foursquare es el ejemplo más claro de lo que hablamos. En Internet cabe todo, información ilimitada, bastante importante como para pasar desapercibida para el mundo de la publicidad. Los usuarios compiten entre sí, a cambio de dejar información de ellos mismos, de sus gustos. Y eso a las compañías publicitarias les encanta.

Quien mejor conoce nuestros gustos, sin lugar a duda, son las redes sociales. Por tal motivo, con los motores de geolocalización podrán facilitar una publicidad a la carta, totalmente personalizada, ofreciendo servicios y productos a su medida. Y nada mejor para ofrecer dicha publicidad que en un espacio tan lúdico como es un videojuego, que ahora te dan la posibilidad de adquirirlo "gratis" y de poder jugar en cualquier parte del mundo, accediendo al cloudcomputing (aquí conocido como nube) con tan solo logarte, sin necesidad de tener que adquirir una videoconsola, ni esperar a tener que llegar a casa. Pero si gratis está entre comillas no es casual, sino causal, pues eres la moneda de cambio.

Es curioso ver como la Ley General de la Publicidad data del año 1988, cuando Internet era aun casi un experimento militar. Para la industria del videojuego tenemos en Europa el sistema PEGI (Pan European Game Information), y más concretamente para Internet tenemos el sello PEGI Online. En todo esto hay una cosa que me llama la atención, y es que el POSC (Código de Seguridad de PEGI Online) obliga a informar a los titulares de licencias de videojuegos de la existencia de patrocinios o de la existencia de publicidad por emplazamiento, cosa que no ocurre cuando de la publicidad de un campo de fútbol hablamos.  


  • Comparte esta noticia en linkedin

Blog


Datos personales

Este es un blog desarrollado por  Javier Vilches, socio fundador de Avezalia, firma especializada en el asesoramiento jurídico integral TIC. Letrado ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar