Blog Psicología para abogados

12

de

Noviembre

Santiago Sinópoli

abogado y consultor psicológico

Los mecanismos de defensa inconscientes
(Para conocer un poco más sobre la complejidad de nuestras mentes)


A lo largo de las distintas presentaciones en el Blog de Psicología para Abogados, fui mostrando distintos componentes del "aparato" psíquico que conforman nuestro ser, nuestra personalidad. Hoy intento profundizar un tema del mundo "psí" que se ha instalado en el lenguaje popular, ya que muchas veces uno escucha que aquella persona "es una negadora", o que uno "es un reprimido": los mecanismos de defensa. ¿Qué son? ¿Todos los tenemos?. ¿Son una enfermedad mental?.

En primer lugar cabe consignar que no hay psiquis que no tenga mecanismos de defensa. Son constitutivos esenciales de la personalidad. Como todos, usted colega los posee y los pone en funcionamiento aunque no se de cuenta, ya que integran la parte inconsciente de su mente. Por formar parte de la "personalidad normal" de cada uno de nosotros, los mecanismos de defensa no significan patología alguna. Pueden llegar a serlo, si se estereotipan y por ejemplo uno se convierte en una persona que tiene como actitud principal el negar todo. En este caso no estaría "leyendo la realidad" tal como es. Su capacidad de cognición se encontraría distorsionada.

Hechas estas aclaraciones, podemos definir a los mecanismos de defensa o conductas defensivas, como: aquellos procesos que sirven a la adaptación, es decir, tienden a mantener un equilibrio de la personalidad en su relación con el mundo (con la exterioridad )

Como claramente lo explica Claudia A. Pérez Gaona en:  Psicología esencial para la vida cotidiana ¨, las defensas son mecanismos que utiliza el Yo para solucionar conflictos que surgen entre las exigencias instintivas (o pulsionales ) y la necesidad de adaptarse al mundo de la realidad, bajo determinadas influencias del ambiente familiar y social - esto incluye el profesional -

Veamos un poco más sobre estos mecanismos mentales.

En la profundidad de nuestra mente anidan instintos deseos y experiencias que intervienen inconscientemente en todas nuestras apreciaciones y necesidades. La forma en que observamos los hechos de la realidad y la interpretación de los mismos, no escapa a eso. Por lo tanto, en el proceso por medio del cual juzgamos los hechos y los percibimos como amenazantes o no, desempeñan un papel destacado los mecanismos inconscientes.

Sigmund Freud ( Padre del Psicoanálisis) llama "aparato psíquico" al conformado por tres áreas: el Ello, el Yo y el Superyó.

El Ello que es puro instinto (amorosos o agresivos ) pretende lograr su satisfacción. El Ello no sabe de ética, prudencia, no tiene lógica. Sólo quiere llegar a la satisfacción de lo instintivo o pulsional. Nuestros deseos sexuales, por ejemplo, radican en el área psicológica del Ello. Si fuera por esta área de la mente, la expresión nuestros instintos sería desenfrenado. Por otra parte el llamado Superyó, se erige como lo que debería ser, el mandato social o cultural que debemos cumplir. Es la suma de principios rectores que aprendimos desde la temprana edad, por obra de nuestros progenitores. Por último aparece en juego el Yo, del nuestro aparato psíquico, que es el que media entre el Ello y el mundo exterior,  y los mandatos que nos fueron culturizando (Superyó)

En esta contienda entre polos opuestos del aparato psíquico, reside el origen de los conflictos, que son desajustes, que pueden ser causa de malestar en uno y llegado el caso en un agente del estrés.

Para que usted lectora o lector vaya entendiendo un poco más su proceso mental y la del Otro (Por ejemplo: cliente ), le cuento que algunos de los mecanismos (la teoría psicológica habla de 13 en total) son:

Represión: Por esta conducta defensiva inconsciente las situaciones inaceptables desde el deber ser, socialmente, como podría ser el odio al padre.  Se reprimen guardándola en el inconciente y se evita así el conflicto que ocasionaría vivir conscientemente con esa sensación. Lo inaceptable y traumático se relegaría al olvido. La emergencia del pensamiento de odio, sería fuente de angustia. El mecanismo de defensa represión suprime la angustia, que afectaría la integridad de mi Yo.

Negación: Por este mecanismo se niegan aspectos de la propia realidad (internos y externos ) que pueden ser perturbadores para el Yo. Es mentirse a si mismo, porque aceptar la realidad resultaría doloroso.

Intelectualización: Este mecanismo o conducta inconsciente se da cuando los deseos instintivos y/conflictos se procesan de una manera alejada de la realidad, despersonalizada, de modo que pierden su contenido emocional. La  literatura especializada suele poner como ejemplo cuando el odio a determinada persona se presenta ¨ maquillado ¨ por diferencias ideológicas.

Racionalización: Mediante este mecanismo lo que es inaceptable se presenta como socialmente admisible. Si seguimos con el ejemplo del odio a otra persona, como admitirlo me puede hacer mal - estaría contradiciendo el mandato del amor al prójimo- uno se justifica en su sentimiento odioso, imputando al ser no querido, una supuesta falta de ética.

Proyección: Es un mecanismo muy usado. Se expulsa de si y se localiza en otras personas o cosas, determinadas cuestiones, como por ejemplo: cuando una persona tiene sobrepeso y  dice que su amigo José está muy gordo. Esto es común en los obesos que ven gordo a todos menos a ellos mismos.

Introyección: Esto es lo contrario al mecanismo anterior. Aquí la persona copia, también de forma inconsciente, las actitudes o cualidades que admira de los otros. Así aumenta su autoestima.

Sublimación: Por este mecanismo la persona expresa tendencias y afectos reprimidos (con base en el instinto sexual ), desplazándolos hacia otro objeto, aceptable para el individuo y su entorno cultural. Aquí la descarga sexual no se bloquea, se recanaliza a otras actividades creativas, el arte, a lo productivo.

Entiendo colega amigo que usted tiene un breve panorama del tema mecanismos de defensa inconscientes. Trate de incursionar un poco en ellos. Le permitirá entender el porqué de muchas conductas suyas y del Otro. Su formación como abogado se verá mas acabada. Se podrá dar cuenta que el litigio jurídico tiene como latente uno humano que trasciende lo meramente legal. No digo con esto que uno debe ser un experto en la "complejidad humana". Pero adentrándose en ella,  le aseguro que su rol de abogado se verá enriquecido.

Hasta la próxima.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
472 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Comente este contenido

Comenta el artículo

  • Legal Today le informa que los mensajes están sujetos a moderación
  • Legal Today no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus lectores
  • Legal Today excluirá los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes y los de índole publicitaria.

Sin comentarios

Blog


Datos personales

Santiago M. Sinopoli, Abogado, Graduado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales del Rosario, dependiente de la Pontificia Universidad Católica Argentina ......[ver perfil]

Archivo del blog

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.