19 de junio de 2019 | 11:24
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Administración Pública

16 de Abril de 2019

Sergio Jiménez

Analista web especialista en Administraciones Públicas

La rendición de cuentas en los tiempos de las elecciones (modernas)


Recientemente la Junta Electoral Central ordenó cerrar el portal de rendición de cuentas del gobierno de Extremadura llamado "Extremadura cumple". Esta decisión no era la primera en este sentido, dado que poco antes ordenó el cierre del que hizo para las mismas funciones el Ayuntamiento de Barcelona. En términos generales esta noticia ha sentado mal a la gente que conozco que se dedica a cuestiones de gobierno abierto. También es cierto que creo que hay gente de partidos políticos que está contenta con la decisión y es justo darles la credibilidad de que lo hacen por la propia decisión y no por la conveniencia partidista. En todo caso, a mi me sirve para hacer una reflexión no solo de este caso, sino de algunas cuestiones sobre la capacidad de la ley de adaptarse a según que contextos.

¿Qué puede afectar a la consideración de la Rendición de Cuentas como un elemento de campaña electoral?

Lo primero que deberíamos preguntarnos es si es posible que todo lo que se llame "rendición de cuentas" lo sea y no un remedo de cosa. Creo que para eso debemos definir qué elementos podrían distinguir una cosa de otra:

  • El calendario. Evidentemente publicar la rendición de cuentas cuando acaba el mandato, si no es malintencionado es sospechoso. El equivalente a estudiar el día de antes del examen. Se puede rendir cuentas, pero evidentemente un calendario ajustado a parte de oportunista dificulta la comprobación.
  • La editorialización. Como profesional de la cosa digital tengo algo muy claro: no existe ninguna manera de publicar un contenido sin que tenga una orientación editorial. Ya no hablo de temas como estética o redacción, sino de colores, fechas, arquitecturas, ordenación del contenido. La cuestión es que esa editorialización no tienda tanto a una orientación partidista como de gobierno. Es más, el diseño es más importante cuanto mayor alcance esperamos para el proyecto, así que si queremos una rendición de cuentas que entienda mucha gente requerirá una complejidad técnica que, con todos los respetos hacia la Junta Electoral Central, no estoy seguro de que puedan valorar técnicamente.
  • Los elementos sobre las que se sustenta. Hay maneras y maneras de apoyar una rendición de cuentas. La cuestión es que en la medida de que las evidencias (sean documentales, datos, videos o cualquier otra cosa) sean objetivas y completas, porque no se trata solo de lo que se publica, sino de lo que no se publica.

Todo esto está sometido a una presión específica. España es un país muy garantista en términos generales y en el plano electoral lo es aún más. Es decir que, como norma general, ante la más mínima duda, va a prevalecer cortar y evitar cualquier sospecha antes que seguir adelante, que es lo que creo que ha pasado con la Junta Electoral Central.

¿Qué puede suponer esto en términos de la Rendición de Cuentas?

En primer lugar, vamos a una reflexión clara: si se eliminan elementos de rendición de cuentas, la ciudadanía tendrá menos capacidad de juicio para votar "sobre los hechos". Sin embargo, si se permiten elementos ficticios como válidos estamos consolidando una mala práctica.

Sin embargo, en el plano concreto de la rendición de cuentas como tal, el impacto es negativo. Si vamos a hechos más o menos previsibles, al Gobierno de Extremadura le ha salido más caro en términos electorales y políticos rendir cuentas que a miles de gobiernos de España que no lo hacen. Esto tendrá un impacto en determinados sitios y contextos.

En segundo lugar, como alguien que ha trabajado en este ámbito en concreto os puedo asegurar que convencer a gente de que haga un esfuerzo grande (esto nunca es simple ni rápido) en lo que van a mirar su trabajo con lupa no es fácil. Pues no me puedo imaginar esto mismo después de la resolución de la Junta Electoral Central.

Por último, hay que señalar que, aunque la Junta de Extremadura ha cerrado su portal un particular puede estar haciendo un portal similar que se llame Extremadura Incumple con datos falsos sin tener grandes limitaciones ni problemas con la Junta Electoral Central. Esto, en los tiempos en los que los partidos crean cuentas de Twitter con bots pone el debate a la altura de la política clandestina. Será más fácil hacer un portal paralelo falso a nombre de un particular que mantener un portal público legitimo de rendición de cuentas.

Entonces ¿Qué es lo que podemos hacer?

La Ley electoral se ha quedado atrás. Muy atrás. Hay cosas que son absolutamente anacrónicas por ineficientes. No poder publicar sondeos en medios españoles, pero irte a una web de fuera es como la muestra más clara de este anacronismo. Pues una versión más ligera es esta. Cuando hay comunidades autónomas que ya en su normativa empiezan a hacer obligatorias las herramientas de rendición de cuentas, no sé hasta que punto es lógico que la Junta Electoral pueda echarlas para atrás. Hay una serie de recursos y elementos que en 1985 ni suponíamos y que ahora son cotidianos, como por ejemplo los portales de Transparencia. ¿Qué pasa si mañana un ayuntamiento saca en su portal de transparencia en portada el listado de inversiones del último ejercicio? ¿Cerramos el portal?

Pero el problema no es tanto la ley, que lo es, sino la concepción que tenemos de su ejercicio. La Junta Electoral dirá que su función no es reescribir la ley, sino aplicarla, y está en lo cierto. Sin embargo, en estos tiempos de cambios tecnológicos profundos, ni siquiera una ley de hace 2 años evitaría problemas de aplicación (y de seguridad). Pensemos, por ejemplo, en las webs del referéndum del 1-O ¿Cómo perseguir a los titulares de una web que se ha distribuido y replicado en miles de servidores de todo el mundo en minutos? ¿Tiene sentido llevar la lucha a este nivel?

Creo que, en todo caso, todas estas cuestiones se acaban encontrando con una respuesta tan simple como confusa: la cultura política. Al igual que Extremadura ha cerrado, hay cientos de Administraciones que no sólo no han tenido problemas, sino que ni siquiera se han denunciado. En gran medida porque creo que sería un efecto muy negativo para la oposición pedir el cierre. Creo que, si queremos evitar estos problemas, tendremos que plantearnos construir acuerdos sociales y políticos de qué es y qué no es necesario y admisible en la rendición de cuentas y en la contienda electoral. Si no, seguiremos entre el anacronismo y la ineficacia.

 

  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Fusión Instituciones

    Aranzadi Fusión Instituciones

    Es un concepto innovador de escritorio jurídico que permite al letrado una transformación digital de los procesos de trabajo diarios ofreciéndole en una misma herramienta todos los recursos que necesita

Blog


Datos personales

El objetivo de este blog es crear un foro de debate sobre los temas de actualidad de la Administración Pública, dando valor ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar