17 de noviembre de 2019 | 04:20
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Administración Pública

16 de Mayo de 2019

Sergio Jiménez

Analista web especialista en Administraciones Públicas

Todo para la ciudadanía, pero sin las personas

Este año tenemos, de nuevo, varias novedades en la campaña de la declaración de la Renta. Entre ellas destaca la extinción de la posibilidad de presentar el trámite en papel, obligando a hacerlo de manera telemática. También, recientemente, se introdujo la obligación para inscribirse en la Oferta Pública de Empleo del Ministerio de Política Territorial por medios electrónicos. Podríamos decir que la Administración española está digitalizando a la ciudadanía un poco cogida a la fuerza. ¿Por qué?


Bueno, seguramente la gran mayoría de las personas que leen este blog estará familiarizada con la arcadia digital que nos llega. En primer lugar, la Administración electrónica es moderna, y, como diría Barney Stinson, todo lo que es más nuevo es mejor. Desde luego, es mucho más bonito presentarse a las oposiciones o la declaración de la renta on line. Es moderno. Da puntos en rankings internacionales (DESI, Naciones Unidas, y cualquier otro). Nos lleva a codearnos con Estonia (que no tiene nada parecido a nuestra gestión del IRPF, que todo hay que decirlo).

No sólo eso, es algo cómodo para la ciudadanía ¿Cómo vas a comparar mandar tu solicitud para apuntarte a auxiliar administrativo desde casa con tu certificado digital y tu formulario pdf a tener que ir a cualquier sitio? Es más cómodo. Y si no te lo parece, posiblemente estés equivocado.

Además, señalaría que la gestión del servicio es más eficaz y eficiente. Podemos gestionar más solicitudes y declaraciones de manera más rápida y fiable. Además, este ahorro revierte en posibles inversiones y gastos en otros servicios más necesitados en la Administración Pública.

Sin embargo, compartiendo parte de estos argumentos, no estoy para nada convencido de la política que estamos desarrollando ni en su extensión ni en su obligatoriedad. Realmente, no le veo sentido a digitalizar todo a la vez en todos los casos y, desde luego, no le veo nada de transformador a cambiar la póliza de dos reales de la que hablaba mi abuela por el certificado de la FNMT. Este enfoque se carga, en gran medida, todas las ventajas que hemos señalado anteriormente.

No hay nada menos moderno que algo que pretende serlo y no lo es. Seguro que todos habéis pasado por esa etapa en la que tu padre se intentaba hacer el moderno y quedaba en una versión familiar de Leticia Sabater. Pues con los servicios digitales pasa lo mismo. Que me digan que para presentar un papel on line lo escanee y lo mande, es igual de triste, absurdo e inútil.

En segundo lugar, la comodidad de la Administración electrónica depende mucho de que esté bien hecha. Yo he deseado más de una vez ir a presentar una factura en papel que usar Face. La factura electrónica que más rápidamente me han pagado fue impresa por el responsable y presentada por registro en papel. ¿Qué hay de cómodo en dedicar horas (o días) en configurar un equipo para mandar un formulario? Y en cuanto a la eficacia y eficiencia, pues según y como. Evidentemente, tramitar miles de declaraciones por hora es muy eficaz, que un municipio de menos de 1000 habitantes tenga que tener una sede electrónica, pues no acabo de verlo ni eficaz ni eficiente.

Creo que la Administración Pública en el plano electrónico ha pasado a ser más exigente con la ciudadanía que con ella misma. Y en realidad creo que no se trataba de hacer más sino de que lo que se hace, se haga mejor.

En resumen, esta carrera tecnológica se carga, en gran medida, parte de los logros que puede suponer la Administración electrónica. Y es que mi sensación tras todos estos años dedicado a la cosa electrónica es que hay (siempre hubo) una especie de despotismo instruido tecnológico. Lógicamente, si le preguntas a alguien que sabe mucho y está muy implicado con la tecnología (como yo) te dirá que la Administración electrónica es buena en términos generales y, si se aplica bien, resolverá cientos de problemas tecnológicos.

Sin embargo, el matiz está en cuándo decimos "bien". Y es que, en una sociedad y una administración democrática, ese bien y ese bueno es algo que requiere la participación de la ciudadanía. Realmente, el tema de la Administración electrónica no va a mover posiblemente ni un voto en estas elecciones que estamos viviendo en la actualidad. Sin embargo, me cuesta entender que consideremos igual de útil, oportuno y necesario que podamos pedir un volante de padrón on-line o solicitar la instalación de una máquina de rayos x con el teléfono móvil. No tiene sentido.

El crecimiento indiscriminado e impuesto de lo digital para todo está convirtiendo los servicios buenos para la ciudadanía como algo casi anecdótico. ¿Cómo podemos exigir a un ministerio o ayuntamiento que tiene que digitalizar 500 trámites la excelencia cuando lograr que se mantengan funcionando sin caerse 24 horas al día 7 días a la semana? Me temo que esta estrategia en la que todo es importante, nada acaba siéndolo.

Creo que la Administración electrónica en España debe cambiar su enfoque. No estoy en contra de que en un futuro todo sea digital, pero no creo que deba hacerse ni todo a la vez ni, salvo algunos casos, totalmente obligatorio. Por el bien de la Administración y de la ciudadanía. Tenemos que cambiar el enfoque a buscar servicios que tengan impacto real y aporten valor (y, amigos y amigas, la obligatoriedad rara vez aporta valor). No sólo es que la gente verá utilidad a lo que la administración hace, es que posiblemente los responsables de los servicios públicos puedan prestar suficiente atención y mimo como para hacer buenos servicios públicos digitales.

 

  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Fusión Instituciones

    Aranzadi Fusión Instituciones

    Es un concepto innovador de escritorio jurídico que permite al letrado una transformación digital de los procesos de trabajo diarios ofreciéndole en una misma herramienta todos los recursos que necesita

Blog


Datos personales

El objetivo de este blog es crear un foro de debate sobre los temas de actualidad de la Administración Pública, dando valor ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar