10 de diciembre de 2018 | 12:06

LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS

 

Herramientas para el texto

Blog Administración Pública

26 de Noviembre de 2018

Sergio Jiménez

Analista web especialista en Administraciones Públicas

¿Van los partidos políticos realmente a espiarnos?


La reciente tramitación de la Ley Orgánica de Protección de Datos en el Senado ha provocado una polémica por su artículo 58.b. En el mismo se incluía la regulación del uso, por parte de los partidos políticos, de los datos en sitios web públicos para crear generar mensajes de comunicación electoral. Adicionalmente se les permite el envío por medios digitales de publicidad personalizada por medios digitales sin consentimiento previo a la ciudadanía, debido al interés público de dicha comunicación. Como consecuencia de esto nos hemos encontrado con noticias, titulares y reflexiones a en dos sentidos a la vez. Por un lado, se considera que los partidos políticos van a convertirse en un Gran Hermano político que va a perfilar a las personas por su ideología. Por el otro, que van a generar un spam comunicativo saltándose el principio de igualdad respecto a otras organizaciones que tienen que pedir consentimiento explícito. ¿De verdad es para tanto? ¿Es un cambio realmente sustancial con lo que hay hasta ahora?

Vayamos por partes. Empecemos por la creación de perfiles de usuarios a partir de los datos en sitios web públicos. O, mejor dicho, usar dichos datos para poder generar campañas adaptadas a determinados perfiles. Este matiz es importante. En primer lugar, hay que considerar que por un motivo o por otro, las personas que usamos servicios digitales generamos una enorme cantidad de datos públicos que estas compañías usan para segmentar la publicidad. Habitualmente las compañías utilizan este perfilado para ofrecer publicidad personalizada a sus anunciantes. Adicionalmente permiten (con restricciones) que la gente obtenga datos de los usuarios (hasta cierto punto) y de sus interacciones para su análisis y estudio. Hablando en plata: si pagas a Facebook, puedes anunciarte, y si tienes una página puedes tener ciertos datos de la gente a la que le gusta tu página, y de todas las interacciones que se tengan en ella. Esto supone que los partidos podrán pagar publicidad en estos medios y, mientras que la gente esté asociada a su página, usar esos datos para generar publicidad. Tal y como hace cualquier operador, sea el banco Santander, el Athletic Club o Farmaindustria.

En segundo lugar, los proveedores podrían vender sus datos a los partidos políticos. Esto es generalmente raro, porque hoy en día los datos que generan valor son dinámicos. Es verdad que cualquiera que se haya dedicado a estas historias sabe de quien vende bases de datos de contactos al peso, aunque son datos pobres y centrados en los contactos. Otra cosa es que puedas coger los datos libres de la API de twitter para poder hacer análisis de redes sociales a partir de la información pública. Vuelvo a decir lo mismo, igual que Iberia, el BBVA, o cualquier periódico sobre un debate político... y que los partidos políticos.

Porque vayamos al tema, parte de esto es algo que, si no hacían los partidos políticos, muy probablemente (por no decir, con toda seguridad), lo hacen las consultoras que contratan. ¿De verdad no se plantea que, por ejemplo, el partido Y contrate a un experto en social media que conozca los perfiles de público a los que puede interesar una propuesta para hacer campañas especialmente perfiladas? Porque si es así, mi twitter es bastante raro.

¿Esto supone un perfilado político de usuarios? Sí, igual que los bancos hacen un perfilado financiero, o las compañías de seguro hacen un perfilado de conductores: La diferencia está en la personalización y articulación de esa información con base personal a partir de datos no facilitados voluntariamente, tal y como señala la presidenta de la AEPD . De hecho, esta es una apuesta en todos los sectores, la visión 360 de sus usuarios, la generalización de los DPM para hacerlo y el perfilado para mejorar productos y campañas.

En segundo lugar, respecto al Spam ¿Es algo que no pasa? Vuelvo a lo mismo, si a vosotros no os llega información política a través del correo postal en las próximas elecciones, posiblemente viváis en un país distinto al mio. Otra cosa es que consideremos que la publicidad postal (a la que no nos hemos apuntado) no es molesta, o corresponde a un tipo de intimidad distinta del Whatsapp. A mi no me lo parece, pero es cierto que no uso mucho whatsapp. Además, considerando que una parte muy importante de la comunicación y promoción de la participación electoral se hace a partir de partidos, no parece una idea extemporánea.

¿Es una gran diferencia entre los partidos políticos y el resto de organizaciones? Pues lo sería si consideramos que puedan generar ficheros personalizados sin tener consentimiento. Esto entiendo que no lo dice la ley, sino que permite el uso de los datos, no su posesión o control. Vamos, que hemos dado permiso a los partidos para que se anuncien en Facebook. Otra cosa sería la generación de datos a partir de datos de terceros (Facebook) sin consentimiento, lo que entiendo que debería recaer en esos terceros. En cuanto a usar datos obtenidos a través de sus medios digitales propios (su web, sus perfiles sociales, etc.) no veo que haya problemas en la ley o exclusión a que tengan que declarar y proteger dichos datos personales.

En todo caso, creo que el uso de información publicada por usuarios es una realidad en la política actual, ya sea a través de los partidos o de agencias. No estoy seguro de que sea negativa si entendemos que los partidos políticos tienen la función de escuchar a la sociedad para generar una oferta política conforme a los intereses. Y vuelvo a señalar que se trata de datos públicos y publicados.

¿Cuál es el problema entonces? Pues por un lado tenemos dos elementos que por separado son polémicos y en conjunto explosivos. Privacidad y partidos políticos. La situación de la sociedad occidental en general (después de Cambridge Analytica) y española en particular (con la corrupción visibilizada los últimos años) levanta ampollas.

Esto no quita una cuestión: somos más permisivos con los agentes privados que con los públicos. Si recordamos hace unos años cuando Google dijo "vamos a hacer un correo gratuito con 2 gigas de almacenamiento a cambio de poder leer tus correos", parte del público (incluido yo mismo protestó). Hasta que tuvimos nuestros dos gigas, las carpetas inteligentes y demás, y entonces nos pareció que el hecho de que Google supiera prácticamente todo de nuestras vidas no era tan grave como para dejarlo. En ese camino, curiosamente, hemos aumentado el recelo a la posesión de datos que tienen partidos y organismos públicos y reducido el que hay hacia los agentes privados. ¿O hay partidos políticos pidiendo que se prohíba que los bancos perfilen sus estrategias de crédito?  Hemos entrado en una esfera en la que se pide mucha más restricción para los agentes públicos y parapúblicos que para los agentes privados

Creo que el uso de los datos públicos para mejorar la comunicación electoral es algo que está aquí desde hace años. De hecho, cuando se hablaba del uso de Obama del Big Data en 2008 para gestionar la campaña y generar micropagos era, en gran medida, esto. No estoy convencido de que la existencia de ese elemento sea mala, ni que sea sustancialmente diferente a lo que hemos tenido hasta ahora. De lo que si que estoy seguro es que, aunque sea un tema feo, es un tema que está mucho mejor regulado (y regulado desde la realidad) que sin regular. Y que posiblemente el control de esto no recaiga tanto en la restricción como en la rendición de cuentas. No olvidemos que el mismo que utilizó el Big Data en 2008, Obama, fue el que en 2009 consideró que había que abrir la acción de gobierno en forma de datos y transparencia para reequilibrar la relación de poder.

Otra cuestión es que consideremos que los Partidos Políticos no hacen una actividad de interés público (lo que generaría importantes implicaciones en un sistema democrático como el nuestro, pero todo es hablarlo). Pero eso es una cuestión que va mucho más allá y más lejos que el uso de datos. 


Vote:
|| || || || |
Resultado:
23 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Fusión Instituciones

    Aranzadi Fusión Instituciones

    Es un concepto innovador de escritorio jurídico que permite al letrado una transformación digital de los procesos de trabajo diarios ofreciéndole en una misma herramienta todos los recursos que necesita

Blog


Datos personales

El objetivo de este blog es crear un foro de debate sobre los temas de actualidad de la Administración Pública, dando valor ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar