26 de septiembre de 2018 | 06:29

LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS

 

Herramientas para el texto

Blog Revista Aranzadi Doctrinal

19 de Julio de 2018

Alberto Labiano Tabar

Editor. Área de Derecho del Trabajo y Seguridad Social. Departamento de Desarrollo y Soluciones de Contenidos-Legal & T&A.

Despido nulo. La protección objetiva en el embarazo

  • STS (Sala de lo Social), de 28 noviembre 2017 (JUR 2017, 310854)
  • Despido nulo; trabajadora embarazada; discriminación por razon de sexo; igualdad;

La ausencia de causa justificativa determina la nulidad del despido de una trabajadora embarazada, aunque el empresario desconozca el estado de gestación, por tratarse de protección que opera objetivamente.


  • Antecedentes de hecho

    La demandante venía prestando servicios, por cuenta y orden del demandado, desde el 5 de octubre de 2012, mediante contrato de trabajo verbal. Dicha prestación tuvo lugar hasta el día 4 de mayo de 2013, en que la el empleador comunico mediante carta a la trabajadora el despido.

    La trabajadora en cuestión interpuso demanda frente al Juzgado de lo Social nº 25 de Madrid, el cual desestimó la petición de nulidad del despido. Dicha sentencia fue recurrida en suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la cual no hizo más que confirmar íntegramente la resolución recurrida.

    Finalmente, la representación procesal de la demandante formuló recurso de casación para la unificación de doctrina, alegando la contradicción existente entre la sentencia recurrida y la dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, de 17 de octubre de 2008 (Rec. 1957/2007).

  • Criterio o «ratio decidendi»

    En primer lugar, el Supremo alega que la regulación legal de la nulidad del despido de las trabajadoras embarazadas, constituye una institución directamente vinculada con el derecho a la no discriminación por razón de sexo contenido en el art. 14 CE (RCL 1978, 2836). Para hacer efectivo este principio de no discriminación en el ámbito de las relaciones laborales, se hace necesario atender a la incidencia que, sobre la situación laboral de las mujeres, tienen la maternidad y la lactancia, hasta el punto de que el riesgo de pérdida del empleo como consecuencia de la maternidad constituye el problema más importante, junto a la desigualdad retributiva.

    La protección de la mujer embarazada que instaura la Ley 39/1999 (RCL 1999, 2800), se lleva a cabo sin establecer requisito alguno sobre la necesidad de comunicar el embarazo al empresario, o de que éste deba tener conocimiento de la gestación por cualquier otra vía. El Alto Tribunal añade que la finalidad de la norma es proporcionar a la trabajadora embarazada una tutela más enérgica que la ordinaria frente a la discriminación, dispensándola de la carga de acreditar indicio alguno sobre la conculcación del derecho fundamental y eximiéndola de probar que el empresario tenía conocimiento del embarazo.

    Todo ello lleva a entender que el precepto es configurador de una nulidad objetiva que actúa en toda situación de embarazo, al margen de que existan o no indicios de tratamiento discriminatorio o, incluso, de que concurra o no un móvil de discriminación. Por lo expuesto, el Tribunal Supremo estima el recurso de suplicación, declarando nulo el despido, y condenando a la empresa demandada a la readmisión de la trabajadora, y el abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido.

  • Documentos relacionados

      Legislación:
    • Art. 14 CE (RCL 1978, 2836).
    • Art. 55.5 b) del ET (RCL 2015, 1654)
    • Ley 39/1999, de 5 noviembre (RCL 1999, 2800).
      Jurisprudencia:
    • STS 6 mayo 2009 (RJ 2009, 2639).
    • STS 14 enero 2015 (RJ 2015, 747)

¿Quiere leer otros post de ?


Vote:
|| || || || |
Resultado:
14 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Blog


Datos personales

«Yo sólo sé que no sé nada», dijo Sócrates. Cada vez me ronda más esta idea. ¿No nos  ocurre que cuanto más estudiamos ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar