30 de Mayo de 2017 | 12:58
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Estrategia

21 de Julio de 2016

Abogados por el mundo, ¿cómo se preparan para salir?

Cada vez más, despachos no necesariamente grandes emprenden su aventura en el extranjero, y ello implica disponer o formar abogados que estén dispuestos a viajar fuera y llevar a cabo a la vez la implantación y desarrollo del negocio del despacho, y la continuación de su carrera. Entidades como el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) y el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) tienen programas de apoyo a las firmas que albergan deseos de salir fuera de España.

Legal Today


Pero salir no es fácil, ni barato "las empresas no pueden seguir percibiendo la actividad exterior como aquello que yo hago cuando me va mal en mi mercado interno. La actividad exterior es más cara en tiempo y en recursos de lo que es la actividad nacional. La actividad exterior es exigente en materia de organización, de planteamiento y de estrategia", según afirma Isaac Martín Barbero, director general de Internacionalización de la Empresa de ICEX. Desde el ICEX se afirma que el origen de la internacionalización de los despachos es la necesidad de atender las necesidades jurídicas de las operaciones, y de las relaciones entre las empresas y los países. Los despachos tienen que internacionalizarse, y eso en muchos casos va unido a un cambio de modelo que pasa por la especialización, convertir los despachos en una "one stop shop".

El inicio y desarrollo de los procesos de expatriación están íntimamente ligados a la internacionalización de la economía. La globalización ha permitido a las empresas ampliar sus horizontes de operación y desarrollar nuevas formas de hacer negocios, lo que las ha llevado a transformar profundamente la gestión de sus recursos técnicos y humanos. Ha sido este proceso  internacionalizador el que ha creado la necesidad de mover a las personas, de acuerdo a una política de expatriación: de este modo encuadra el estudio de las políticas de expatriación un estudio de EY y el IESE la salida de profesionales fuera de las propias fronteras en un marco de expansión de la empresa donde prestan sus servicios.

El movimiento de los intereses españoles en el exterior ya es, sin duda, importante: según el Informe de evaluación a medio camino del plan estratégico de internacionalización de la economía española 2014-2015, realizado por la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones Subdirección General de Análisis y Estrategia de Internacionalización, en términos de flujos, de 2010 a 2014, la inversión española en el exterior ascendió a 118.944 millones de euros de inversión bruta acumulada, 40.492 millones de euros en valores netos, siendo la desinversión de 78.452 millones, conforme a datos del Registro de Inversiones Exteriores de la Secretaría de Estado de Comercio.

El despacho que opta por salir de nuestras fronteras ya asume que, si no logra gestionar adecuadamente a sus trabajadores trasladados al extranjero es probable que los pierda durante el proceso de vuelta a España "lo que lleva a las empresas a perder los conocimientos adquiridos y la visión global de dichos profesionales y por tanto, la oportunidad de aprovechar el talento asociado a la experiencia de la internacionalización", según afirma Lisa Porres, experta en Recursos Humanos.

La movilidad y sus exigencias

Para que haya éxito en la movilidad internacional de los profesionales en general, donde no son excepción los profesionales jurídicos, es necesario que se cumplan determinados aspectos en la política de Recursos Humanos de la empresa, como:

    (i) poner a disposición del abogado una remuneración y unos incentivos a un nivel                     competitivo,  alineada tanto con el mercado profesional donde se moverá el expatriado como con el nivel de vida y los condicionantes del país de destino.

    (ii) generar políticas de integración que integren al abogado en su nueva realidad laboral y             social, dotándole de los medios necesarios para ello, que incluyan procesos ágiles de comunicación y de reporte con la empresa matriz; de manera que se facilite el contacto corporativo del profesional en el país de origen. 

    (iii) planificar el retorno del abogado, que generalmente suele producirse en un marco de desarrollo personal y profesional, tras haber tenido que desarrollarse en un ambiente nuevo, y frecuentemente en un entorno cultural muy lejano de aquél de donde procedía.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
84 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.